lunes, 27 de marzo de 2017

ACOMPAÑAR A LOS NIÑ@S EN LA VISITA AL MÉDICO AL ESTILO MONTESSORI

Cuando hablo de "estilo Montessori" me refiero a abordar este tema desde una visión respetuosa y siguiendo algunos de los principios que sustentan esta educación y filosofía de vida.

Este post surge a raiz de nuestra propia experiencia personal y de preguntas que nos llegaron hace un tiempo a raiz del post del cuento anticipador (puedes verlo AQUÍ). Así que hemos querido recopilar de manera breve lo que a nosotros SÍ nos ha funcionado.



Ir al médico, por norma general, no es que no guste a los niños es que no suele gustar a nadie, probablemente porque vamos cuando nos encontrábamos mal...para saber qué remedio poner a nuestro malestar. La labor de los médicos es sin duda más que importante pero ese temor que los adultos tenemos, sin querer, muchas veces también lo transmitimos a nuestros pequeños ¿Cómo? por medio de nuestras respuestas ante el momento de ir al médico. El niño también puede presentar miedo...miedo ante lo desconocido en todas sus vertientes, ya que no solamente no conoce el lugar, sino que tampoco sabe qué le van hacer y quien se lo va hacer. Por esta razón quiero hablar del ANTES, DURANTE y DESPUÉS de ir al médico.

ANTES

1. ANTICIPADOR DE SUCESOS
Debemos contar al niño la realidad "aterrizada" (no hablarle de sangre, cortes, etc). Hablarle de una realidad prudente y atenuada, lo más natural posible de lo que próximamente va a ocurrir.

"Ahora vamos a ir a ver a Carla, la médica, y te mirará con su estetoscopio aquí en tu pecho"

Podemos contarles cuentos relacionados con el médico. Siempre son muy beneficiosos porque pueden sentirse identificados o relacionar lo que les está ocurriendo en ese instante con el cuento. Incluso nosotros decirle "mira te están pesando cómo a edu (el del cuento)".


De la misma manera podemos utilizar una guía personalizada, o cuento anticipador (como le llamamos nosotros) con pictogramas, que podemos hacer con las herramientas online ARASACC. AQUÍ podéis ver un ejemplo y cómo ponerlo en práctica.



Otra manera de hacerlo, si no disponemos de cuentos, podemos dibujarle en el mismo momento qué va a ocurrir minutos después.

"Ahora vendrá Loli, la enfermera, y pondrá un manguito en tu brazo que se inflará"

2. JUEGO SIMBÓLICO
Ayuda a familiarizarse e interiorizar el proceso que los niños pueden vivir. De esta manera pueden sentirse más confiados cuando van al médico porque ya lo han vivido y saben qué va a pasar. Es decir que se enfrenta a algo más o menos conocido.



3. CONOCER LOS MATERIALES/HERRAMIENTAS DE UN MÉDICO/A
En la educación Montessori una de las actividades que se hace es la de asociar imagen con imagen, imagen con objeto, imagen con palabra. Podemos aprovechar esta actividad para hacerla con nuestros hijos y de esta forma que puedan familiarizarse con los materiales que podrán encontrarse.



DURANTE

1.MINUTOS ANTES DE ENTRAR EN CONSULTA
Recurrir al cuento anticipador ¿qué va a pasar ahora? contarle qué pasará cuando entremos en consulta.

2.EN CONSULTA
Para "humanizar" y contectar tanto con el médico/a (pediatra) como con el niño/a (paciente) los padres podemos ayudar en este proceso ¿Cómo?
-Mostrándonos relajados
-Si el profesional no se presenta, iniciamos el encuentro con un : ¡Hola! ¿qué tal? ¿Cómo te llamas? (dirigiéndonos al profesional que vaya a atender a nuestro hijo/a) y a su vez nos presentamos nosotros, padre/madre e hijo/a. A esto en Montessori le llamamos Gracia & Cortesía ¿por qué no en el médico?

3. EXPLICAMOS A NUESTRO HIJO/A QUÉ ESTÁ HACIENDO EL PROFESIONAL 
En el caso en el que el profesional no dialogue con nuestro pequeño, diciendo lo que está ocurriendo  "ahora voy a tomarte la temperatura con este termómetro" "te voy a mirar el oido con este oloscopio"podemos hacerlo nosotros. En cambio si el profesional si se lo va narrando dejaremos que lo haga. Debemos mostrarle a nuestros hijos que confiamos en los médicos.

4.VOZ SUAVE Y TRANQUILIZADORA
Acompañarles en su miedo/dolor pero sin que resulte perjudicada la figura médica. No queremos que le tenga miedo al médico sino que sienta que nosotros como padres confiamos en el médico o profesional que le atiende. En los ambientes Montessori la guía tiene precisamente este tono de voz, un tono de voz que hace que el ambiente no se perturbe.

5.EVITAR ENFRENTAMIENTO CON EL PROFESIONAL
Si no actúa de manera respetuosa buscaremos otras vías para hacerle llegar el mensaje de que no nos ha gustado cómo lo ha hecho. Podemos hablarlo en otro momento (antes, después u otro día) donde nuestro hijo/a no esté delante. También podemos enfocarlo con originalidad con una camiseta que lleve el mensaje que queremos transmitir o una frase que esclarecedora que podemos regalarle para reflexionar. Recordemos que la educación Montessori está hecha para la paz. Que mejor que ofrecerle la paz a nuestro hijo para que no sea más presión la que tenga que sostener sobre sí mismo.
De esta manera evitaremos que el niño sea espectador de un posible enfrentamiento...donde lo único que incrementaremos de forma negativa es su inicial miedo ante un desconocido y evitando de la misma manera agravar esa desconfianza ante la figura médica (recordad que van casi todos con bata).

Tanto si se trata de una visita rutinaria al centro de salud como si se trata de una estancia prolongada en el hospital podemos ayudarnos de estas herramientas para hacer del proceso un proceso lo más respetuoso posible.

DESPUÉS

1. NO PREMIES NI CASTIGUES
En la educación Montessori estas dos palabras se deshechan. Por lo que no se ponen en práctica. Queremos que nuestros pequeños se sientan acompañados en todo momento, por lo que no castigaremos su dolor o su miedo, no castigaremos sus emociones. Por otra parte queremos que nuestros pequeños sepan que hay que ir al médico cada cierto tiempo y cuando uno no se encuentra bien, no por el premio, sino por necesidad para nuestra salud y por tanto nuestra vida. Por lo que evitaremos premios.

2. NO HABLES CON TU HIJO/A DE SI TE GUSTA O NO EL MÉDICO/A
Tras la visita al médico o estancia prolongada en el hospital podemos hablar de lo ocurrido si así lo desea nuestro hijo/a. Acompañando sus sentimientos sin posicionarnos. Sin juzgar. No podemos enviarles un mensaje negativo a nuestros hijos sobre lo que nos parece o no nos parece cómo persona el profesional. Porque entonces estaremos creando en nuestro pequeño el rechazo hacia éste. De la misma manera tampoco vamos a elogiarlo, porque se trata más bien de alentar a nuestro hijo, como hemos dicho antes ni premios ni castigos, por lo que las palabras en esto también podemos considerarlas premios o castigos. Elogios o críticas.


En nuestro facebook o instagram encontrarás más ideas relacionadas con este y muchos más temas, intentando siempre seguir los principios Montessori.

No hay comentarios:

Publicar un comentario