MÁS DE 50 MATERIALES QUE, SIN SER MONTESSORI, PODRÍAN ESTAR EN UN AMBIENTE MONTESSORI

Maria Montessori gracias a sus observaciones, a niñas y niños de todo el mundo, creó materiales manipulativos increíbles que a día de hoy todavía se utilizan.

Todos los materiales que ideó Maria Montessori son manipulativos y tienen un control de error, esto facilita el autoaprendizaje.

Han pasado muchísimos años desde entonces, más de 100, y hoy podemos encontrar una amplia variedad de materiales manipulativos para todas las áreas del aprendizaje que, sin ser específicamente Montessori, podrían estar, perfectamente, en un ambiente o salón Montessori.

Son manipulativos, tienen su control de error y pueden utilizarse de manera autónoma. 

Hoy os traigo una selección de Materiales que podrían estar en un ambiente Montessori para complementar, añadir dificultad y acompañar los aprendizajes de los niños y niñas en todas las áreas. 

Los he separados en áreas de aprendizaje para que sea mucho más sencillo encontrarlos, ya que podemos volver a este post, según estamos trabajando un área u otra, tanto en clase como en casa. 

Actualmente hay muchas tiendas y artesanos/artesanas respetuosas que se esfuerzan por buscar o crear materiales que acompañen a la infancia de una forma amable, didáctica, manipulativa y educativa. Donde el aprendizaje pasa a través de los sentidos y la comprensión de lo que vemos, tocamos, escuchamos se disfruta creando un aprendizaje natural. 

Os animo a que descubráis estas tiendas y artesanos y todos sus materiales porque de verdad merece la pena contar con todo su trabajo y trayectoria. Gracias a su trabajo podemos disfrutar de materiales manipulativos que sin ser de una educación específica (en este caso Montessori) llevan intrínseco un control de error o un disfrute manipulativo que potencia el aprendizaje donde la infancia es capaz de aprender sin darse cuenta de que lo está haciendo, porque lo disfruta. 

10 IDEAS PARA CREAR UN ESPACIO MONTESSORI

CÓMO ES UN ESPACIO MONTESSORI

Para preparar un espacio Montessori vamos a tener en cuenta el ambiente físico y el ambiente psíquico.

Antes de compartir las 10 ideas, me gustaría explicarte cómo es, para que antes de dar un paso puedas comprender la esencia de esta filosofía y educación de vida. No obstante, los 10 tips los encontrarás al final de este post.

En el ambiente psíquico tiene especial importancia la preparación de la persona adulta.

La persona adulta debe conocer las características de la etapa del desarrollo de las criaturas a las que va a acompañar.

 

Un niño aprende las cosas en los periodos sensibles. Esta sensibilidad permite al niño ponerse en contacto con el mundo exterior de un modo excepcionalmente intenso. Y entonces todo le resulta fácil, todo es entusiasmo y vida. Cada esfuerzo representa un aumento de poder. Cuando, en el periodo sensitivo, ya ha adquirido unos conocimientos, sobreviene el torpor de la indiferencia, la fatiga.

Maria Montessori

Para crear un ambiente preparado para la infancia debe existir una conexión entre el ambiente, la persona adulta y la infancia.

En este triángulo el espacio se prepara cuidadosamente para satisfacer las necesidades naturales de la infancia.

La persona adulta deja de ser la protagonista del espacio para convertirse en una mera observadora centrándose en la criatura. Ella será quien guía el proceso de aprendizaje a través de sus observaciones. Descubriendo los intereses y necesidades de los niños y las niñas y preparando el espacio para satisfacer estas necesidades a través de materiales y propuestas de actividad.

Las criaturas podrán disfrutar expresando sus intereses libremente, escogiendo los materiales que necesiten y teniendo la oportunidad de aprender a través del error y la repetición.

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: Ahora los niños trabajan como si yo no existiera.

Maria Montessori

Para fomentar la exploración y curiosidad de la infancia el ambiente, en los salones Montessori, se presenta por áreas de aprendizaje:

-Vida práctica.

-Sensorial.

-Matemáticas.

-Lenguaje.

-Cultura general.

La enseñanza de las Matemáticas debería ser completamente transformadora, partiendo de una preparación sensorial, partiendo de un conocimiento concreto.

Maria Montessori

En matemáticas, por ejemplo, los conceptos son muy abstractos y a través de materiales manipulativos se pueden disfrutar de una manera más concreta y entendible.

Gracias a estas áreas, que están relacionadas entre sí, la infancia es capaz de aprender fácilmente todo lo necesario para desenvolverse con soltura en su vida, ya sea en el presente o en el futuro. La educación Montessori es una ayuda para la vida.

Dependiendo del plano del desarrollo en el que se encuentren las criaturas, el ambiente cambia. Según su edad existen unas necesidades u otras.

Un peque de 18 meses no tiene las mismas necesidades físicas, psicológicas y sociales que un peque de 6 años. Por esta razón es necesario conocer y observar a los niños y niñas ya que la observación nos ayudará a crear un espacio respetuoso para las personitas que van a disfrutar de él.

El material del ambiente se presenta bello y cuidado en estanterías abiertas, para facilitar su uso. Todo el material se puede coger fácilmente. No se amontona el material. Se coloca poco y espaciado.

