lunes, 5 de septiembre de 2016

Carta de una madre a la persona que se creía con derecho a...

Nunca pensé que escribiría un post así, pero me he sentido con tanta impotencia y tan indefensa que necesitaba escribirlo y compartirlo porque me gustaría que no ocurrieran este tipo de situaciones. Es más es que nunca me imaginé que pudieran ocurrir.

Así que hoy quiero escribir una carta, una carta a esa persona que hoy se ha cruzado en mi camino una carta a esa persona que tal vez se cruzó por el tuyo...

"Hoy quiero escribirte a tí, hoy que sin previo aviso te has cruzado por mi camino y el de mi hijo. Hoy que sin ser invitada has decidido por mí y por mi hijo. Hoy quiero escribirte a tí, que ibas tan tranquila con tu carro de la compra hasta que una queja de un niño se ha cruzado por tu camino. Hoy quiero escribirte a tí que, cuando tu carro se ha cruzado con el mio no has podido evitar levantar la mano y darle un cachete a mi hijo en el culo. Espero que sin darte cuenta, sin utilizar tu parte racional hayas reaccionado así ante la queja de mi pequeño.
No se si eres madre, ni tampoco se si tienes la suerte de tener nietos. No lo se, solo se que hoy has traspasado una barrera importante en la vida de una familia. No se si tu intención era buena o mala, no lo se, solo espero que haya surgido de tu instinto animal, igual que de mi ha surgido el instinto de madre protegiendo a su cría...cuando lo he visto. 
Solo quiero que sepas o recordarte, si eres madre, que la experiencia de ser madre trae consigo muchas primeras veces. Primeras veces tremendamente hermosas y primeras veces que jamás hubieras imaginado.

La primera vez que sonríe
La primera vez que coge un objeto
La primera vez que gatea
La primera vez que se sienta
La primera vez que se levanta
La primera vez que anda
La primera palabra

Hitos mágicos y milagrosos que van construyendo al ser humano...pero en ese día a día también hay otras primeras veces...

La primera vez que tiene fiebre
La primera vez que no come
La primera vez que no duerme
La primera vez que se enfanda
La primera vez que se asusta
La primerea vez que se bloquea
La primera vez que tiene miedo
La primera vez que siente vergüenza

El camino de un hija/o está lleno de primeras veces, primeras veces que nos gustaría que vivieran siempre de lo hermosas que son, y primeras veces que nos duelen con todo nuestro corazón. Porque también son primeras veces para una madre y para un padre. Porque un hijo/a se siente muy dentro del corazón...

Y en una de esas primeras veces...hoy para mí se ha detenido el tiempo...una primera vez dura...una primera vez que ha atentado contra mi derecho de madre y el derecho de mi hijo. Hoy he sido leona defendiendo el territorio porque una persona ajena, a la cual no conozco, ha decido que tenía derecho a pegarle en el culo a mi hijo. Y en ese "derecho" se ha olvidado de algo muy importante....el derecho a "NO TIENES DERECHO"

No tienes derecho a tocar a mi hijo sino lo conoces
No tienes derecho a darle un caramelo sin haber consultado antes a sus padres
No tienes derecho a ponerle la mano encima
No tienes derecho a decidir por su madre o su padre
No tienes derecho a entrometerte en la vida de nadie
No tienes derecho a imponer tu voluntad sobre la de mi hijo/a
No tienes derecho a amenzar a mi hijo/a
No tienes derecho y deberías saberlo

Porque los hijos/as, nuestros niños/as, te recuerdo que tienen 8 derechos fundamentales:

Derecho a la libertad
Derecho a la protección
Derecho a la educación
Derecho a la identidad
Derecho a el agua
Derecho a la salud
Derecho a la alimentación
Derecho a la vida

Y en ninguno de esos derechos está plasmado el derecho a la intromisión física o a la intromisión psíquica, ya sea con manos o con palabras de las que muchas personas se sienten capaces de traspasar. 

La barrera del respeto debería estar por encima de todo.  

Por eso siento haberme puesto como una leona, siento haberte gritado, no por tí, sino por mi hijo y por respeto a las personas que estaban allí. Porque tu un día fuiste como él, pequeña e indefensa, con curiosidad, con ganas de explorar el mundo y alguien te bloqueó, como hoy has hecho con mi hijo. Quizás, no lo se, alguien te dio una palmada en el culo...y por eso hoy has creído que lo mejor para mi hijo era una palmada en el culo. Siento que pienses así, y sobretodo siento que te creas con ese derecho que no tienes. Pero lo que más siento en el alma es que mi hijo haya visto una parte de mamá que jamás pensé que tendría que ver, que jamás imaginé que pudiera existir en mí, hoy mi cerebro reptiliano ha salido a flote para gritarte ¡ESO NO SE HACE! ¡ALÉJATE! y lo he dicho desde la impotencia, desde el miedo, desde la incomprensión. Porque intento educar a mi hijo sin premios ni castigos y tu has decidido hoy por mí. 
Siento de verdad que pienses que lo mejor para un niño es un cachete a tiempo o un caramelo para que se calle. 
Pero lo que más me duele es que hoy hayas decidido por mí. Lo que más me duele es que no te hayas acercado a preguntarme ¿necesitas ayuda? 
Siento tu desafortunada decisión de que pegar es la solución, siento que te hayan enseñado que incluso puedes hacerlo a quien no conoces. Lo siento mucho y siento que hoy las dos hemos aprendido una gran lección de vida. O eso quiero pensar. Perdono tu error, perdona tu el mio al gritarte...y si alguna vez más te cruzas con una familia y tienes ganas de decirles algo o actuar, antes de juzgarles, antes de decidir por ellos, por favor pregunta."

