viernes, 22 de enero de 2016

Autonomía en la cocina: Torre de Aprendizaje

En los inicios del Blog ya hablamos de qué era la vida práctica y qué ejercicios de vida práctica podíamos hacer en casa. Puedes verlo AQUÍ.


Me gustaría recordar que los ejercicios de vida práctica preparan para el presente y futuro de nuestros hijos a nivel social.  Pues estos ejercicios contemplan el cuidado de uno mismo, que permite que poco a poco nuestros hijos sean más autónomos y seguros de sí mismos. Por otro lado el cuidado de los demás con los ejercicios de Gracia y Cortesía, que hace que los niños desarrollen un sentido comunidad y respeto. Y por último también se contempla la importancia del cuidado del ambiente, haciendo que nuestros hijos se sientan parte de él, además de porque tienen plena libertad para explorarlo también porque hemos de transmitirles que hay que cuidarlo.

CUIDO DE MI MISMO, CUIDO DE LOS DEMÁS, CUIDO DEL AMBIENTE. ME RESPETO, RESPETO A LOS DEMÁS Y RESPETO EL AMBIENTE.

Estas actividades favorecen el desarrollo no solo de la motricidad fina sino también gruesa. Les da la oportunidad, a nuestros hijos, de ser cada día un poco más autónomos e independientes. 



Montessori no son solo materiales. Para los ejercicios de vida práctica los materiales los tenemos al alcance de nuestra mano, no hacen falta grandes sumas de dinero. Solo tenemos que mirar nuestro hogar. Hablamos de mostrar a nuestros hijos primero las cosas conocidas y después poco a poco ir hacía lo desconocido.


En un ambiente Montessori estos ejercicios son una parte muy importante de todo el programa. Cada uno de ellos ayuda a los niños a perfeccionar sus movimientos para que en un futuro puedan realizar actividades más difíciles. 

Entonces...¿por qué no provechemos nuestro hogar? Involucremos a nuestros hijos en las tareas domésticas.




Hoy quiero centrarme en una parte fundamental del hogar, donde nuestros hijos pueden colaborar perfectamente, se trata de la cocina. Pese a lo que muchos adultos piensan sobre que los niños deben permanecer alejados de este lugar, en la filosofía Montessori es un buen sitio para empezar a desarrollar la autonomía.

Pero claro...hay un inconveniente en todo esto, y es que el banco de la cocina está hecho para adultos. ¿cómo pueden nuestros hijos beneficiarse de realizar la cena o la comida desde allí abajo? Pues evidentemente si están bajo, de ninguna manera. Al contrario querrán saber que pasa arriba "¿qué está haciendo papá? ¿qué eso que tiene en las manos mamá?" nos estirarán del pantalón, nos intentarán decir con sus pocas palabras que ellos también tienen derecho hacer lo que estamos haciendo nosotros. Quieren sentir que pertenecen, que se les tiene en cuenta. Entonces...tan solo tenemos que disponer de un pedestal o torre de aprendizaje.


Esta es la nuestra y es de KUTUVAuna tienda artesanal que fabrica muebles infantiles y juguetes de madera, siendo respetuosos con el medio ambiente. 

KUTUVA muy amablemente nos ha enviado la torre para que la probemos. Solo os diré que nuestro pequeño se ha pasado 20 minutos subiendo y bajando de la torre de aprendizaje. Han sido 20 minutos en los que ha conocido algo nuevo, ha aprendido como se utiliza y luego ha estado perfeccionado sus movimientos. Así que sin duda la torre ha pasado la prueba de fuego con muy buena nota.



Montessorimente hablando podemos decir que cumple todos los principios de autonomía pues los niños pueden subir solos a la torre de aprendizaje, bajar solos de ella y moverla sin ayuda. Personalmente considero que es un producto 100% inspiración Montessori. Además es para un uso concreto (aísla la dificultad) por lo que los pequeños saben que esa torre sirve para poder alcanzar los sitios a los que no llegan y no se marean pensando si es una silla, si es una mesa, si es un columpio...es una torre de aprendizaje, simplemente eso y así han de utilizarla. 

Por otra parte se trata de una torre ligera para que puedan moverla pero segura para que estén largos ratos colaborando en la cocina. La que tenemos nosotros es de madera de pino, pero también está en color blanco. 

También hay que tener en cuenta que si vuestras puertas de la cocina tienen agarraderas o pomos que sobresalen bastante, al estar la parte abierta que va a los muebles de la cocina, la torre acopla perfectamente. 



A nivel práctico, sobretodo para las mamás y papás, es una torre que ocupa muyy poco espacio, 88x42x32. Esto es genial para las casas que son pequeñas, como es nuestro caso. Pues no es un armatoste pesado que has de mover de un lado a otro. Se integra muy bien en la cocina. 

A partir de ahora la vais a ver mucho en las fotos. Pues le vamos a dar mucho uso.
Para los que os queráis pasar por su web a investigar os aseguro que os gustará, además por lo que me ha contado Lee pronto sacarán una cama Montessori, me tiene intrigada...tengo muchas ganas de verla, estaré atenta a lo que nos cuenten en su fan page.

2 comentarios:

  1. Yo tambien tengo la torre de Kutuva. A la peque le encanta tanto que lleva unos días cenando de pie por estar subida a la torre.
    ¿Cómo haces para que no se mueva la barra redonda? Sacando un poco el tornillo?

    ResponderEliminar
  2. Yo voy a hacerme con una ya. Mi hijo de 18 meses quiere hacer todo lo que yo hago. Ya me ayuda mucho en la cocina...y poder estar a mi altura y verlo todo y participar de todo el proceso le va encantar. ¿La vuestra de madera de pino está barnizada?...y si no lo está ¿se ensucia mucho?. ¿Con qué la limpias?

    Gracias por el post.

    Un saludo.

    Arantxa.

    ResponderEliminar