El ambiente debe inspirarnos tranquilidad y paz. Debemos evitar cualquier distracción en paredes con colores estridentes. El protagonismo lo tendrán los materiales y, por supuesto, la infancia.

Cuando entramos en un ambiente Montessori nos sentimos como en casa. En los ambientes Montessori se utilizan, precisamente, elementos que podemos encontrar en un hogar: alfombra, cuadros, fotos, lámparas, plantas, manteles…La infancia siente el calor del hogar durante su tiempo en el espacio, esto favorece su seguridad y tranquilidad.

Los profesionales de la educación, que deciden crear en un espacio Montessori, deben tener en cuenta estos principios a la hora de adecuar su aula.

Preparar un aula a la altura de la infancia, en todos los aspectos, proporcionará, sin duda, más estabilidad emocional y disfrute.

.

¿CÓMO PREPARAR UN AMBIENTE MONTESSORI?

Me encantaría animaros a todas y todos los docentes a intentarlo.

Os invito a llevar a la práctica estas 10 ideas:

SEGURIDAD te recomiendo que hagas algún curso o taller, aunque sea de pocos días, donde puedas tomar contacto tanto con la filosofía Montessori como con los materiales. Y después del curso podrás generar nuevas ideas y decidir cómo enfocar tu aula.

EMPATÍA Ponte en los zapatos de tus alumnos y alumnas. Retrocede en el tiempo a tu infancia y recuerda qué cosas de cuando estudiabas no te gustaban y cuáles te hubiera gustado aprender.

INVESTIGACIÓN Observa tu aula detenidamente cuando no estén los peques, puedes hacerlo desde el suelo. Tendrás la altura adecuada para fijarte en lo que necesita un niño o una niña. ¿qué tienes a la vista? ¿qué cosas están muy altas y no alcanzas a ver, incluso no podrías coger? ¿qué cosas te imponen? ¿qué otras te llaman la atención?

MAPA Crea un plano de tu aula, sin muebles. Define las áreas de aprendizaje que vas a trabajar en tu aula. Divide el plano en varias partes, cada una de ellas será un área de aprendizaje: lenguaje, matemáticas, geografía, etc.

PROGRAMA ¿Cómo vas a enfocar la filosofía Montessori en tu aula? A través de proyectos, de rincones o espacios de aprendizaje…

MATERIALES No te preocupes por los materiales puedes crearlo tú reciclando material y además puedes Montessorizar cualquier actividad.

ESPACIO Reutiliza los muebles que tienes en el aula con ingenio. Si tienes armarios cerrados, por ejemplo, puedes quitarles las puertas para que queden abiertos y los niños y niñas puedan coger libremente las propuestas de actividad o materiales.

Incluye plantas en tu aula, pon láminas bonitas y reales adornando las paredes, haz que tu aula parezca un hogar.

EMPIEZA muestra a los peques cómo pueden desenvolverse en el nuevo espacio. Explícales el cambio. En los ambientes Montessori hay tres normas básicas: RESPETO A MI MISMO, RESPETO A LOS DEMÁS, RESPETO A LOS MATERIALES.

Puedes mostrarles cómo andar por el aula, cómo guardar silencio, como andar con una bandeja, cómo mover una silla, como transportar una silla.

OBSERVA, APUNTA, DECIDE Tras un periodo de tiempo de guiar, observar y registrar tus vivencias. Haz un programa piloto de tu aula, para registrar cuáles han sido los cambios, cómo los has hecho, y que pasos has seguido. Esto hará que tu valentía pueda convertirse en el cambio de más profes de tu escuela o de otras escuelas.

Si crees que podemos ayudar a más profes te animo a que compartas. La educación Montessori sí puede ser para todos los niños y todas las niñas.

EVITA LA AUTOEXIGENCIA Y LA EXIGENCIA disfruta de cada día y de cada peque. Acepta cómo es cada personita, toda su esencia y acepta también la tuya 😉

Algunas de las fotos que veis aquí las hice, hace ya mucho tiempo, en un Espacio precioso que se llama Espai Montessori. Podéis conocerles a través de su facebook e instagram.

AULA RESPETUOSA EN LA ESCUELA PÚBLICA. Sí se puede Crecer Bonito

Hoy tengo el placer de contar con alguien especial, que junto a sus compis, ha conseguido transformar el Aula del colegio público «EL TORO. CRA PEÑAESCABIA.» 

Ella es Amparo, maestra y mamá, y ha tenido la generosidad de compartir con nosotras y nosotros un trocito de su trabajo y de su día en El CRA Peñaescabia. 

Porque sí se puede cambiar y si se puede Crecer Bonito. Ellos y ellas allí lo han conseguido. Es increíble como muchas y muchos profes lo dais todo y sois capaces de hacer por la infancia lo inimaginable. Vuestro amor por lo que hacéis y por la infancia es un tesoro para la sociedad. ¡Gracias! 

Os dejo con ella, Amparo,  un rayo de luz en la escuela pública, podéis seguir su trabajo en instagram, @soplo_de_luz , estoy segura que os dará muchas ideas y podéis enriqueceros mutuamente. 

Hoy ha salido el sol. Brilla fuerte, con ganas; y aunque es un día frío, apetece salir al campo, a recoger piñas y palos, a ver las flores de las violetas o saltar alguno de los charcos de la tormenta de ayer. En las montañas se ve ya algo de nieve, el invierno está llegando , y en este pueblo de montaña lo esperamos con ganas, pues suele traer algo de nieve de vez en cuando, y el sol con la nieve es una combinación perfecta.

Llegué aquí hace dos años. El aulario de El Toro es un aulario grande, que en su día tenía una clase unitaria , donde estaban los niños de todas las edades, un gimnasio, un despacho…y una clase multiusos, en la que hacía tiempo que nadie invertía tiempo.

Y esa gran aula, llena de luz y de posibilidades, se convirtió en nuestro pequeño paraíso.

Siempre he visto la escuela como algo más que el lugar al que los niños vienen a aprender.Para mí el cole es un hogar, es magia, es confianza y sobretodo , es juego y descubrimiento.

Y por fín aquí podía lograrlo…tenía un aula llena de posibilidades…y 5 niños. Podía elegir dar un gran salto o quedarme en la zona de confort…Y salté, vaya si salté…

Nuestra clase se vació de muebles, sillas y mesas, y se llenó de luz.Tenemos colores , rotuladores y papeles…pero sobretodo tenemos libertad de aprendizaje, juego y exploración. El año pasado fuimos haciendonos con materiales que nos eran de utilidad, gastando cada vez menos materiar perecedero (plástico fuera y mucha madera, telas y materiales naturales, que cuidan y protejan a nuestra madre tierra), y este año , entre formación y formación, vamos aprendiendo y completando: material Montessori en nuestro espacio de aprendizaje,propuestas con elementos naturales , bloques, acuarelas y cuadernos Waldorf que nos hacen disfrutar de la escritura y el arte…

 

Y vamos aprendiendo, aprendiendo juntos.Porque nuestra clase es de todos…los niños aprenden, pero también las maestras aprendemos con ellos.

Tenemos nuestra pared de Arno Stern, nuestro espacio de luz, nuestra biblioteca, la casita o nuestra mesa de observación (que ahora está llena de insectos y poco a poco se irá convirtiendo en el paraíso de las abejas, pues así lo están pidiendo), nuestro espacio de materiales (torre rosa, tarjetas de tres partes, materiales de sumas , restas, números…), a los que accedemos libremente (una vez han sido presentados),…tenemos tanto de bonito…

Nuestra aula es un aula multinivel, este es sin duda el mayor de los regalos.

Este año somos 7 niños …7 criaturas maravillosas cargadas de emoción y juego.

Elizabeth, que  es la más pequeña(aun no tiene 2 años), observa y aprende mientras nuestro mayor, Isaac,que ya está en primero de primaria, le cuenta un cuento.Lisa (5 años) y Daniela(3 años) juegan con las tarjetas de tres partes .Mientras Aaron (2 años) e Iker (3 años) se han decidido por los trasvases. María quiere crear, así que ha cogido la paleta y se ha lanzado a mezclar colores en vertical, y de paso escribe alguna de esas letras que tanto le gustan.

Las maestras observan , ayudan si el niño lo precisa , y documentan . Que maravillosa es la documentación: observarlos, mirarlos con el corazón atento, emocionándonos con su capacidad de vivir el instante y descubrir en él lo que los adultos hace tiempo olvidamos…

Pero no sería justo hablar de nuestra escuela sin hablar de nuestro entorno. La escuela en la naturaleza es nuestro escenario favorito: Tenemos un gran patio, que aún necesita ser trabajado , pero que poquito a poquito vamos creando. Y sobretodo tenemos campo, mucho.Campo, montaña y aprendizaje…No podemos pedir más.

 

Siempre que podemos, salimos a explorar. Nos sentamos en medio de los pinos a cantar canciones, o a hacer masa de sal, o simplemente a observar; paseamos, descubrimos la tierra, los insectos…corremos, saltamos,… en resumen: miramos viendo, como sólo ellos saben.

Y por si todo esto fuera poco, nuestra escuela también es nuestro pueblo. Los ancianos, que nos están buscando nuestro pequeño huerto , que seguro pronto llegará , manchará de tierras nuestras manos y nos hará disfrutar de la cosecha. La alcaldía, siempre dispuesta a ayudar en todo lo que pedimos (que no es poco) , y nuestras familias , que confían en nuestras manos y nos llenan de fuerza para seguir adelante.

En nuestra escuela soñamos con ser muchos, queremos compartir nuestros espacios con más familias, empaparnos con ellos.

Poco a poco vamos dándonos luz y fuerza (como la que nos dan nuestros farolillos que encendimos en la fiesta del farol o nuestra espiral del sosticio de invierno que llegará en breve).

Ojalá os llegue nuestra luz y nuestra ilusión, y pronto vengais a visitarnos….

AULA DE INFANTIL DE EL TORO. CRA PEÑAESCABIA.

Maria Jose (que tanto nos ayuda) , Aaron , Elizabeth , Daniela, Iker, María, Lisa , Isaac y Amparo

TRANSFORMANDO UN AULA TRADICIONAL EN UN AULA MONTESSORI.

