Los derechos de las madres. Un manifiesto sin edulcorantes.

Durante estos días hemos visto campañas publicitarias por el día de la madre, una de ellas resultó impactante y a la vez preocupante. Daba a entender que las madres debíamos entregarnos totalmente sin quejarnos, incluso que si hacíamos algo como…no se… ¿Cuidarnos? podía considerarse como egoísta. 

A veces podemos escuchar eso de «es que me ayuda en casa» o «qué suerte tienes que ayuda» refiriéndose al hombre realiza tareas domésticas en el hogar o en la crianza. Esto ocurre porque nos encontramos en un sistema patriarcal que se ha ido arrastrando durante muchos años a lo largo de la historia. Este sistema patriarcal considera normal que una mujer cuide de sus hijos o hijas, realice las tareas del hogar y además trabaje fuera de casa (porque no olvidemos que tanto la crianza como el hogar son un trabajo que no está remunerado) . Por contra considera que el hombre es el que tiene derecho a trabajar fuera del hogar, a cuidarse y realizar todos los hobbies que quiera y necesite y que si hace algo en casa ya está ayudando y es una suerte o es un padre super héroe. 

En todo este entramado no se habla de los derechos de la madre, porque en un sistema patriarcal si la madre sale a cenar con sus amigas o trabaja fuera de casa se considera que está desatendiendo a sus retoños. Y la realidad es sencilla una madre es una persona y no deja de serlo por ser madre. Así que una madre no tiene porque sentirse culpable si se va a cenar con las amigas o si se dedica tiempo así misma. Al contrario es algo normal y natural y así debe considerarse. 

Parece ser que lo que no se ve no existe. Tanto @cebrianteresa como a mi nos gustaría visibilizar los derechos de las madres. 

Podríamos habernos mantenido en silencio y no haber hecho nada pero hemos querido hacer un decálogo que posiblemente no sea el decálogo que todas las personas esperan, por lo menos para regalar, porque no es algo común, lo común sería regalar un decálogo con un corazón enorme o un decálogo con todo lo que hace una madre por sus hijas e hijos agradeciendo infinito su entrega y preocupación, pero no…hemos hecho un decálogo para visibilizar una realidad. Algo que debería ser lógico y normal sin que nadie tuviera que decirlo, algo que debería ser lo natural, y como si no se ve no existe pues aquí nuestro granito de arena, nuestro pequeño homenaje a todas las madres no solo para el día de la madre sino para todos los días porque todos los días nos lo merecemos. 

Mi madre tiene derecho…

A cuidarse.

A dormir toda la noche del tirón.

A darse una ducha relajante.

A equivocarse y disculparse.

A ser perfectamente imperfecta.

A que no se le juzgue por lo que haga.

A sentirse querída cada día.

A ser persona, a ser mujer.

Y por supuesto tiene derecho 

a ser real , a ser auténtica. 

Si pincháis AQUÍ podréis ver el decálogo y si os apetece descargarlo e imprimirlo. Porque algo así debería estar enmarcado. 

Nos vemos en instagram y facebook ¡Hasta pronto! y ¡Feliz día! 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Comparte!

Facebook
Pinterest
Twitter
Google+

Blog

¿NOS ACOMPAÑAS EN ESTA AVENTURA?

Serás de las primeras personas en enterarte de todo. Siempre al día en cada post y aprendizaje.

Mi cuento

Mi Libro

Mi Instagram

Materiales Respetuosos

Tiendas Favoritas

Sobre Mi

Mi nombre es Zazu ante todo soy mamá lo más maravilloso y a la vez difícil de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *