lunes, 23 de octubre de 2017

EL RINCÓN DE LA EMPATÍA Y LA IMAGINACIÓN. Un lugar especial para los niños

"Nuestros pueblos, nuestro continente, eran una sola humanidad y una cultura. Durante los último 5 siglos nuestras culturas han pasado de labio a oído para poder ser rescatadas (...) todo el tiempo se escondieron en los sitios más inhóspitos. Se buscaban los lugares más escondiditos para seguir celebrándolos y así conservarlos. Ahora, es el tiempo de poder irse abriendo a la humanidad y por ello nuestros conocimientos se están abriendo a todos cada vez más"
Abuela Margarita


A veces uno se pregunta por qué no es más sencillo convivir en paz y respeto entre culturas. Ponernos en la piel del otro, vernos como iguales y al mismo tiempo enriquecernos de nuestras diferencias. 
Es de esta manera como nace la idea de ofrecer a nuestros pequeños la posibilidad de conocer más allá de lo que les rodea, las costumbres, comidas, celebraciones de otros países. Tener a su disposición la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. La mejor forma sería poder ir a esos lugares y conocerlos. Pero hasta que eso pueda ocurrir ¿por qué no hacerlo a través del juego? 

Un juego capaz de hacernos establecer una relación estrecha con las personas y la esencia que cubre a estas personas según su lugar de nacimiento. Hablo de ofrecerles la posibilidad de crear un vínculo a través de un espacio destinado a trajes de diferentes partes del mundo.



No hace falta que sea carnaval o halloween para que nuestros pequeños se "metan en la piel de otra persona". Este juego puede estar a su alcance cuando lo deseen y podemos hacer de este juego un lugar de encuentro para trabajar la importancia de respetar a las personas, no solo a las que viven aquí, sino a las que viven en todo el mundo. Comprender, explorar, descubrir, curiosear qué existe otras personas en otras partes del mundo, saber como se vive en ese país a través del juego me parece una bonita forma de acercar a nuestros pequeños la oportunidad de ser conscientes de la realidad que les rodea. 

Si queremos llevar a un aula este pequeño espacio de la empatía y la imaginación podemos colocarlo en el área de geografía. Donde los pequeños puedan tener acceso a una bola del mundo, a mapas, libros, etc todo relacionado con el conocimiento de otros países y culturas.


Un espacio donde los pequeños tengan acceso a trajes tradicionales de otras partes del mundo invita al niño a:

-Establecer relaciones sociales con sus iguales a través del juego
-Fomentar la autonomía en el vestido, para poner y quitarse el traje
-Fomentar la autonomía de elección, a la hora de elegir el traje
-Incentivar al pequeño a descubrir, explorar sobre el traje que lleva puesto
-Activar la imaginación y la creatividad para establecer historias y relaciones
-Trabajar el respeto a uno mismo y hacía los demás
-Comprender la importancia de la diversidad
-Concienciar sobre el enriquecimiento entre las personas, sean del país que sean
-Establecer una mirada natural, lógica y pura hacía el mundo

¿Qué necesitas para crear este pequeño espacio?

1. Un perchero visto
2. Perchas
3. Trajes de diferentes partes del mundo (si no pueden ser originales siempre podemos optar por disfraces que sean lo más realistas posibles)

Si os ha gustado y queréis seguirnos podéis hacerlo a través de facebook o instagram. Y antes de que me preguntéis me adelanto ;) el perchero que tenemos nosotros podéis encontrarlo AQUÍ, es artesanal de Inu y la Luna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario