lunes, 27 de febrero de 2017

"TAN MAL NO HEMOS SALIDO" ¿has escuchado alguna vez esta frase cuando hablas de una educación respetuosa?

Muchas veces como familia que llevamos los principios de una educación respetuosa en la infancia, nos sentimos incomprendidos y juzgados, por amigos, por familiares, incluso por gente a la que no conocemos y se cree con el derecho a opinar, incluso intervenir en nuestros quehaceres ¿os suena?

Sucede esto por ir a contra corriente y educar a nuestros pequeños alejados de lo comúnmente conocido, y digo esto, porque ¡ojito! que sea conocido por todos no significa que sea lo mejor...A veces el trabajo más duro del ser humano es aceptar los errores, hablo de nuestra generación, generación, justamente, donde hemos sido educados para ganar y nunca equivocarnos, y así hemos visto el error como algo "malo". Y por tanto no paramos de escuchar la frase "Si tan mal no hemos salido" y mi pregunta ante esa frase es ¿Podría haber sido mejor? Si vuestra respuesta es sí, entonces toca replantearse qué cosas podemos mejorar y hacerlo. Aceptar que han habido cosas que no han funcionado, aceptar que se han equivocado, que nos hemos equivocado, y que no es "malo". Sino que es la manera, sí, la manera de crecer como sociedad, cómo personas . El error no es un problema es una enseñanza y un aprendizaje. Abordar la infancia desde el respeto que merece, debería ser una de las primeras cosas que nos replanteáramos, porque sí, está claro que el niño tiene que aprender a aprender. Pero el adulto tiene que aprender a enseñar. Y ya no hablo de que la educación que reciba el niño sea Montessori o no. Más bien hablo de un principio, de un derecho y una necesidad en el ser humano desde el momento de su nacimiento. Y, por supuesto, es una tarea muy dura empezar ese cambio. Un cambio que requiere constancia, consciencia y todo nuestro respeto. No solo con nosotros mismos sino con los demás.


La cuestión es que actualmente es difícil poder conectar con una sociedad que bueno...no se como llamarla tal vez..."estancada"...en cuanto al entendimiento de la infancia se refiere. Pero es porque cada uno de nosotros llevamos nuestra mochila a cuestas, esa mochila de aprendizajes, de tradiciones, de ideas donde nos dijeron que era lo correcto, y que a su vez a nuestros padres les dijeron
Con respecto a eso os lanzo esta pregunta ¿Pero por qué no ponerlo en duda? ¿Realmente funciona? Y entonces alguien me dirá "Tan mal no hemos salido" Y entonces yo pregunto ¿podría haber sido mejor cuando eras pequeño/a? ¿Podrían haberte abrazado cuando llorabas desconsoladamente y encima te gritaban y te decían "te has portado muy mal, eres un niño malo"? ¿Podrían haberse ahorrado palabras como "qué antipatico/a" cuando un día no quisiste darle un beso a un familiar? ¿Podrían haberse ahorrado esa palmada en el culo cuando tu querías coger aquella cosa que tanto te gustaba? ¿Podrían haber intentado enseñarte que no se quitan las cosas sin quitarte a ti mismo la que llevabas en la mano en ese momento? ¿Podrían?

Pongámonos en sus zapatos...Pongámonos nuestros zapatos del pasado ¿Por qué a tí cómo adulto cómo te gustaría que te tratasen en tu trabajo, tus amigos, tu familia...tus hijos? ¿Cómo crees que merecemos ser tratados? ¿Con dictaduras? ¿Con autoridad? o prefieres más ¿la comprensión, la empatia y el diálogo?


Ahora se empieza a oír de una manera muy poderosa propuestas educativas totalmente contrarias a lo que llamamos "educación tradicional"y al mismo tiempo totalmente conectadas a la infancia. Donde se tiene en cuenta el niño y sus necesidades de vida según va creciendo.

Considero sinceramente que la educación Montessori debe tener mucha más difusión, no es que sea importante para un cambio, es sencillamente necesario, o eso creo yo. Porque lo interesante para tí, para mí...lo interesante como madres y padres no es que nuestro hijo/a vaya a un ambiente Montessori, que si va, perfecto. Pero eso no es lo más importante para empezar a cambiar.

