Mapa del Mundo Magnético

Hace poco recibimos en casa, para una colaboración, este precioso mapamundi de LA CASA DEL RATONCITO PÉREZ tienda de JUGUETES EDUCATIVOS Y BONITOS. Es una tienda creada por María, Eduardo (su hermano) y el pequeño Edu que es el que pone a prueba todos los juguetes ;).
Este material ha sido un gran descubrimiento, creemos que se puede utilizar perfectamente complementándolo con materiales Montessori. 
El mapamundi es magnético, incluye unas piezas que llevan imán en total 201 piezas ¡qué pocas eh! pero os digo que todas las van a utilizar. Porque estas piezas se clasifican por colores según al continente al que pertenecen. Sus ilustraciones muestran: Comidas típicas, monumentos importantes, animales, personas, transportes de cada uno de los continentes.
Cuando lo vimos nos pareció un material muy «Montessori». Está hecho de cartón duro y lleva una capa protectora (que si se ensucia es fácil limpiar).
El mapa lleva un cordón para poder colgarlo en la parte superior del mismo. Aunque también se puede trabajar en el suelo. El hecho de que las piezas sean magnéticas hace que sea fácil usarlas y dure más tiempo. 
Algo que nos pareció también muy Montessori fue que nos encontramos con el «control de error» (¿os acordáis de lo que es? sino refrescar memoria AQUÍ ) y es que el mapamundi viene con una pequeña replica del mapa grande donde ya están colocadas todas las piezas según al continente al que pertenecen ¡es genial para que ellos mismos puedan hacerlo solos y ver si es correcto!
También fácil de guardar, ya que se dobla como una carpeta. Sus medidas son 46 cm de alto y 72 cm de ancho. 
Con el mapa se pueden hacer miles de actividades de inspiración Montessori: con el globo terráqueo, las nomenclaturas, con miniaturas de monumentos, animales, incluso si cualquier libro relacionado con los continentes y la tierra. 
La verdad es que da mucho juego este mapa de los continentes.

Cosas a tener en cuenta: algunas de las piezas magnéticas son muy pequeñas, por lo que este juego esta preparado para niños a partir de 5 años. Nosotros, evidentemente como nuestro pequeño tiene todavía 15 meses, le hemos puesto las piezas más grandes y únicamente para que las ponga, pues no discrimina colores todavía, y evidentemente no sabe donde va cada pieza ;). Pero le chifla poner imanes en la nevera y con este juego ha estado más de 20 minutos poniendo piezas en el mapa. 
Aquí os dejo una foto de mi mano con las piezas, para que os hagáis una idea de como son. Mi mano no es muy grande.
Os dejo el enlace directo al mapa AQUÍ.  para que podáis encontrarlo con facilidad. No os perdáis las actualizaciones de nuestro Blog ni las cositas adicionales que ponemos…en FACEBOOK.

Arco Iris Grande Grimm’s

Hoy estamos muy contentos, hemos recibido en casa el Arco Iris Grande Grimms y todo gracias a nuestros amigos de FAMILY TREE crianza y educación, una ECOtienda preciosa situada en la Eliana (Valencia) donde sus dueños, Amparo, Josele y su pequeña, te reciben con los brazos abiertos desde el momento en que entras. Allí puedes disfrutar en familia de talleres, charlas y demás cositas relacionadas con la crianza respetuosa, además de encontrar juguetes educativos de la marca alemana Grimm’s, conocidos por ser utilizados en la pedagogía Waldorf. 

Hace poco abrieron su web, os invitamos a que la conozcáis AQUÍ y veáis la ilusión y el esfuerzo que han puesto en ella…pues su proyecto de ECOtienda nace gracias a la llegada de su hija.

El arco iris nos ha llegado muy bien embalado con plástico de burbujas por ambos lados y envuelto.

Cuando el pequeño lo ha abierto se le han iluminado los ojos. Nosotros ya teníamos el arco iris grimm’s pequeño, pero al ver este tan grande…comparado con el otro, solo quería cogerlo.
Una vez abierto se ha puesto a investigar, crear, construir, y después entre los dos hemos creado diferentes construcciones a cual más preciosa. 
Lo que más nos gusta de este juguete, a parte de ser precioso, es que esta hecho con tintes naturales, de agua y aceites, cosa que lo hace todavía más característico no solo en color sino en belleza.
Es un juguete ecológico, otro punto positivo que le damos ¡bien!, porque la madera procede de bosques que se gestionan de manera responsable. Es de la marca alemana GRIMM’s. Y si tenéis o vais a comprar el arco iris, cualquiera de los tres que hay (grande, mediano o pequeño) sabed que llevan el sello de la asociación Spiel Gut, que certifica su calidad.
El juguete lo hemos colocado en el salón, junto con los demás juguetes destinados a la parte de ocio. Pues los materiales Montessori los tenemos en otra habitación (que ya explicaremos el motivo en otro post).

Con este juguete se pueden hacer infinidad de formas y construcciones, el niño puede experimentar, dar rienda suelta a su imaginación (fundamental) hacer, deshacer a su antojo.

Convertirse en artista de preciosas esculturas y observar sus logros con detenimiento. 
Pero aquí no acaba todo porque FAMILY TREE nos tiene preparadas más sorpresas, pero esta vez para los seguidores de Aprendiendo con Montessori ¡¡sí vosotros!! así que sino os lo queréis perder…estad atentos a nuestro facebook.

