martes, 8 de septiembre de 2015

El Suppori y las largas caminatas

Una de las cosas que más nos gusta, sobretodo a nuestro pequeño, son las largas caminatas sin prisas, sin destino, solamente caminar y entretenerse con cualquier detalle que tenga preparado el camino.


 En un principio saliamos con el carrito, pero terminó siendo un trasto más en el camino. Pues mi pequeño cuando estaba cansado no le apetecía ir en el carro estaba mejor con mamá. Así que los primero días podiais verme empujando el carro con una mano (sudando) y con la otra Inot en brazos ayudando a mamá a empujar el carro.

Buscando por internet encontré un accesorio que se acoplaba muy bien para lo que necesitábamos. Porque Inot caminaba tanto que la vuelta a casa se me hacían dura en brazos, pero no quería renunciar a llevarlo conmigo, el estaba tan agusto y yo sino fuera porque el peso terminaba por dejarme dormido el brazo.

Este accesorio se llama SUPPORI y es una maya con forma de decantador de vino (que digo yo). La parte más estrecha queda en el hombro y la más ancha recoge el culo del pequeñ@. Esta maya es elástica en esas dos zonas. Pero rígida en lo que se refiere en la medida total de la misma, por lo que es aconsejable medirse bien antes de pedirla. Aquí os dejo unas referencias. La contra es que como papá y yo no tenemos las mismas medidas, el SUPPORI solo lo puedo utilizar yo. Aunque en invierno lo alternaremos con la ergobaby. Papá también tiene derecho a portear.


Para poner el SUPPORI se han de seguir tres pasos. En el mismo envoltorio de compra del SUPPORI te lo especifica con unas imágenes, tal que así.


Nosotros la verdad es que como Inot le gusta más acceder al SUPPORI desde el suelo, lo que hacemos es que yo me agacho y el mismo levanta las manos como si fuera una camiseta, y le paso el SUPPORI hasta recogerle el culito, una vez está seguro ya me pongo de pie y ale...a seguir.  La verdad es que no podía haber hecho mejor compra. Volver a casa ahora, de verdad, no suponen nada, es más las disfrutamos. El decide si seguir en brazos o por el contrarío continuar andando, como es tan fácil ponerlo y quitarlo del suppori...no hay problema.
Y así seguimos nuestras caminatas mañaneras que tanto nos gustan. :) . El pequeño no se cansa de recoger hojas y de señalar todo lo que encuentra por su camino. Cada día intentamos cambiar de escenario, aunque es el camino y él, sin duda, quien elige donde ir. Su periodo sensible del movimiento y los pequeños detalles se ve satisfecho con creces. Además de que disfruta del calorcito de mamá. Nos encanta el porteo. Y esta es una buena forma de llevarlo a cabo.



No os perdáis nuestras actualizaciones en facebook. Hasta la próxima...

No hay comentarios:

Publicar un comentario