Hoy tengo el placer de contar con Cristina Rincón. Ella es profe y se ha formado en educación Montessori. Hace tiempo cambió por completo su aula y la transformó por un aula que sigue a los niños y niñas. Hoy viene a contárnoslo para mostrar que sí se puede y que la transformaciónno solo ha sido a nivel de ambiente sino que esto ha influido a nivel emocional y psíquico. Os dej con ella. 

La metodología de mi aula se basaba en el sistema de rincones de juego, en unidades didácticas preestablecidas y en las fichas que se generaban de esas unidades didácticas.
Era un aula sin preparar a excepción de un cierto acondicionamiento de juguetes, puzles, algún juego y utensilios para plástica.


Un aula con una importante falta de mobiliario que provocaba situaciones dantescas cuando, por ejemplo, llegaban mini proyectos o actividades que se salían de la ficha. Por citar un ejemplo, para ser más gráfica, tenemos el ejemplo del proyecto del supermercado. Para llevar a delante este mini proyecto había que vaciar dos de los cinco muebles que tenía para poder disponer lo necesario para el supermercado. Esto provocaba que lo que había en esos muebles anterior al mini proyecto había que apilarlo como se podía en otra zona; provocando, por un lado, la pérdida de control y de acceso de los niños a esos materiales durante el tiempo de duración del proyecto y, por otro lado, un gran desorden visual, adquiriendo el aula un aspecto a camarote
desordenado.


Mi aula estaba pensada para atender a la masa y no la individualidad. Con propuestas en masa que me agotaban, exaltaban a los niños y que, además, generaba la necesidad de tener 25 de cada cosa: tijeras, pegamentos, almohadillas de punzón, gomas y lápices.


Mi rol en el aula era de supervisión y corrección del trabajo del niño y pasaba la mañana apagando fuegos o resolviendo aspectos de un espacio lleno de carencias. Me sentía atrapada en diferentes problemáticas a lo largo de la mañana por la falta de análisis y diseño del aula. Me sentía respondiendo constante e inmediatamente a las múltiples demandas de los niños.  Consiguiendo de esta manera que el niño más protagonista se llevara mi atención frente al callado, o los niños demandantes frente a los tímidos. Me sentía manipulada por los niños en sus demandas, conflictos y casuísticas propias del aula. Perdiendo mucha energía y con sensación de falta de control.

Fue a raíz de mi primer contacto con la metodología Montessori que sentí la posibilidad del cambio y la fuerza y esperanza suficiente para llevar adelante en mi colegio este proyecto.


Hace cuatro años realicé la formación de asistente Montessori AMI con Guadalupe Borbolla en Vitoria-Gasteiz y descubrí la metodología Montessori. Ese verano fui a Galicia para hacer otra formación con Céline Haumery y allí me hablaron de Ainara Muruzabal y de su espacio de formación en Huarte (Navarra). Fue de la mano de Ainara Muruzabal cuando comencé a hacer de mi aula un pequeño laboratorio donde llevar a la práctica los aspectos que iba adquiriendo. Como, por ejemplo: disponer mis juegos de aula en bandejas, las presentaciones como recurso o el uso del tapete. Mas adelante diseñé el proyecto que presenté en el equipo directivo para montar un aula piloto, para conseguir la inyección de capital necesaria, la formación del resto del profesorado, los acompañamientos mensuales en el  colegio, la visitas a otras escuelas, no rotar las aulas entre nosotras para asegurar la vinculación con el espacio y el cuidado de materiales.

Poco a poco fui convirtiendo mi aula tradicional a un aula de inspiración Montessori, introduciendo aspectos importantes de esta metodología, como son el ambiente preparado, el sistema de bandejas, los materiales Montessori y la reflexión sobre el rol del adulto.

AMBIENTE PREPARADO
Para conseguir la naturalización del espacio pinté las paredes de blanco,
combiné la madera y el blanco, dispuse mobiliario aéreo y distribuí las áreas.

Las áreas: asamblea, cuidado de uno mismo y almuerzo.

Asamblea.

Cuidado de uno mismo. 

El almuerzo.

Yo definiría el ambiente preparado como un espacio que ha sido pensado y
dispuesto para facilitar la autonomía, libertad y seguridad tanto del niño como
del adulto. Un ambiente cuidado hasta el último detalle que responde
perfectamente a las necesidades del niño.

Ambiente preparado. 

EL SISTEMA DE BANDEJAS
El Sistema de bandejas consiste en disponer todos los juegos, actividades y propuestas del aula en bandejas y en baldas a la altura de sus ojos. Este sistema, además, de facilitar el acceso al material, acota las actividades y da pautas claras al niño, lo que promueve su autonomía y seguridad.

MATERIALES MONTESSORI
Descubrir los materiales Montessori por primera vez me provocó muchas sensaciones. Lo
primero que me vino a la cabeza fue preguntarme cómo no sabía que estos materiales existían. Son materiales pensados para el niño que responden perfectamente a sus necesidades y están perfectamente secuenciados.

Materiales: para el área de sensorial, de matemáticas, de lenguaje, de geográfica, de botánica o de zoología.

ROL DEL ADULTO
El rol en un aula de inspiración Montessori dista mucho del de un aula tradicional. Aquí el adulto hace un impresionante trabajo de reflexión, preparación de aula y actividades previa a la llegada de los niños. De esta manera puede, durante el tiempo presencial de los niños, acompañar, observar y hacer presentaciones. Todo esto es lo que se ve en los videos de aulas Montessori que me llamaba tanto la atención pareciendo magia, pero que en realidad no es magia si no es el fruto de mucho trabajo y dedicación. 
Es un adulto que conoce los periodos sensibles y las etapas de desarrollo. Un adulto que sabe de dónde a dónde se tiene que mover un niño de cada edad. Yo lo explico como si fuera un mapa, en mi caso el mapa es niños de 3 a 6, los aprendizajes son atracciones o paradas que hay que hacer durante el viaje. Esto te da mucha tranquilidad y seguridad porque sabes que no te vas a
perder, aunque vayas a hacer rutas y paradas diferentes para cada niño y que la meta más o menos importante, lejana e infinita no es lo importante sino esas rutas y esas paradas en definitiva el viaje: como me trataron, me miraron, me acompañaron, me cuidaron.
Entonces no miramos al niño en lo que le falta si no en lo que logra en el viaje, en su viaje y valoramos lo que si se lleva en la mochila.

Yo era una profesora de agitar a las masas, cuanto más agitada fuera pues más contentos y mejor entonces era todo, pero descubres que tenemos una concepción errónea de la infancia. Una concepción de la infancia agitada, exaltada, colorida y ruidosa.

“Es cuando sales de esa concepción errónea que empiezas a mirar verdaderamente a la infancia y entonces descubres al niño.
Al niño concentrado, atento, disciplinado y en armonía, construyendo su autoestima en seguridad y en tranquilidad rodeado de adultos serenos y presente.”

Cristina Rincón

Muchas gracias Cristina por abrirnos las puertas de tu Aula y por contarnos tu experiencia. Estoy segura que muchos profes podrán disfrutar de tus reflexiones e inspirarse con tus ideas y propuestas. Podréis encontrar a Cristina en instagram en @Cristina.rinconmontessori allí descubriréis propuestas y más consejos para adaptar en el aula. 

MATERIAL DE MÚSICA INSPIRACIÓN MONTESSORI. Solfeo Manipulativo

Hoy me gustaría hablaros de la Música, la música es una mezcla entre el leguaje y las matemáticas, de hecho, es un lenguaje que no todos y todas saben hablar o escribir pero que al mismo tiempo, por curioso que sea, todas las personas lo disfrutan cuando lo escuchan.

Vengo de familia de Artistas, entre ellos músicos. Recuerdo los veranos en que mi abuelo tocaba la guitarra de oído, así es como aprendió. Digamos que sabía hablarlo pero no tenía ni idea de escribirlo o leerlo.  Con el paso de los años, y ya muy mayor, decidió matricularse en una escuela de música, iba entusiasmado, le encantaba y siempre nos decía “El solfeo es muy importante” o lo que viene siendo “ el saber leer y escribir ese lenguaje de la música es muy importante”. Y es que al descubrirlo mi abuelo se dio cuenta de que sus canciones tenían sentido y que ya no sólo se quedaban ahí, en ese momento, sino que podía recordarlas para siempre porque sabía escribirlas y cualquiera al poder leerlas sabría tocar su canción.

Hace tiempo descubrí unos materiales que me dejaron sin palabras ¡Habían conseguido materializar el solfeo! Algo tan abstracto por fin se podía tocar, me pareció maravilloso. Por supuesto no dejó de recordarme a la propia María Montessori y a cómo ella ideó cada material de lenguaje y matemáticas, porque al fin y al cabo de eso está hecha la música también, estoy segura que si viviera ahora sólo tendría buenas palabras para estos materiales que parece que los haya creado ella misma, para mi son pura inspiración Montessori.

Recuerdo lo que me gustaba la música, lo curioso es que empecé a disfrutarla en el colegio, allí tuve un profesor que me hizo amarla, creábamos historias y cuentos mudos a partir de una melodía, también tocábamos y hacíamos canto coral, una delicia. Pero claro el solfeo no se vivía como vivíamos la práctica, la teoría era muy aburrida a veces me preguntaba ¿para que escribir tanto si lo que yo quiero es tocar, cantar y bailar? Pero claro ¿cómo vas a cantar, tocar o bailar si no sabes los tiempos, los silencios, los intervalos, el compás. Si, en definitiva, no comprendes el lenguaje de esa canción, ese instrumento o baile.  Como decía mi abuelo “el solfeo es muy importante”. Y que mejor forma de ofrecerlo que desde la vivencia, la manipulación y la experimentación al más puro estilo autodidacta (o podríamos decir Montessori).

Serclet, así se llama la marca de estos materiales, tiene detrás muchísimo trabajo de experimentación, Àngels es la creadora de estos materiales tan impresionantes que traducen algo tan abstracto en algo concreto y manipulativo.  

Hoy quiero hablaros de cuatro materiales en concreto:

PUZZLE DE LAS NOTAS Y SUS SILENCIOS

Este material nos ayuda a conocer las figuras de las notas y su equivalencia en los silencios.

 A través de estos puzzles y de manera muy visual vamos uniendo las notas con su silencio, el control de error es que el puzzle de la nota sólo encaja con el puzzle de su silencio. Si al unir dos piezas no encajan sabemos de manera manipulativa que no es correcto y seguimos buscando su equivalencia. Al mismo tiempo de manera visual nos vamos familiarizando con todos los símbolos.

Me imagino a una guía Montessori presentando este material “Te voy a mostrar el puzzle de las notas y sus silencios”. A continuación, diría cogiendo la pieza (imaginemos que ha cogido la negra) “esta es la nota negra” y a continuación cogería la otra pieza “este es el silencio de negra” y así con todas, hasta terminar su presentación, al finalizar invitaría al niño o la niña “¿Quieres hacerlo tú?” y le dejaría descubrir e investigar.

BANDEJA EXPOSITORA FIGURAS RÍTMICAS

Esta bandeja es una maravilla porque puedes tocar las figuras y saber cómo son sin tener que mirarlas en un papel. Ya no es sólo un dibujo, es más que eso, tiene una forma que puedes tocar con tus dedos y reconocer al instante, incluso si te vendan los ojos.

Este material también busca su correspondencia, pero tiene un grado más de dificultad porque aquí el niño o la niña ya deben conocer las figuras de notas y su correspondencia en la figura del silencio. Por esta razón aconsejo antes el material de los puzles y este material después.

Estos materiales son únicos, podrían encajar perfectamente en escuelas Montessori, por supuesto, también en escuelas tradicionales que quieran poco a poco acercar su mirada a una educación respetuosa donde lo importante no sea memorizar sino comprender y experimentar. ¿y para familias? Pues también, nosotros los tenemos y hemos disfrutado muchísimo de ellos y aún seguimos disfrutándolos. Yo no soy profesora de música pero estos material son materiales tan intuitivos que hasta el adulto puede convertirse en autodidacta.

LAS 7 FIGURAS RÍTMICAS

Son las siete figuras ritmicas de: redonda, blanca, negra, corchea, semicorchea, fusa y semifusa. Me gustan mucho porque están imantadas y pueden colocarse en un panel imantado, en el que podríamos perfectamente dibujar un pentagrama o si queremos en nuestra nevera ¿Por qué no? ¡La música puede estar en cualquier sitio! ¡Siempre es bienvenida!

CUADERNO DE PENTAGRAMAS

Por último tenemos este cuaderno de pentagramas que podemos incluir en nuestra educación musical cuando nya conozcamos las figuras y sepamos sus tiempos. 

Podéis encontrar el puzzle de figuras de notas y silencios AQUÍ y la bandeja expositora con figuras rítmicas AQUÍ. Las 7 figuras rítmicas AQUÍ  y la el cuaderno de pentagramas AQUÍ.

Si os ha gustado y queréis seguir descubriendo y aprendiendo a mi lado os invito a seguir haciendo comunidad en facebook e instagram ¡os espero allí!

DIY MATERIAL MONTESSORI DE GEOGRAFÍA. GLOBO TERRÁQUEO

Muchos conoceréis el globo terráqueo Montessori que podéis ver en este POST aquí. 

Se utiliza en los ambientes Montessori en el área de geografía para conocer y reconocer los continentes.

Hoy os traigo un Diy muy sencillo porque quiero mostrar que Montessori no es caro no sólo por la filosofía sino por los materiales. Es cierto que muchos materiales tienen medidas específicas, pesos específicos y un tacto específico pero cuando no tenemos medios económicos podemos experimentar con otros recursos para intentar acercarnos a este aprendizaje respetuoso. 

Para este diy tan sólo necesitáis una bola del mundo, que tal vez ya tenéis por casa. En nuestro caso esta bola ya la teníamos y al ser de papel mate nos ha facilitado el poder pintarla con acuarelas. Si vuestra bola es de otro tipo de material siempre podíes utilizar pintura chalk paint.

Para pintarla hemos seguido el codigo de color Montessori:

Asia-Amarillo.

África-Verde.

Europa-Rojo.

América del norte-Naranja

América del sur_Rosa.

Oceanía-Marrón

Antártida-Blanco.

Si os ha gustado os espero en comentarios y en redes sociales instagram y facebook para seguir compartiendo y aprendiendo.

DIY MATERIAL MONTESSORI DE GEOGRAFIA. Hazlo tú mism@

Aprender no tiene porque ser caro. Hoy os traigo un DIY de inspiración Montessori para disfrutar de la geografía con nuestros peques. Podemos disfrutar del proceso de pintar y crear. Mientras creamos, también, aprenderemos visualizando los continentes y  familiarizándonos con ellos.

Para realizar este material tan sólo necesitamos:

-Folios

-Un pincel

-Acuarelas

Muñecos de madera o Peg Dolls (puedes encontrarlos aquí, nosotros ya los teníamos).

En el folio vamos a pintar un mapa mundi siguiendo el código de color Montessori:

-Naranja: Norte América.

-Rosa: Sud América.

-Verde: África.

-Rojo: Europa.

-Amarillo: Asia. 

-Marrón: Oceanía. 

