Saltar al contenido

MATERIAL MONTESSORI (de 11 a 12 meses)

A partir de los 11/12 meses los bebés empiezan a entender los conceptos de su entorno. Su necesidad y curiosidad por conocer, les empuja a moverse constantemente para explorar los objetos y ponerlos a prueba.

Ahora los bebés pueden pasar más tiempo con un único objeto observándolo, tocándolo, chupándolo, oliéndolo, como si fueran grandes científicos y científicas. 

Los libros con imágenes concretas les ayudará a identificar objetos o animales. Por esta razón es tan importante presentarle libros que estén preparados para sus manitas y que muestren animales u objetos que ya conozcan.

Los muñecos y muñecas les ofrecen la oportunidad de conocer las partes del cuerpo. Si ha observado como las personas adultas acunan a un bebé, le cantan, le besan, probablemente hará lo mismo con el muñeco o muñeca.

Las pelotas opuestas están pensadas para que el o la bebé a través de la manipulación pueda sentir cuál pesa más y cuál menos. Mostramos de forma sensorial que dos objetos que parecen iguales pueden ser diferentes. En este caso: ligero y pesado. 

La caja de permanencia deslizante ayuda a fortalecer la coordinación ojo-mano. Y por supuesto el encontrar solución al momento en el que la pelota queda escondida ¿Cómo sacarla?

Hay algo que a los y las bebés les chifla y es tocar botones. Tener un tablero de interruptores les proporcionará la posibilidad de realizar secuencias: encender-apagar. Cuando presionamos uno de los interruptores un disco de color sube hacía arriba y cuando volvemos a apretar el interruptor baja. ¿Cómo se apreta el interruptor? ¿Cómo soltarlo? ¿Cómo aparece el disco morado?

El rompecabezas con la perilla ayuda a los y las bebés a practicar la pinza digital. Coger objetos con los dedos no es sencillo y este es el principio de la lectoescritura, porque poco a poco se va preparando la musculatura para ello.

Encajar clavijas de madera en un recipiente es una actividad de motricidad fina que exige concentración. A los y las bebés les gusta experimentar y conocer el funcionamiento de las cosas. Estas clavijas no sólo se introducen en el orificio sino que deben apretar una palanca si quieren que se deslice por la caja, un reto muy atractivo que implica una resolución a un problema. 

Es importante ofrecer tiempo para que los y las bebés experimenten. Sin interrupciones, bridándoles la posibilidad de que no lo hagan correctamente. Todo es cuestión de practica porque estos materiales son autocorrectivos y no necesitan más que experimentación.

Lo cierto es que las familias contamos con poco tiempo para preparar con delicadeza y esmero materiales para nuestros hijos e hijas porque, en muchas ocasiones, trabajamos fuera de casa y luego también en casa. Esto hace que no podamos invertir tiempo en pensar qué cosas necesitan nuestros peques según su etapa del desarrollo y terminemos frustrándonos en casa porque no se interesan por los juguetes o materiales que tienen.

Por eso cuando descubrí Lovevery pensé que sería una buena opción no sólo porque viene con los materiales necesarios según la etapa del desarrollo del bebé sino porque también viene con una guía para ayudar a las familias a acompañar a sus peques. Te dejo aquí su enlace porque tienes la posibilidad de crear una suscripción y olvidarte de estar pendiente de qué coger cada cierto tiempo.