Lo interesante para empezar a cambiar es que un número muy grande de niños puedan beneficiarse de una educación respetuosa, que sepa entenderlos, respetar sus ritmos, su autonomía, sus grados de independencia y sus necesidades. Y todo esto desde el amor más profundo, desde el acompañamiento guiado. Y en mi caso, como el blog indica, me refiero a la educación Montessori, pero considero que hay que ser abiertos de mente y saber que hay pedagogías que también son muy valiosas, incluso que conectan a la perfección con la educación Montessori. Lo interesante es que un gran número de niños cuente con un gran número de adultos que sepan sobre la importancia de los primeros años de vida de un bebé, de un niño, sobre la importancia del ejemplo que damos, sobre la importancia de no interrumpir, de saber observar, acompañar, guiar cada una de las nuevas necesidades que van surgiendo a lo largo de la vida de un niño.

¿Cómo hacemos esto? DIFUSIÓN compartir, compartir y compartir. Que se lea, que se oiga que se escriba...Y me niego a decir que la educación Montessori es una pedagogía alternativa, así como otras pedagogías respetuosas metidas todas en ese saco ALTERNATIVO. Personalmente considero que no son alternativas, porque creo que no son una alternativa a la "educación tradicional" sino que son una necesidad para cambiar la educación actual, es decir, que la educación que debería tener más peso es la educación que realmente cumpla con las necesidades de los niños y no con las necesidades de los adultos. Así que no, no son una ALTERNATIVA, son una NECESIDAD. Porque es de vital importancia sentirnos comprendidos, sentir que cuando estamos hablando nos están escuchando, nos están entendiendo y nos están respetando aunque no compartan nuestra opinión. Porque sentirse acompañados es parte de la vida, sentir que tenemos personas que cuando estamos mal están ahí para darnos un abrazo, para tendernos su mano. Porque sentirnos valorados es crucial para sentirnos queridos y sentir que lo que hacemos tiene sentido. Porque sentirnos respetados es más que importante, para que podamos vivir cómodamente en familia, junto amigos, en sociedad. Porque sentir que pertenecemos, que se nos tiene en cuenta, es algo esencial para poder seguir caminando sin sentir soledad. Porque en ese sentir...estamos TODOS, absolutamente TODOS. Y cuando digo todos me refiero indiscutiblemente a los NIÑOS.

Así que en ese "tan mal no hemos salido" pregúntate siempre "¿podría haber sido mejor?"

Recordad que en nuestra mochila de adultos una de las cosas que llevamos es el "miedo al fracaso", el "miedo a arriesgar" y definitivamente el "conformarse"...recordad pues que el fracaso solo trae éxito, porque para aprender hace falta fracasar. Recordad pues que arriesgar es la manera de empezar a cambiar algo, que conformarse no nos hace más fuertes sino poco críticos y poco felices. Así que aceptemos los errores que se cometieron generaciones atrás, veamos esto como algo estupendo para poder empezar a crecer y aprender de estos errores para cambiarlos.


Si realmente queremos sentirnos comprendidos, queremos que se nos respete, queremos que se nos comprenda. Y por supuesto lo mejor para nuestro hijo. Lo mejor es que las pedagogías que respetan al niño y sus ritmos de crecimiento llegue a un gran número de personas, de esta manera será todo más fácil, de esta manera podrá llegar a más gente con la que poder sentirnos conectados, personas con las que poder avanzar para empezar a cambiar ideas demasiado arraigadas en nuestra sociedad, ideas viejas que necesitan ser renovadas. Ideas que uno solo no puede cambiar, tenemos que empezar hacer tribu y esto significa también respetarnos entre nosotros.

DIFUNDIENDO estaremos ayudando a que llegue más lejos, y que más personas sientan lo mismo que sentimos nosotros, que es necesario un cambio.

Si sentís que realmente es así, os animo a compartir no solo este artículo, que si lo hacéis sabéis que se agradece de corazón, sino todos los artículos, todas las frases, todos vuestros aprendizajes, todas vuestras fotos a través de las redes sociales, en persona o como queráis. ¿Os unís? Propongo que en cada frase, foto, comentario incorporemos el hashtag #laeducaciónquenecesitamos para empezar con esta revolución.

Si quieres seguir acompañándonos te esperamos con los brazos abiertos a través de nuestro facebook o instagram ¡Gracias por acompañarnos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario