miércoles, 20 de abril de 2016

La observación Montessori

Una amiga hace poco me dijo "¡Zazu tienes que hacer un post sobre la observación!". Os comento que ella está actualmente formándose como guía Montessori, igual que yo, y ella misma me dijo "es que hablamos de observar y no tenemos en cuenta lo que realmente significa observar". Y cuando me lo dijo pensé que realmente tenía toda la razón. Por eso quiero dedicarle este post, porque mutuamente nos hemos estado acompañando en este proceso de aprendizaje "Montessoriano", gracias a Montessori la conocí y ahora seguimos compartiendo nuestros aprendizajes. Y que menos que agradecer sus propuestas y sus ganas de aprender...algún día espero poder tenerla aquí en el blog.


Cuando hablamos de observación pensamos instantáneamente en mirar aquello que está delante nuestro. Imaginémonos que en una mesa nos ponen varios objetos y nos dicen: "ahora quiero que me digas que ves ahí". Nosotros directamente diríamos "Veo un cenicero, una pelota, una esponja y unas gafas"...pero...¿hemos tenido en cuenta nuestra posición para la observación? ¿hemos podido tocar cada uno de los objetos para saber que son exactamente lo que observamos? porque puede darse el caso de que sea una ilusión óptica...La cuestión es que cuando observamos sin querer juzgamos...etiquetamos...ponemos nuestra opinión...y...¿en Montessori esto es observar? ciertamente NO.


En Montessori observar es un trabajo de meditación, y ya no hablo de pensar solamente, sino de un estado de concentración importante. El ejercicio de observar que hace una guía, dista mucho con lo que se piensa que es observar, está claro que sí, observar es "Mirar algo o a alguien con mucha atención y detenimiento para adquirir algún conocimiento sobre su comportamiento o sus características" o "Mirar con disimulo o con cautela de no ser descubierto" pero en toda esta observación nos olvidamos de la parte más esencial...la objetividad, sin prejuicios, sin hipótesis, simplemente describir.

Una guía Montessori (o un guía) cuando observa anota en su cuaderno todo aquello que está observando...pero desde la objetividad, siempre.

Siguiendo con el ejemplo de la mesa...podríamos decir que una guía Montessori si le dijeran  "ahora quiero que me digas que ves ahí" posiblemente si le dieran la libertad de poder observar con todos sus sentidos, se acercaría a la mesa, cerraría los ojos, cogería uno a uno, meticulosamente cada objeto, lo olería, lo tocaría con la mano, se lo acercaría a la cara, vería si hace ruido, lo miraría y finalmente lo dejaría. Posteriormente escribiría en su cuaderno " Sobre una tabla de madera soportada por cuatro patas de unos 30 cm de largo y 30 cm de ancho se encuentran en su superficie formando un cuadrado cuatro objetos. El primer objeto, situado en una de las puntas de la tabla, en angulo recto, encontramos un objeto esférico, al tacto es suave, de color azul..." y así lo haría con todos los objetos. Desde la objetividad, escribiría como si por ejemplo alguien de otro país tuviera que leer su libreta y simplemente con su descripción fuera capaz de saber que estaba viendo esa persona. 


Uno de los ejercicios de observación, más duros, difíciles y bonitos que he experimentado durante la formación de guía, es observarse a uno mismo ¿alguna vez os habéis observado a vosotros mismos? Os puedo asegurar que es meditación, es una lucha entre tu subjetividad y tus sentimientos...os animo a que lo hagáis.

La observación es uno de los pilares de un ambiente Montessori, pues es el motor de todo ambiente Montessori. Ya que la guía se ayuda de éstas para saber cuándo y cómo presentar los materiales. Es por esta razón, que siempre digo, que para tener materiales Montessori en casa es importante tener formación. Porque precisamente observar, no es fácil. Una guía Montessori está entrenada para saber identificar los periodos sensibles, las etapas del desarrollo y del mismo modo observar sin juicios ni prejuicios. 

Personalmente valoro mucho el trabajo de una guía Montessori, que en muchas ocasiones, por recurrir a fuentes no fiables, se tiende a pensar que la guía no hace nada, o que es muy fácil ser guía Montessori. Cuando realmente es todo lo contrario, la guía está dando vida al ambiente, y está haciendo que sea posible un clima de armonía, paz y respeto en el espacio. Es por esta razón que el pápel de una guía es fundamental. Y todo...porque sabe observar...y eso hace que sepa cuando es el momento para cada cosa.

Y nosotros como familias ¿cómo observamos? ¿etiquetamos, juzamos? y ¿Cuántas veces hemos observado sin etiquetar, sin juzgar, sin crear hipótesis a lo largo de nuestra vida?...¿Cuántas veces observamos desde el respeto y la simple descripción?


Si observaséis esta foto...¿cómo lo haríais? (recordar que no he dicho qué pensaríais...ni sentiríais ;) )

Si quieres saber más puedes hacerlo a través de facebook o ver nuestro día a día en instagram.

2 comentarios:

  1. Hola Zazu, muy interesante tu explicacion sobre la observacion, me encanta la diferencia entre observar por observar y observar con objetivo, si una quiere ayudar a otra persona debe comenzar pour observarse una misma no hay que olvidar que somos el modelo del niño.gracias pour com partir Tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que el Trabajo de observar es una tarea completa y espiritual, intersubjetiva. Les recomiendo el libro "Fenomenología de la percepción" de Maurice Merleau-Ponty: Excelente.

    ResponderEliminar