CHAPACRABBEL JUEGO EN FAMILIA. RECICLAR Y REUSAR.

Hoy os traigo una actividad para disfrutar en familia, tanto a la hora de crearla como para ponerla en práctica . Se trata de el Chapacrabble, así lo hemos bautizado ;). Aunque las reglas del juego las hemos modificado a nuestras necesidades las podéis utilizar para lo que queráis. Nuestra idea era crear un juego para jugar formar palabras con nuestro peques de 5 años. 

Materiales que teníamos por casa y hemos utilizado:

-Chapas: 5 para cada vocal, 2 para cada consonante.

-Chalk paint de dos colores. Separamos vocales de consonantes. 

-Pinceles.

-Un par de folios.

-Dos rotuladores: azul y rojo (para diferenciar vocales de consonantes siguiendo la referencia de color del alfabeto Montessori).

-Tela para crear una bolsita para guardar el juego. 

-Hilo y aguja. 

Pintamos las chapas teniendo en cuenta el codigo de color. 5 chapas por vocal y 2 por consonante. 

Tomamos medida del interior de la chapa y hacemos unos círculos en un papel, tantos como vocales y consonantes tenemos. A continuación colocamos las letras dentro del círculo y recortamos. 

Introducimos dentro de la chapa si no queda fija podemos ponerle una gotita de pegamento. A nosotros nos han quedado fijos los papeles sin necesidad de pegamento. 

Creamos la bolsa con un trocito de tela. ¡Listo! ¡Ya podemos jugar!

¿Cómo podemos jugar?

Os cuento cómo lo hemos hecho nosotros pero podéis jugar cómo queráis.

Hemos separado en dos montones (vocales y consonantes). 

Hemos repartido 3 vocales a cada uno y 3 consonantes a cada uno. 

Hemos dado la vuelta a las chapas y con las letras hemos intentado formar una palabra. 

Si la formábamos la dejábamos   en un lado. Sino cogíamos dos chapas del montón (una consonante y una  vocal).  Y pasábamos el turno.

En cada turno tuviéramos o no una palabra cogíamos dos chapas (una vocal y una consonante). 

Si os ha gustado os espero en instagram y facebook donde estoy compartiendo más cositas para conectar en familia. 

CAMPING EN CASA. ACTIVIDAD EN FAMILIA PARA EL CONFINAMIENTO

Hay una frase que dice «Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña». Así que si no podemos viajar físicamente a ningún sitio ¿por qué no hacerlo con la imaginación?

Os animo a iros de camping en casa, a desempolvar vuestra tienda de campaña y todos vuestros artilugios de campistas y montaros vuestra propia parcela. 

Podéis crear un cartel con el nombre de vuestro camping inventado. Colocaros la mesa de camping las sillas ¡todo! 

¿Qué falta naturaleza? Podéis poner plantas rodeando la tienda. 

¿Qué tenéis Balcón? Pues que se convierta en el chiringuito del camping. El Bar-cón.

La actitud puede ayudarnos estos días, aunque nos parezcan cosas locas, son las que sacan una sonrisa, y ahora practicar el humor es una buena forma de surfear estos días. 

Esta es una de las actividades que escribí en el libro de «365 Actividades para jugar sin pantallas en familia» y hoy quiero recordarla, porque aunque el libro no habla de cuarentena si habla de la importancia de pasar tiempo en familia y de que aquello que pensábamos que eran chorradas ahora se han convertido en lo más importante, como dije una vez, para mi este libro es un gran recordatorio, un gran posit que ojalá podamos recordar todos los días. 

Vamos a ponerle gracia a nuestros días ya son suficientemente difíciles para añadirles más obstáculos. 

¡Ánimo familias!

Os espero en instagram y facebook. 

PD: SI OS ANIMAIS A SUBIR FOTO EN INSTAGRAM SERÍA BONITO REUNIR TODAS LAS FOTOS PARA CREAR UN CAMPING CON PARCELAS ;). SI PONÉIS EL HASHTAG #casamping subiré vuestras fotos a stories y a mi feed de instagram. ¡Juntos podemos irnos de viaje a donde nuestra imaginación quiera! ¡El límite lo pones tú!

Jugar sin pantallas. ¿Qué nos está pasando?

Si retrocedemos unos cuantos años, a la edad de nuestros padres y madres comprobaremos como ha ido evolucionando el juego en la infancia. 

Recuerdo escuchar a mi abuela decir que mientras trabajaba en la tienda sus hijas estaban jugando en la calle, a la edad de 4 años, y que yo le pregunté sorprendida»¿pero les dejabais solas?» y ella me respondió «sí, no había problema y si ocurría algo entre los vecinos y vecinas nos ayudábamos». Cierto es que antes no había la cantidad de coches que hay ahora ni tampoco la cantidad de pantallas y extraescolares que hay ahora. 

Las niñas y los niños se juntaban en la calle, eran de todas las edades, y jugaban sin horarios ni presiones. Disfrutaban de su juego. Juegos que no necesitaban juguetes. Juegos que agudizaban el ingenio, que se transmitían de generación en generación (la gallinita ciega, la comba, churro media manga mangotero, las canicas). 

Ahora los niños y las niñas dedican su tiempo a actividades extraescolares, a jugar siempre en el mismo parque de goma, a que si papá o mamá están cocinando los niños y niñas ven la tele para «no molestar» o a realizar actividades programadas entre otras muchas cosas. 

No se trata de demonizar las pantallas más bien de responsabilizarnos a la hora de utilizarlas, no podemos obviar la realidad en la que estamos, la era tecnológica, sin duda, yo estoy utilizando esta pantalla en este momento para comunicarme con vosotros y vosotras. 

Tampoco se trata de infravalorar los  ratos en casa, pues también son necesarios si los pasamos en familia y sin pantallas, ya que nos une, nos conecta y fortalecen nuestras relaciones. 

Lo que si que está claro, y parece que nos estamos olvidando, es de la necesidad de conectar a nivel familiar, de salir de casa, de hacer actividades sencillas y sin mil materiales y en definitiva de disfrutar de la infancia. Me gustaría matizar que salir de casa no tiene porque significar ir siempre al mismo parque, ni siquiera ir al parque, porque un descampado puede ser un espacio de juego. 

Recuerdo de pequeña divertirme en la calle. Esperaba entusiasmada el día que cerraban la calle al tráfico ,la que estaba al lado de mi casa,  y me pasaba la mañana y la tarde jugando en la calle. A veces jugábamos con la goma, otras con la cuerda, otras a las canicas o las palmas. Recuerdo llegar a casa sucia pero con una sonrisa de oreja a oreja.  

A veces me aterra ver la evolución del ser humano, el como poco a poco hemos ido desvinculándolos de la naturaleza y del tiempo en familia. El como la infancia está viviendo en su propia piel este fenómeno tecnológico con una carga emocional que no podemos imaginar.

Hace tiempo  me propusieron hacer un libro y pensé que un libro que unificara el tiempo en familia y reflexionara sobre el uso de las pantallas sería interesante. Un libro con actividades pero no de las que necesitas tropecientos materiales y quinientas horas para prepararlo o hacerlo. La idea era hacer u libro de sentido común de esos que inspiran, de los que recuerdan lo olvidado, de los que no necesitan más que a veces pura espontaneidad. Y así llegó 365 actividades para jugar sin pantallas en familia. Podéis verlo AQUÍ.

Quizás deberíamos plantearnos la manera de ocupar nuestro tiempo, sí, nosotros los adultos. Tal vez deberíamos ser conscientes de la repercusión que está tomando todo esto y empezar a recordar nuestras raíces. Sin juzgar, sin demonizar, simplemente utilizando el sentido común. 

Os espero en facebook e instagram para seguir aprendiendo, reflexionando y haciendo camino en este mundo de la crianza y la educación respetuosa. 

365 actividades para jugar sin pantallas en familia

BOOK TRAILER DE 365 ACTIVIDADES PARA JUGAR SIN PANTALLAS EN FAMILIA

EL LIBRO: 365 ACTIVIDADES PARA JUGAR SIN PANTALLAS EN FAMILIA 

Con mariposillas en el estómago os quiero presentar el proyecto que me ha tenido un poco desconectada estos meses 365 actividades para jugar sin pantallas en familia es un libro que se presenta en tres ambientes: HOGAR, CIUDAD y NATURALEZA. Porque unas veces estamos en casa, otras en la ciudad o en la naturaleza y para ninguno de estos lugares hace falta una pantalla. 

En cada espacio encontraréis, antes de las actividades, una infografía donde he abordado los beneficios de pasar tiempo en familia en cada lugar. 

Pasar tiempo en familia es más que importante, es necesario poder tener tiempo para crecer unidos y unidas y para eso no hacen falta muchos minutos. Cada día tenemos la oportunidad de dedicarnos una sonrisa, mimos, juegos que inviten a imaginar en casa, en la calle o mientras paseamos por la naturaleza. Cualquier lugar es bueno para conectarnos en persona y no a través de una pantalla. 

Que conste que no quiero ser radical con este tema, solo quiero abrir una ventana  a la inspiración, a la reflexión,  mi intención es aportar ideas sin que nadie se sienta ofendido o ofendida por poner la televisión a su hijos o hijas. Para nada, este libro es pura alegría desde la primera página, es naturaleza y sentido común. Es un libro muy original plasmado a modo de apuntes, super fácil de leer. Increíblemente visual con muchísimas, muchísimas fotos e ilustraciones y con actividades que, a veces, no duran ni 5 minutos y son para  todas las edades. Un libro para  la infancia y  las personas adultas. 

Un requisito importante a la hora de colocar las ideas y actividades en el libro fue el lenguaje inclusivo. Sin duda no podía dejarlo pasar.  He intentado plasmarlo en cada una de las páginas del libro y tengo que decir que estoy aprendiendo a usarlo, es como un nuevo idioma porque llevo en mi mochila muchos patrones adquiridos a lo largo de mi vida, que supongo que le pasará a muchas personas y me siento feliz de poder intentarlo y ofrecer mi granito de arena desde esta pequeña parcela. 

El libro comienza con algo muy de aprendiendo: un manifiesto, un decálogo que nos mueve a pasar tiempo en familia. Este decálogo Teresa Cebrián lo ha ilustrado de una manera preciosa que bien podría enmarcarse y ocupar en un lugar en nuestro hogar ¿no os parece? 🙂 . Os lo dejo aquí en foto por que de verdad que es precioso. 

El índice del libro no es un índice al uso, el que normalmente nos encontramos en un libro, se trata más bien de, como un buen cuarderno de apuntes, un listado de todas las actividades. Lo interesante es que las actividades están identificadas con diferentes colores según al ambiente que pertenecen.

Personalmente me encanta como está maquetado el libro, me recuerda a una libreta de apuntes tratada con sumo cuidado y mimo. A demás he puesto curiosidades para hacerlo todavía más interesante con datos sobre esa actividad que seguramente en muchas ocasiones nos sorprendan.  Podría considerarse un cuaderno familiar de actividades y planes que podemos leer sentados en un sofá con nuestras y nuestros peques o sencillamente hojearlo rápidamente cuando nos quedemos sin ideas. Y cuando digo «nos quedemos sin ideas» no solo me refiero a las personas adultas sino también los niños y las niñas ya que visualmente si cogen el libro pueden visualizar rápidamente cada actividad a través de una foto o una ilustración.  Las actividades que hay son como un cofre de inspiración, no tienen porque hacerse al pie de la letra al contrario estoy segura que cada niño, que cada niña que cada persona adulta encontrará la fórmula para crear su propia versión.  

Muchas de las actividades y planes que encontraréis en el libro podréis acompañarlas de material complementario que hemos ido creando Teresa Cebrián y yo : las podéis descargar enseguida través de este enlace AQUÍ.  Hemos querido que sea una manera de disfrutar y complementar  las actividades. 

Cada página está acompañada no solo de fotos sino de ilustraciones que lo hacen todavía más ameno y divertido para leerlo en compañía de nuestros retoños. 

Estoy segura que para muchas familias será un regalo precioso que compartir y ver la cantidad de aventuras que se pueden llevar a cabo en familia. Aventuras sencillas, de toda la vida, de sentido común, aventuras novedosas y conscientes del medio que nos rodea. Aventuras que nos invitan a retomar lo que hacíamos nosotros cuando éramos niños y niñas o nuestros abuelos y aventuras para inventar y crear las nuestras propias. 

En él encontraréis actividades y planes sencillos que cuestan poco tiempo y también otros más elaborados pero que estoy segura que tenéis los materiales en casa o en el lugar donde os encontréis. 

A veces, cuesta más concienciar a las personas adultas para que se pueda llevar a cabo esa actividad o plan que otra cosa. Por ejemplo, saltar un charco no cuesta nada de tiempo y a los niños y niñas les divierte muchísimo, pero no siempre se puede porque no todos los adultos lo ven así. Estoy segura que un plan así podría convertirse en un recuerdo imborrable «¿Recuerdas cuando saltábamos los charcos que nos hacías con la manguera?» . 

En ocasiones no se trata de que tengan que llegar las vacaciones o los fines de semana para para disfrutar de planes y actividades en familia. Buscamos actividades rocambolescas y nuestros hijos e hijas lo que necesitan es más presencia, más conexión con ellos y ellas y menos conexión de la infancia,  y de los adultos de refencia, a los móviles, las tablets y la tv. Disfrutar de lo sencillo, de las cosas que nos ofrece el día a día y disfrutarlas en familia. 

Este libro es para ti si tu intención es amar, abrazar y vivir la infancia de tus peques y recordar la tuya. Este libro es para vuestra familia si queréis atesorar momentos sencillos, de los de toda la vida y también recuerdos originales y creativos. En definitiva tesoros de la infancia. 

Si tu intención es entretener a tu hijo o hija para que no vea la televisión y tú puedas hacer otras cosas este no es tu libro. Tal vez entonces deberías plantearte delegar tareas y quehaceres para poder dedicarte tiempo a ti y cuidarte o dejar al alcance de tus peques materiales para que puedan crear mientras tu te ocupas de otra cosa. 

Actualmente el libro está a la venta y podeis encontrarlo en varias plataformas como: AmazónEl corte inglésFnac, entre otros lugares.

Para que este libro fuera posible me han ayudado muchas personas a las que quiero, familia y amistades. Porque este libro lo hemos vivido en primera persona, lo veréis en las fotos (que encontraréis en el libro, que son muchísimas, es todo un reportaje fotográfico 😉 ), lo hemos testado, lo hemos exprimido y lo hemos hecho vuestro y nuestro. Para mi no hubiera sido posible sin esta tribu tan hermosa que me acompaña tanto en la comunidad de Aprendiendo con Montessori como en persona día a día. Así que ¡Gracias! ¡Gracias a cada uno y cada una de vosotras! 

Espero que os guste por que va dedicado a vosotros y vosotras, a todas las familias, las que hacéis posible que la palabra hogar no sea un edificio ni una casa sino el lugar donde vuestra familia está.

¡Gracias! ¡Os espero, como siempre en instagram y facebook!

LISTA CON 50 ACTIVIDADES DIVERTIDAS PARA HACER ESTE VERANO CON NUESTROS HIJ@S

Ahora, en esta época del año, parece que pasamos más momentos en familia. Y a veces esto puede ser un poco caos. Así que aquí en este post os propongo 50 Actividades divertidas donde la inversión económica es poca o nula. Son Actividades que podemos compartir con nuestros pequeños, porque divertirse juntos también es un derecho para todos. Actividades muy muy sencillas, que a veces las tenemos ahí y no nos damos ni cuenta. 
Tener presente la importancia de pasar tiempo positivo en familia a veces es difícil por nuestro día a día, así que aprovechemos para ser niños con nuestros hijos aunque sea a ratitos, seguro que nuestra relación familiar lo agradecerá.

La lista que hay a continuación la podéis descargar gratuitamente e imprimirla para ponerla en vuestro frigorífico e ir viendo las actividades propuestas y realizarlas si nos gustan. Si los peques ya saben leer ellos mismos pueden ir viendo la actividad que ya han realizado y si les ha gustado pueden ponerle un punto para repetirla. 
Esta propuesta podemos incluirla en las reuniones familiares (recordad que las reuniones familiares se utilizan en disciplina positiva, tengo pendiente un post sobre cómo llevarlas a cabo), donde nuestros pequeños pueden, con nuestra colaboración, ir realizando un listado de actividades que les parecen divertidas para hacer todos juntos, sabiendo que todas a la vez no se pueden hacer, y que deberán hacerse cuando estemos juntos. Algunas actividades que propongan nuestros peques en las reuniones serán muy originales y a veces incluso pueden parecer imposibles, otras pueden parecernos a nosotros menos divertidas, por eso es bueno que entre todos podamos dar cordura y marcha a esa lista para poder llevarla a cabo y que sea a gusto de todos.
DESCARGA LA LISTA AQUÍ

1. ACAMPAR EN CASA


2. HACER UN PICNIC EN CASA o FUERA DE CASA

3. JUGAR A QUE LLUEVE DEBAJO DE LA DUCHA

4. BAILAR CON MÚSICA Y POMPAS DE JABÓN

5. ATRAPAR GOTAS DE LLUVÍA CON LA BOCA

6. SALTAR CHARCOS HECHOS CON LA MANGUERA

7. PREPARAR UN SHOW EN FAMILIA (teatrillo, canción, etc)


8. BAÑARSE EN UN BALDE (los adultos también lo intentan 😉 )

9. HACER JUEGOS DE EXPERIMENTACIÓN CON ARENA Y AGUA


10. NUESTRO CUERPO UN LIENZO. NOS PINTAMOS NUESTRO CUERPO

11. PINTAR CON HIELOS DE COLORES

12. HACER UN EXPERIMENTO CIENTÍFICO

13.SOPLAR UN BOL LLENO DE AGUA CON UNA PAJITA

14. MIRAR LAS ESTRELLAS MIENTRAS TRAZAMOS LÍNEAS IMAGINARIAS DE PUNTO A PUNTO.

15. RODAR POR LA PLAYA O EL PASTO

16. ENTERRARSE EN LA ARENA DE LA PLAYA (incluye a mamá/papá) 

17. MAQUILLARNOS CON LOS OJOS VENDADOS

18. CINE DE VERANO EN CASA (si puede ser en terraza/jardín y con sábana más original. Con las manualidades y detalles pertinentes: tickets, palomitas, refrescos, etc)


19. CHAFAR GLOBOS DE AGUA CON EL CUERPO


20. PREPARAR CUBOS DE AGUA PARA TIRARLOS (con el consentimiento de la persona) SOBRE LA CABEZA


21. LEER CUENTOS EN LA NATURALEZA


22. CONSTRUIR UN REFUGIO


23. IR DE VISITA A UNA GRANJA

24. HACER UNA BÚSQUEDA DEL TESORO POR LA NATURALEZA


25. HACER UN HELADO CASERO JUNTOS


26. JUGAR AL ESCONDITE


27. PONER UN FOLIO SOBRE UN ÁRBOL Y PINTAR LA TEXTURA DEL TRONCO DEL ÁRBOL


28. BUSCAR INSECTOS Y OBSERVARLOS

29. BAÑO EN FAMILIA CON UN MONTÓN DE ESPUMA PARA HACERNOS BARBAS Y BIGOTES


30. DÍA DE LOS DISFRACES PARA TODOS


31. JUGAR AL LIMBO


32. HACER DE ARQUEÓLOGOS EN UN ARENERO

33. HACER POMPAS DE JABÓN GIGANTES


34. HACER UN COMEDERO DE PÁJAROS CON SEMILLAS Y CARTÓN DE PÁPEL HIGIÉNICO


35. CARETAS DE EMOCIONES. ADIVINAR LA EMOCIÓN QUE PONE EN NUESTRA CARETA


36. BUSCAR CONCHAS, CARACOLAS, ETC Y HACER UN MANDALA EN EL SUELO




37. LANZAR PIEDRAS SOBRE EL AGUA PARA VER SI SALTAN


38. BAILAR CON LAS OLAS DEL MAR. CUANDO SE VAN CORRER HACÍA ELLAS CUANDO VIENEN HUIR DE ELLAS.


39. CORRER EN UN LUGAR DONDE HAYAN MUCHAS PALOMAS Y VER COMO ECHAN A VOLAR


40. ESCRIBIR EN LA ORILLA DEL MAR Y VER COMO SE BORRA CUANDO VIENE EL AGUA


41. HACER UN AGUJERO EN LA ARENA DE LA PLAYA HASTA ENCONTRAR AGUA


42. BAÑARSE POR LA NOCHE MIENTRAS VEMOS LAS ESTRELLAS


43. COGER UNA MANZANA DENTRO DE UN BARREÑO LLENO DE AGUA


45. HACER UN CIRCUITO EN EL PASILLO CON CINTA DE CARROCERO E INTENTAR PASAR POR AHÍ SIN QUE SE NOS PEGUE EL PELO NI EL CUERPO


46. DIBUJAR LAS SOMBRAS DE UN OBJETO


47. DIBUJAR NUESTRA SILUETA


48. PONER PAPEL CONTINUO EN EL PASILLO Y PASAR A TRAVÉS DE ÉL MOJANDO LOS PIES ANTES EN PINTURA DE DEDO.


49. PONER PÁPEL CONTINUO EN LA PARED, PONERNOS UN LÁPIZ DE COLOR ENTRE LOS DEDOS DE LOS PIES E INTENTAR DIBUJAR.


50. HACER UN TUNEL DE LAVADO CON UNA MANGUERA CON AGUJEROS

Si os apetece acompañarnos en esta aventura e ir descubriendo nuevas actividades, propuestas, materiales y aprendizajes Montessori y de Disciplina positiva, os esperamos en nuestro facebook e instagram. Muchas gracias por leernos