-Blanco: Antártida. 

-Azul: Oceanos.

La actividad consiste en asociar objeto con dibujo y si queremos podemos utilizar la LECCIÓN EN TRES PERIODOS que podéis encontrar AQUÍ. 

También podemos hablar de características de cada continente.Buscar información sobre cada continente y hacer tarjetas de lectura que acompañen al continente con datos relevantes. 

Si os ha gustado os espero en instagram y facebook para seguir aprendiendo. Si os apetece descubrir nuevos materiales hechos a mano me encantaría saberlo en comentarios 🙂 

Ábacos Montessori y Ábaco Sorobán. Operaciones Matemáticas

Las matemáticas son un área de aprendizaje abstracta y para llegar a ese proceso de abstracción antes debemos pasar por procesos concretos que nos guíen hacía conceptos más abstractos. Muchas personas hemos aprendido matemáticas de una manera tradicional y eso ha dado como resultado que con el paso de los años olvidemos muchas de las cosas que supuestamente habíamos aprendido. Esto se debe porque realmente no estábamos comprendiendo sino más bien memorizando.

Esto parece sencillo para nosotros, los adultos, pero los niños pequeños necesitan experiencias concretas con materiales que puedan tocar y manipular para comprender los conceptos con total profundidad. Cuando los niños están listos para aprender operaciones básicas de cálculo hay muchos materiales que podemos utilizar para apoyarlos.

Hoy os quiero hablar de un material manipulativo que acompaña y facilita el cálculo. Se trata del Ábaco. En los ambientes Montessori de primaria se trabajan las operaciones matemáticas de muchas formas, entre ellas, el ábaco. Como la explicación de cada uno de estos ábacos es extensa hay un vídeo presentación para entender mejor el concepto de cada uno de estos materiales. 

Ábaco pequeño:

Se presenta de manera muy visual identificando facilmente las unidades, decenas, centenas y millares, a través del color y de los números colocados a la izquierda.

Para realizar  las operaciones matemáticas con este ábaco necesitaremos: una hoja en blanco y 4  lápices de colores o una hoja con las operaciones matemáticas ya escritas (con los 4 colores).

Lo primero que debemos hacer es escribir el número de 4 cifras que vamos a sumar. A continuación el niño o la niña deslizará las perlas por el alambre hacia la derecha (empezando por las unidades). Después escribiremos el segundo número, o lo señalaremos si ya está escrito (es importante elegir números que al sumar den menos de 10 para evitar sumas llevadas). El niño y la niña moverá las perlas (siguiendo el orden de unidades, decenas, centenas y millares) juntándolas a las anteriores, es decir, sumándolas. 

Finalmente se deberán contar las perlas que están en la hilera de la derecha. Empezaremos por las unidades, seguidas de las decenas y las centenas, etc. E iremos anotando el resultado en su columna, es decir la columna de las unidades, a la columna de las decenas, etc. 

A continuación dejo unos vídeos para que sea más fácil identificar los pasos. 

Vídeo de una Suma con ábaco pequeño

Ábaco grande:

Para poder utilizar el ábaco grande es importante tener en cuenta que previamente los niños y niñas habrán trabajado con el ábaco pequeño y con ejercicios previos que les hayan preparado para las multiplicaciones.

Podemos observar que es parecido al  anterior solo que se añaden tres alambres más: unidades de millar, decenas de millar y centenas de millar. Necesitaremos también una hoja para anotar las operaciones o con las operaciones ya escritas. 

Con este ábaco podemos trabajar con números largos y hacer operaciones más complicadas como multiplicaciones. A través de sus cuentas y la manipulación de las mismas logramos que conceptos abstractos sean tangibles, concretos y manipulativos. Para trabajar con este ábaco, así como con otros, es importante explicar al niño o niña qué representa cada parte del ábaco, esto se hace en varias presentaciones. 

Ábaco de la multiplicación:

Este ábaco se utiliza para realizar multiplicaciones. Se trata de un ábaco horizontal que se presenta con 9 alambres donde hay 10 bolitas en cada alambre y  observamos que hay tres franjas de diferente color arriba: negra, gris y blanca. Y 4 puntos de color en la parte derecha marcados por 4 rayas de diferentes medidas. En estos puntos de color que representan las unidades, decenas, centenas, unidades de millar se les colocará encima un cartoncillo, con un el número, según corresponda,  del multiplicador. El número que vamos a multiplicar se coloca en la parte de abajo. El ábaco está a cero cuando todas sus cuentas doradas están arriba y solamente se bajan cuando comenzamos a realizar las operaciones.

Ábaco Sorobán: 

El sorobán es una herramienta que se utiliza para conocer y entender el sistema decimal y el valor numérico que ocupa cada cifra. Además con el ábaco sorobán podemos potenciar nuestra capacidad en el cálculo mental pues también se realizan operaciones matemáticas como: suma, resta, multiplicación, división, potencias, raíces cuadradas e incluso logaritmos.

Las cuentas que se sitúan en la parte de arriba del sorobán tienen un valor de 5. Mientras que las que se sitúan bajo tienen un valor de 1.