Si queremos cambiar las cosas, este no es el camino, esta no es la solución, por favor, intentemos en la medida de nuestras posibilidades tener respuestas racionales y cívicas. Intentemos tender la mano a quien no conocemos si lo necesita. Intentemos dejar de hacer criticas no constructivas que solo traen prejuicios. Por favor intentemos evitar los conflictos y las confrontaciones, porque no nos enriquecen lo único que hacen es hacer de nuestra camino un camino todavía más pedregoso. No decidamos por los demás, no pongamos palabras en la boca de los demás sin que ellos las hayan pronunciado, POR FAVOR NO ACTUEMOS SIN PREGUNTAR, NO JUZGUEMOS SIN SABER.

12 comentarios:

  1. No te sientas mal si defendiste a tu hijo, es cierto que debemos enseñarles a nuestros nenes que deben resolver los problemas sin violencia y que violenia, genera más violencia, pero también nuestros hijos deben ver que los defendemos para no sentirse vulnerables, el has dado la menjor leción a tu hijo, tal vez una de las demostraciones de amor mas instintivas, eso lo hará sentir importante, ya verás, le enseñará que debe ser respetado y que a su lado hay alguien que daría su vida por él, muchos de nuestros hijos lo saben, el tuyo lo ha visto. Algunos adultos también necesitan que se les pongan límites, esto es muy contradictorio, pero es la natuiraleza humana.

    ResponderEliminar
  2. Lo estoy asimilando. Nunca se me había pasado por la cabeza la situación que has descrito. Y como adulta nunca había pensado en ello. Yo misma he visto algo que no es correcto en algun que otro niño y si conllevaba algún riesgo (sobretodo físico como que se fuese a caer o hacer daño) si le he dicho "eso no se hace corazón" o frase similar pero jamás se me habia pasado x la cabeza tal acción. Nadie debe ir por ahí pegando y menos a los hijos de otros. Sigo asimilando. Tu reacción ha sido demasiado buena. Yo quizás le hubiera gritado más alto y peores cosas. (Estoy trabajando en mi tono de voz 😜)

    ResponderEliminar
  3. Muy emotiva tu carta y cierta nadie tiene derecho, pero disculpame por preguntar (y no lo hago por morbo, sino porque también soy madre y no me imaginó ningún motivo por el cual ninguna persona se tomara tal atrevimiento). Que hizo tu pequeño? Sinceramente yo no soló le hubiera gritado y entiendo perfectamente tu reacción, si yo sólo porque me cuestionan o le dicen algo a mi bebé me vuelvo una furia, tu con todo el derecho reaccionaste como debe de ser no te sientas mal

    ResponderEliminar
  4. La mato, nadie...absolutamente nadie puede hacer eso. No te felicito, tendrías que haberle dado una patada tan fuerte que lo recordará el resto de su vida. Leía tu relato y fue tan angustiante, si le pasará a mi hijo al cúal.no.grito, no golpeo.ni ando de matona por la.vida te juro la mato a golpes



    ResponderEliminar
  5. La mato, nadie...absolutamente nadie puede hacer eso. No te felicito, tendrías que haberle dado una patada tan fuerte que lo recordará el resto de su vida. Leía tu relato y fue tan angustiante, si le pasará a mi hijo al cúal.no.grito, no golpeo.ni ando de matona por la.vida te juro la mato a golpes



    ResponderEliminar
  6. Sé como te sientes.yo una vez reaccioné así en el parque cuando un balón de futbol pasó x encima d mi hija d 18 meses y me golpeó afortunadamente en mi pierna y no en su cabeza,tras varias veces d haber pedido por favor a los niños q jugaran un poco más alejados (q además pone expresamente prohibido jugar a la pelota). al final t hacen sacar la madre ddfensora d sus crías como tú bien has dicho porque además las madres d esos niños justificaban su acción.Encima la q se sentía culpable por haberles gritado era yo. En el fondo somos animales y aunque intentamos demostrar q somos civilizados hay actos q pueden con la educación q intentamos transmitir a nuestros hijos. mucho ánimo y espero q recuperes la paz interior cuanto antes puedas

    ResponderEliminar
  7. me paso una situacion similar, la mujer no golpeo a mi hija pero le grito tan fuerte que mi niña se tapó los oiditos de susto

    ResponderEliminar
  8. Qué pena que te haya tocado escribir un post así pero ya que te ha tocado te tengo que felicitar por tu enfoque y forma de analizar la situación. Muchas personas deberían leerse tus palabras y aprender de ellas. Es una lástima que te haya tocado vivir esta situación pero por desgracia hay cosas malas que no podremos evitarles a nuestros hijos y lo importante es cómo reaccionamos ante ellas. Tu hijo hoy ha visto como su madre nunca le fallará por más que haya cosas terribles a su alrededor. No somos perfectas pero lo hacemos lo mejor que podemos y seguro que él se ha dado cuenta que su mami va a estar ahí para cuando la necesite.

    ResponderEliminar