martes, 31 de enero de 2017

REFLEXIONES SOBRE LA MATERNIDAD/PATERNIDAD

Antes de nada me gustaría decir que uno de los principios fundamentales de la educación Montessori es el respeto a los demás. Por esta razón este post no va dedicado a nadie en especial, así que nadie se sienta aludido. Si que nace a raíz de leer comentarios y artículos que te hacen pensar, replantear y valorar las circunstancias de la maternidad/paternidad.


Cuando uno va a ser madre o padre no puede imaginar el futuro real de lo que va a pasar después de que nazca el bebé, pero tampoco podemos hacerlo cuando no tenemos hijos y por ejemplo nos vamos de viaje...no sabemos qué va a pasar, pero si deseamos y visualizamos qué queremos que pase.

El boca a boca es una tendencia social que nos mantiene unidos en comunidades y en relaciones sociales. Pero eso no significa que la vivencia de otras personas tenga que ser exactamente la nuestra. Ni que lo que "fulanito/a" diga sea una verdad absoluta.

Cuando el boca a boca nos habla del embarazo lo hace de una manera dulce, intensa, bonita y cargada de ilusión. Pero también puede ser totalmente lo contrario, pueden surgir complicaciones que nadie nos dijo que existían, cuando toda nuestra ilusión estaba puesta en ese fin.

Cuando el boca a boca nos habla del parto suele ser algo doloroso, donde se pasa francamente mal, y que para evitar el dolor muchas veces hay que recurrir a ciertas técnicas médicas. Pero nadie nos dice que puede ser totalmente lo contrario un momento intensamente bonito, un estado de meditación, un lugar donde compartir con la pareja y darle al bebé la oportunidad de que su paso del vientre materno a la "vida" sea lo menos agresiva posible...

Cuando el boca a boca nos habla de la maternidad suele ser desde un "cuando seas madre/padre comerás huevos" hasta un "ser madre/padre es la experiencia más maravillosa de la vida". 
Y en esas dos frases nadie especifica:

1.Las noches sin dormir. Y las ojeras hasta el suelo. Con el consiguiente cansancio.
2.Las preocupaciones por qué pasará o que dejará de pasar. Ahora tiene fiebre, mañana es la vacuna...
3. La falta de tiempo para uno mismo y para los demás (amigos, pareja, etc). 
4.Que primero criar pero después educar. 
5.Qué lo que hoy es X mañana es B. 
6.Que sí, la ropita mona está muy bien. Pero a ver cómo hago para que mi hijo me deje comprar sin tener que ir corriendo detrás de él.
7. Que todos tienen "derecho" opinar sobre cómo estás criando a tu hijo y que si hablas "¡vaya es que todo te sienta mal!".
8. Que la primera palabra de tu bebé será "mamá"/"papá" aunque realmente tu hijo esté diciendo "gaga". Y tu pensamiento será "porque no lo habré grabado. Nadie me va a creer".
9.Que el primer diente que le salga mandarás whatsapp a toda la familia con una foto incluida, foto donde apenas se verá un puntito blanco. Pero tu serás entonces la persona más feliz del planeta.
10. Que cuando empiece a gatear o andar no podrás evitar sentirte tremendamente ilusionado/a y hacerle mil vídeos haciendo lo mismo todo el rato. 
11.Que cuando empiece hablar y a componer frases, de repente un dia te dirá "papá/mamá te quiero mucho" con tu cara de sorpresa no podrás evitar derretirte y dejar de sonreír.
12. Que cuando empiece a razonar y a poner en duda todo, no podrás evitar pensar "¿Cuándo se hizo mayor?".
13. Que cuando tenga novio/novia se apoderará de ti un "no se que" y "no se cuantos" que no podrás evitar el "y mis te quiero, y mis abrazos...¿ahora dónde están?"
14. Que cuando decida sobre su futuro, sea cual sea, sentirás que la vida pasa muy rápido y que ni siquiera recuerdas esas noches sin dormir. Y entonces...sentirás que las echas de menos...
15. Que cuando tu hijo/a adulto te mire a los ojos y te diga te quiero, no podrás evitar dejar caer alguna lágrima y pensar que todo ha merecido la pena.

La vida tiene sus más y sus menos, seas o no madre/padre. Vivas aquí o allí. La vida no es o todo o nada. La vida es ahora soy "así" mañana seré "de otra manera". Vamos cambiando conforme crecemos, nuestra vida no es la misma cuando tenemos 6 meses que cuando tenemos 6 años, y tampoco lo será cuando tengamos 18 o tengamos 30. Y así hasta el final. Vamos cambiando nosotros y van cambiando nuestras situaciones. Por esta razón lo que hoy vemos negro mañana podemos ver blanco, por esta razón, es importante valorar nuestras decisiones, queramos o no tener hijos, y sencillamente vivirlas con sus buenos sabores de boca y con los no tan buenos...ser conscientes de que nosotros fuimos también niños, de que no fue fácil ser niño y tampoco lo es ahora ser adulto. Pero aprendemos, aprendemos en cada momento. La felicidad llega a quien quiere encontrarla. Y uno solo la encuentra si aprende a apreciar lo que tiene. 

Y con esto no digo que haya que tener un positivismo perpetuo, porque es imposible, pues la vida es una de cal y otra de arena, así que hay que reir pero también llorar. Somos un canal de emociones y saber comprender estas emociones es importante.

1 comentario: