¿Cómo y por qué trabajar las emociones con los niños?

Las emociones, una palabra fácil de poner y difícil de explicar hasta para un adulto. Y digo esto porque muchas veces cuando nos preguntan ¿Qué tal estás? y por supuesto, me incluyo, nos vamos por las ramas «pues la verdad es que mal porque …..esto y lo otro, porque patatin patatero» o pues «bien y ¿tú?» en vez de decir simplemente «me siento triste» «me siento enfadada/o» «me siento dolido/a». Esta es una de las cosas que trabajamos en Disciplina Positiva, y que también se trabaja en la educación emocional, que como siempre digo, se complementa/n perfectamente con la filosofía Montessori. 

La cuestión es ¿por qué es importante identificar las emociones? Simple y llanamente porque vivimos en sociedad, porque estamos hechos para convivir con más personas y por tanto debemos comprendernos entre nosotros, saber qué le pasa al que tenemos al lado, saber qué nos pasa a nosotros mismos. Porque ahí está la llave de una buena relación con los demás, de una relación sana. Se trata de trabajar las habilidades sociales, de trabajar la empatía, el ponernos en el lugar de otra persona. Pero para ser capaces de ponernos en el lugar de otra persona, es importante saber en qué lugar estoy «yo». Que sentimientos tenemos nosotros mismos, saber identificarlos, saber abordarlos y gestionarlos. Porque esto nos dará la posibilidad de afrontar sentimientos que tienen otras personas, y del mismo modo comprender esos sentimientos porque nosotros también los hemos vivido.

Pero claro la educación emocional no es algo con lo que el ser humano nazca, quiero decir, es algo que debe aprenderse. 

Por ejemplo un niño pequeño, no sabe que no tiene que pegar. El hecho de pegar es una respuesta a su frustración. Un niño pequeño que tal vez no hable, hable poco, o quizás mucho pero se frustre y tenga rabia en ese momento, la forma más fácil de salir de ese contexto posiblemente sean las manos. Por esta razón la respuesta del adulto no tiene que ser «son niños es normal» sí son niños, sí es normal que suceda, pero…lo normal no es que el adulto se quede parado sin hacer nada. En Montessori una de las normas es respeto a sí mismo y a los demás. Y con esta premisa el adulto siempre interviene cuando esto no se cumple, pero interviene de manera respetuosa, dando ejemplo, y como decimos en Disciplina Positiva de una manera cariñosa pero firme, amable pero firme, respetuosa pero firme. Por tanto una guía interviene en un ambiente cuando esto no se cumple. Porque no olvidemos que acaban de aterrizar a este mundo, están comprendiéndolo con toda su complejidad, y en este aprendizaje debemos mostrarles el mejor camino que deben tomar en estas circunstancias. Por ejemplo podemos decirle «has visto a fulanita? se ha puesto triste porque le has quitado el juguete, tal vez si se lo devuelves vuelva a ponerse contenta» «Le has hecho daño a menganito, ves está llorando, no se pega. Podemos pedir las cosas por favor»

Muchas veces nos preguntamos ¿pero cómo es que pega? ¿qué le está pasando? Pues le pasa que ya puede elegir, que sabe cuando no está agusto, cuando quiere hacer una u otra cosa. Sabe lo que quiere, sí…pero no sabe cómo decirlo o pedirlo. Porque todavía no entiende sus propias emociones, ni mucho menos la de los demás. A partir de los 2 años es cuando los niños empiezan a sentir esta nueva sensación en la que ya saben qué quieren, y es a partir de esta edad cuando se pueden trabajar las emociones, eso sí tiempo al tiempo. El hecho de que vean a un niño por la calle y ya identifiquen esa emoción es un gran paso «está triste» «está contento».

¿Cómo trabajar las emociones con los niños? Pues bien hay muchas formas, pero me gustaría partir del ejemplo. Es decir, las familias tenemos la oportunidad de que mediante nuestro ejemplo puedan observar como nos comportamos con las demás personas, es algo que ellos absorberán, por lo que siempre es conveniente ser lo más respetuosos posibles con los demás.

Otra forma de abordar la educación emocional es mediante actividades y materiales que introduzcan este concepto y trabajen por tanto las emociones. Aquí os voy a dar varios ejemplos de materiales que he considerado muy interesantes para trabajar algo tan importante y valioso para la sociedad. Estos materiales como os he dicho ya más arriba se pueden trabajar a partir de los 2 años, siempre teniendo en cuenta la observación, los ritmos de cada niño. Sería muy interesante trabajarlo no solo en casa sino también en las escuelas, por lo que si sois profes os animo a que lo llevéis a vuestros pequeños y no tan pequeños ¿por qué no?

Educar las emociones es educar para la sociedad, y sin duda este aspecto es fundamental no solo para cualquier ambiente Montessori sino para cualquier colegio, hogar, espacio, etc que quiera empezar a cambiar las cosas, con poquito que hagamos ya estamos haciendo muchísimo más de lo que pensamos para un futuro mejor para nuestros pequeños.

MATERIAL: Reconocer y guiar las emociones
Personalmente este material me gusta mucho porque se trata de tarjetas (redondas, para los más pequeños vienen geniales) con fotografías de caras de personas gesticulando una emoción. El Material está creado por Mar Romera que es especialista en inteligencia emocional y es presidenta de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci.

El juego consiste en reconocer y aprender las emociones a partir de los gestos y expresiones faciales. En este material encontraréis 10 tarjetas básicas para nombrarlas y clasificarlas, incluso, en agradable y desagradable. También nos da la posibilidad, el material, de ver las diferentes intensidades de una misma emoción, con su correspondiente control de error mediante tréboles. Otra de las cosas interesantes del material es que está fabricado en España.

MATERIAL: Facial Expressions
Se trata de un memory de expresiones faciales, incluso puede utilizarse como un bingo de expresiones faciales. Consiste en identificar las expresiones de las tablas grandes donde hay 6 expresiones faciales dibujadas con las expresiones faciales de las tablitas pequeñas, e ir colocando cada una en su lugar correspondiente.

Este juego está fabricado en España, en Barcelona. y es un ECO-TOY.

MATERIAL: Puzzles expresiones faciales
Como ya indico en el nombre se trata de un puzzle, es una tabla grande con 4 puzzles (4 expresiones faciales diferentes). Lo que tiene de bueno es que se pueden combiar las diferentes expresiones faciales y crear una nueva, esto hace también interesante la ampliación de vocabulario ya que cada puzzle está divido en 3 partes: boca, ojos, pelo.

Nuestros materiales son de la tienda online Plaza Toy, que nos ha enviado para que probemos. Plaza Toy es una tienda que tiene juguetes y materiales muy interesantes para trabajar todas las áreas de aprendizaje. Podéis verla AQUÍ. Además me comentaron que los juguetes que tienen pequeños defectos pero se pueden utilizar los mandan a una Asociación sin ánimo de lucro para que otros niños puedan utilizarlos. Cosa que me pareció muy loable y por eso considero oportuno que más gente sepa esta iniciativa.

En Plaza Toy también he encontrado otros materiales muy interesantes para trabajar las emociones.

Y sino queréis perderos más actividades, materiales, y post interesantes para la educación y la crianza de nuestros pequeños os invito a que os unais a facebook AQUÍ o a instagram AQUÍ.

¿LOS NIÑOS SON MALOS?

Hace poco leí un artículo…en la que su autora decía que «los niños son malvados, egoístas ( y muchas otras etiquetas despectivas) y que lo son por naturaleza. 

Y si leísteis el post de ayer dije «vive y deja vivir». Ahora bien no me parece aceptable tomar la determinación de etiquetar absolutamente a nadie, y menos a los niños, que son precisamente el diamante en bruto que traemos a este mundo. No pretendo juzgar, ni etiquetar, pretendo poner sobre la «mesa» esta afirmación con otra reflexión.
Cuando alguien afirma tal cosa a mi siempre me invade la duda de…en qué estudios se ha basado, qué información contrastada y veraz (tanto a nivel científico, psicológico, etc) ha recogido para tomar la determinación de escribir esa afirmación tan dura.
La neurociencia nos habla de que el cerebro tarda alrededor de 25 años en desarrollar totalmente la corteza prefrontal del cerebro.  La corteza prefrontal es la que se encarga de reconocer lo que está bien de lo que está mal, la que regula nuestras emociones, la que nos hace que nos controlemos, la que razona. ¿Qué supone esto? que el niño, que por supuesto, tiene menos de 25 años, no ha desarrollado por tanto la corteza prefrontal y es por esta razón que somos los adultos los encargados de guiar a nuestros pequeños para que puedan ir adquiriendo un comportamiento sano y respetuoso. Porque ellos no pueden controlarse como lo hacemos nosotros, pero si pueden aprender qué sienten ellos mismos, y qué sienten los demás con determinadas circunstancias, y si pueden aprender habilidades sociales y valores que les hagan gestionar los conflictos de la mejor manera posible. Porque sin duda tendrán herramientas valiosas que habrán aprendido si el adulto que les acompaña intenta ser lo más respetuoso con ellos. 
Los niños no pegan porque son malos, pegan porque se frustran y a veces no saben comunicarse, quieren conectar con el adulto, con el amigo, o con alguna persona pero no saben cómo hacerlo, la manera más rápida es la mano, porque como hemos dicho antes LA CORTEZA PREFRONTAL TARDA ALREDEDOR DE 25 AÑOS EN DESARROLLARSE EN SU TOTALIDAD…no tienen autocontrol como los adultos. Es por esta razón que la respuesta del adulto en ese momento no debe ser devolverle la «torta» porque evidetemente el niño no sabe lo que está bien o lo que está mal, pero si el adulto lo hace…entonces…eso ya significa para el niño que sí se puede hacer que no hay otra manera de abordar las cosas…pero en cambio si el adulto le ofrece una alternativa respetuosa el niño puede aprender facilmente a dar respuesta a su frustración de una forma totalmente opuesta a la agresividad.

Muchas escuelas ya se está practicando la inteligencia emocional, porque tener empatía es un aspecto fundamental en nuestra sociedad para comprender a los demás. Pero no solo eso sino que entender nuestras emociones nos hace todavía más fácil el camino para conectar con las demás personas desde una base pacífica, respetuosa.

La disciplina Positiva y la Educación Montessori son a largo plazo, y sí puede que a corto plazo «sirva» un castigo, un cachete, porque tal vez bloquee al niño (pero simplemente hace eso, bloquear)…porque estudios demuestran que esta forma de educar solo ha traído guerras, competencia, irresponsabilidad, rebeldía, odio, y estudios demuestran que la disciplina positiva, la educación emocional, y otras muchas que podría nombrar reducen notablemente el estrés en el niño y por tanto aumenta el aprendizaje en valores sociales, habilidades sociales necesarias para obtener la paz, no solo interior sino social. 

Y con este post no pretendo nada más que ofrecer una opinión totalmente opuesta a la afirmación que os comentaba al inicio. Una opinión basada en mis estudios de DISCIPLINA POSITIVA y en EDUCACIÓN MONTESSORI. No pretendo que nadie opine igual que yo, pero si me gustaría que con este mensaje todos tengamos la oportunidad de contrastar la información, y con esto quiero decir que antes de creer algo, incluso lo que digo yo, os deis la oportunidad de ir siempre a la fuente y entonces solo entonces ver que es lo realmente veraz. 

Os esperamos en facebook AQUÍ o en instagram AQUÍ.