Cada número tiene un movimiento. Por ejemplo el número 1 se representa levantando una cuenta de la derecha, de la primera hilera, hacia arriba. Con el 2 sería lo mismo pero añadiendo otra cuenta más. La pregunta surge cuándo queremos representar el número 5 ¿Cómo lo hacemos?

El 5 se representa bajando la cuenta del 5 que está en la parte de arriba. El 6 sería bajando la cuenta de arriba que tiene un valor de 5 y añadiendo una de las de abajo. Y así hasta el número 9.

Este abáco sorobán que veis en la foto viene acompañado de un libro explicativo muy completo y extenso para adentrarse en esta técnica de cálculo japonesa y podéis encontrarlo AQUÍ. 

A continuación dejaré un vídeo para que podáis haceros una idea de cómo se sumaría y como se restaría con este ábaco de una manera sencilla.

Vídeo Sumas con ábaco sorobán 

Este post se ha podido realizar gracias a la colaboración de Mumuchu.

Todos estos materiales podréis encontrarlos AQUÍ.

IMPRIMIBLES GRATIS

Hoy os traigo un regalo anticipado ¿Os acordáis de  los primeros imprimibles de Aprendiendo con Montessori? Ya hacen muchos años de aquello. Les tengo un gran cariño no porque sean perfectos y estupendos, que no lo son, sino porque fueron el comienzo de Aprendiendo con Montessori  y ayudaron a mucha gente tanto es así que todavía algunas personas me seguís pidiendo el enlace. 

Así que he pensado traerlos de nuevo aquí a Aprendiendo y dejarlos en la web para que no se pierdan, pues antes estaban en facebook. De esta forma siempre que queráis acceder a ellos podréis hacerlo a través de la web. 

Os adelanto que los años han pasado por ellos, que mantienen el logotipo original de Aprendiendo, así que son imprimibles muy vintage ;). No son perfectos pero son hechos con mucho cariño.

Si te ha gustado comparte el post para que más personas tengan acceso .Dicen que compartir es vivir, así que por está razón los vuelvo a traer hoy aquí. Te espero en instagram y facebook. 

El juego simbólico como modo de aprendizaje

El juego simbólico para los niños y las niñas es un modo de aprendizaje. A través de juego son capaces de resolver conflictos, de ponerse en la piel de otras personas y también de practicar habilidades sociales. 

El juego simbólico es espontáneo, nace de dentro. Esto no quiere decir que no puedan hacer cosas reales o vivir momentos reales, en su día a día ya practican habilidades sociales y  resuelven conflictos, entre otras muchas cosas. Pero hacerlo a través del juego hace que la situación se vea desde un plano menos intenso, más alejado y relajado. 

Creo en el juego simbólico cuando nace del interés de nuestros peques. Creo en la observación. Y mi observación como madre me ha llevado a comprender que tanto mi pequeño como sus amigos establecen relaciones a través del juego simbólico. Sobre todo entre los 4 y los 6 años. 

Normalmente en estos juegos, si el adulto participa (por que el peque le invita), toma un papel menos entrometido, menos serio. Es más paciente, incluso, más humorístico ante cualquier contratiempo «simbólico» que pueda presentarse. Si lo vemos de esta forma para el adulto también es una forma de re-aprender y practicar la paciencia ¿no creéis? 😉 

 

El juego simbólico es un puente para muchos aspectos cognitivos. Si por ejemplo, los niños y niñas espontáneamente quieren jugar a que estan en una tienda o un restaurante y van a vender algo, este hecho ya implica el conteo. El familiararnos con los números, las monedas, las sumas y las restas. 

Imaginemos que un día nuestro peque tiene la oportunidad de crear un supermercado o un restaurante y nos invita a su juego (¡es una suerte poder volver a sentirse niños y niñas así que no desaprovechéis esa oportunidad que os brindan!). Podemos acompañar este juego de monedas reales o de tickets (podéis descargas tickets gratis AQUÍ) . Tanto si uno hace el papel de tendero/tendera o camarero/camarera ya existe una relación matemática porque vamos a comprar o vamos a recibir el dinero y tendremos que sumar o restar casi sin darnos cuenta. 

El juego simbólico en familia también nos aleja de las pantallas, como ya os contábamos en nuestro libro  «365 actividades pra jugar sin pantallas en familia» Teresa y yo. Donde os invitábamos a disfrutar de tiempo en familia. ¿Qué tal un día de preparar un menú de restaurante? Tal vez podemos elegir los platos que vamos a cocinar, incluso  hacerlos con comida real ¿Tal vez brochetas de frutas?

Hay muchas formas de plantear el juego simbólico. De hecho hay, cada vez más, juguetes para juego simbólico de madera y cartón que me parece mucho más sostenible y duradero que de plástico. Sin duda os recomiendo que si podéis invirtáis un poco más de dinero en un juguete más sostenible. 

Nosotros confiamos en la tienda Mumuchu porque llevamos mucho tiempo colaborando con ellos y tienen no solo materiales Montessori sino también juguetes respetuosos muy interesantes para el juego dramático. El restaurante que veis en las fotos es precisamente de mumuchu, si os interesa podéis encontrarlo AQUÍ. 

Os espero en instagram y facebook para seguir aprendiendo y descubriendo cosas nuevas en esta aventura de la crianza.