Saltar al contenido

Viaje a Holanda en Familia. Drenthe

Hoy quiero hablaros de nuestro viaje a Holanda. 

Si tenéis el libro 365 Actividades para jugar sin pantallas en familia habréis visto que hay una propuesta sobre cómo preparar un viaje en familia, es una manera muy chula de conectar en familia y de empezar a disfrutar de un viaje.

Las visitas a los lugares no las hicimos con ningún paquete turístico, simplemente con el coche y la ruta que nos habíamos planificado en casa, a nuestro ritmo, muy tranquilo.

DÍA 1: AMSTERDAM Y MEPPEL

AMSTERDAM:

Llegamos sobre las 13:00 horas al aeropuerto. Después de recoger las maletas fuimos a por el coche de alquiler. Esta vez lo alquilamos con AVIS. 

Ya en el coche, antes de dirigirnos a donde íbamos a dormir, decidimos visitar dos lugares en Amsterdam. La tienda LEGO y La Mansión de los ratones. Dos imprescindibles si tenéis peques 😉 .

Al llegar a Amsterdam buscamos el aparcamiento más cercano «Rocking». Y desde allí nos desplazamos andado a la tienda Lego y la Mansión de los ratones, no sin antes parar en una pequeña tienda de comida donde nos comimos unas hamburguesas mientras paseábamos.  

En la tienda Lego nos invitaron hacer un pequeño juego, nos pareció la mar de interesante, al completarlo nos dieron un muñequito Lego, la ilusión fue máxima 🙂

Visitar la Mansión de los Ratones requiere tiempo, es un lugar donde perderse en cada detalle. Un auténtico museo de miniaturas, y lo mejor es que muchas de ellas están hechas con material reciclado.

MEPPEL:

Tras nuestra fugaz, pero exitosa, visita a Amsterdam, que por estas fechas estaba preciosamente iluminada, nos quedaban un par de horas de viaje. Nos íbamos a Meppel, al noroeste de Holanda, en la provincia de Drenthe. Allí teníamos nuestra base. 

Una vez llegamos a Meppel buscamos nuestro alojamiento, que contratamos con airbnb. Teníamos aparcamiento justo en la puerta, así que fue estupendo. 

Al llegar a Meppel, sobre las 18:30, decidimos comprar comida para esa misma noche y el día siguiente. Lidl y Jumbo estaban a un paseo corto de nuestro alojamiento.

DÍA 2: GIETHOORN Y MEPPEL

GITHROORN:

La llaman la Venecia Holandesa, y no es para menos. Rodeada de canales, dicen que los niños y niñas aprenden a ir antes en barca que en bici. No se si será cierto, pero el lugar es precioso para visitar. Y si lo hacéis en fechas Navideñas no puede faltar un buen chocolate caliente mientras disfrutas de las vistas.

Aquí encontramos varios museos particulares, nosotros decidimos entrar en el de fósiles y piedras preciosas. Fue una experiencia interesante que a los y las peques seguro que les encanta.

Al museo principal de Githroon no entramos porque nuestro peque dijo que los muñecos le daban un poquito de miedo, si vais posiblemente lo entenderéis 😛

MEPPEL:

Por la tarde disfrutamos de una visita turística por Meppel, donde comimos unos buñuelos en un puestecito ambulante y nos perdimos por sus calles. La gente de allí era encantadora, muy amable y cordial. 

DÍA 3: ORVELTE Y ALPACAS ENZO

ORVELTE:

Se trata de un pueblo museo. Para entrar al pueblo nosotros aparcamos en uno de los parking, hay dos, ambos están justo al lado de la villa. El pueblo, aunque siempre está abierto al público, a lo largo del año se celebran una serie de eventos que lo hacen todavía más atractivo, como por ejemplo, su típico mercado Navideño. Orvelte se dedica a la artesanía, allí encontraréis tiendas de miel, queso, zuecos, granjas, etc.

Nosotros visitamos el Mercado Navideño, fue una gozada porque tenía una zona calentita con música en directo y comida.

ALPACAS ENZO:

Para visitar esta granja nos pusimos en contacto con ellos desde España y acordamos un día y una hora. Está muy cerca de Meppel, a unos 19 minutos. Allí su dueña nos explicó cómo vivían las Alpacas, nos las presentó y nos habló sobre la personalidad de cada una de ellas. Según nos contó, es bastante común tener Alpacas como animal doméstico en el noreste de Holanda. Lo cierto es que fue una visita de lo más interesante y agradable. Estuvimos alrededor de una hora y pudimos tocarlas y alimentarlas. Luego fuimos al invernadero a merendar (un lugar precioso y calentito). 

DÍA 4: ZWOLLE Y DELFT

ZWOLLE:

Nuestra llegada a Zwolle fue de puro churro. Teníamos que llegar a Delft, donde nos íbamos a hospedar una noche, y salimos pronto de casa sin desayunar. Así que decidimos parar en Zwolle a recargar pilas. Allí nos topamos, por sorpresa, con un mercado Navideño, así que nos quedamos hasta la hora de comer.

DELFT:

Llegamos a Delft sobre las 18:30, listos para arreglarnos, ver un poco la zona y dormir. Al día siguiente cogíamos el avión de vuelta en Rotterdam. Aquí pensamos que veríamos algún mercado navideño, pero no fue el caso, aunque todo Delft estaba iluminado y era una belleza ver los canales repletos de luces de navidad, las luces se reflejaban en el agua. 

DÍA 5: DELFT Y ROTTERDAM

Nuestro último día fue un desayuno rápido en Delft y una visita a un parque de Rotterdam para desgastar energías antes de subir al avión. Creo que hicimos la mejor elección, el parque era fantástico. Apuntad el nombre si vais allí Kralingse Bos

El parque tenía tirolina, y estructuras sobre árboles para jugar a equilibrios, etc.  Dentro también había una pequeña granja con animales y a lo largo de todo el espacio había baños públicos (cosa que agradecimos enormemente). 

Si vas a visitar Holanda Septentrional, te recomiendo este otro post sobre nuestro viaje a Waterland.

PUNTOS INTERESANTES QUE PUEDES TENER EN CUENTA:

1.En Holanda suele llover bastante. A nosotros, por suerte y aunque era Diciembre, no nos llovió pero si visitas lugares de naturaleza suele estar todo húmedo y se crean en ocasiones barrizales. Unas buenas botas de agua siempre van genial.

2.En tren y autobús se llega a todas partes pero si vas con tus hijos o hijas lo mejor es alquilar un coche. A vuestro ritmo, sin prisas, sin presiones, dispuestos a que ocurra cualquier contratiempo.

3.Si vas con peques recuerda que visitar lugares a veces no es muy atractivo, pero si en ese lugar hay un museo, actividad o espacio donde comer algo bueno siempre será un acierto.

4.Si tienes planeado ir a visitar algún lugar y quisieres evitar aglomeraciones y disfrutar del paisaje sin tanta gente, no olvides madrugar. Te sorprenderá como cambia todo de llegar a las 9:00 a llegar a las 12:00 de la mañana.