Arenero Wickey

Hace poco recibimos en casa, para una colaboración, el arenero el cajón de arena Flip de 110×125 de la tienda WICKEY Hay también de otras medidas y formas. Además de Parques Infantiles y otras cosas. Lo bueno es que ahora tienen muchos productos rebajados, y la verdad es que para comprar esto es un factor importante.



El arenero nos llegó muy bien embalado. Era una caja de unos 120 cm de largo y pesaba unos 26 kg.
Una vez la abrimos nos encontramos todas las piezas de madera del arenero, unas bolsas con tornillos y accesorios propios del arenero y un papel de instrucciones junto con la factura.

Cuando ves las instrucciones dices, uff menos mal, qué bien. Pero cuando te pones a montarlo, te das cuenta de que las instrucciones son un poco confusas, pero nada que no se pueda conseguir. El enlace directo de nuestro arenero está AQUÍ.

Como veis la idea es construir la base y a partir de ahí ir añadiendo las demás maderas. La base es una especie de cuadrado, que es lo primero que se ha de construir.
Nosotros nada más abrir el embalaje lo que hicimos fue sacar todas las piezas y clasificarlas por medidas. 
Para eso nuestro peque tiene mucho ojo, terminó haciendo torres… 🙂 

A continuación, una vez está todo montado, se debe colocar el textil anti-raices, en este caso no creo que salgan muchas raíces, pero es mejor poner la arena encima del textil que directamente en el suelo. 

Todavía no hemos puesto la arena, eso lo dejamos para otra entrada, sino son muchas cosas. Así aprovechamos y pondremos actividades  para hacer en el arenero. 

Sinceramente pienso que el arenero puede ser un buen elemento para madres de día, para una escuelita, incluso en nuestro hogar, si disponemos de un sitio para poder ponerlo. 

Nosotros lo hemos colocado en nuestra terraza, creo que se divertirá porque en la playa con la arena se lo pasaba genial. Incluso hemos pensado poner una mesita pequeña en el centro para hacer comida picnik antes de traer la arena, o incluso cuando esté. Sería comida modo playa…ya os contaremos 😉
Podéis seguirnos en facebook



Montessori en el Hogar (XII): Control de error

Creo que es fundamental ofrecer a nuestros hijos una educación basada en el respeto, tanto para ellos, como para el entorno y los demás. Es por ello que considero muy importante el término Montessori «Control de error». ¿Por qué?
Pues bien primero sepamos que es el CONTROL DE ERROR:
El control de error es un mecanismo incluido en los ejercicios Montessori que permiten al niño descubrir si es correcto lo que está haciendo o no, es decir AUTOCORRECCIÓN.
Una vez sabemos lo que es podemos decir que el hecho de que el niño encuentre los errores sin la intervención del adulto le permite experimentar con la actividad y ser descubridor consciente de como se debe hacer.  Es por eso que como dije antes, es tan importante este hecho para el niño, pues de esta manera el niño aprende a aceptar sus errores como parte integral del proceso de desarrollo. Cosa que en el día a día, en nuestra vida, es muy importante. Saber aprender y ser consciente de cuando uno se equivoca y aceptarlo sin rencores sin comportamientos conflictivos, sin competencias, es un logro que ha de conquistarse para el futuro. Por eso María Montessori educaba para la paz. Todo, en Montessori, está en armonía y  relación.

El control de error tiene más beneficios, además del que he mencionado, pues ayuda a la independencia del niño. Nuestro hijo tiene ese poder del YO puedo hacerlo solo, eso es importantísimo para su autoestima. El hecho de que se considere valioso, seguro de si mismo, se autoconvence del valor que tiene.

En un ambiente Montessori hay 3 tipos de Control de error:
1.El control intrínseco del material: donde solo puede completarse de 1 manera.
2.Sensorial, lo percibe el niño por los sentidos.
3.Las tablas de control: tablas para que el niño verifique su trabajo ( están son más usan en matemáticas, lenguaje, geografía…)
Pero para llevar el control de error a casa no hace falta tener materiales, como ya dije en LOS 3 CASOS MONTESSORI. Aunque si tienes, o llevas en mente comprar algún Material Montessori que sepas que llevan Control de error, y por lo menos  saber que significa este término.
El control de error en casa lo podemos ver cuando nuestro hijo bebe en un vaso de cristal y sin querer se le resbala y se cae al suelo. Ahí está el control de error, el vaso que se cae al ser de cristal se rompe. El niño se da cuenta enseguida del resultado de haber cogido mal el vaso, lo percibe sensorialmente, ha habido un momento no armónico en esa situación, una intranquilidad.
También en casa podemos hacer actividades para nuestros hijos de inspiración Montessori teniendo en cuenta éste termino.
…Hasta la próxima, nos vemos en facebook.

El Suppori y las largas caminatas

Una de las cosas que más nos gusta, sobretodo a nuestro pequeño, son las largas caminatas sin prisas, sin destino, solamente caminar y entretenerse con cualquier detalle que tenga preparado el camino.

 En un principio saliamos con el carrito, pero terminó siendo un trasto más en el camino. Pues mi pequeño cuando estaba cansado no le apetecía ir en el carro estaba mejor con mamá. Así que los primero días podiais verme empujando el carro con una mano (sudando) y con la otra Inot en brazos ayudando a mamá a empujar el carro.

Buscando por internet encontré un accesorio que se acoplaba muy bien para lo que necesitábamos. Porque Inot caminaba tanto que la vuelta a casa se me hacían dura en brazos, pero no quería renunciar a llevarlo conmigo, el estaba tan agusto y yo sino fuera porque el peso terminaba por dejarme dormido el brazo.

Este accesorio se llama SUPPORI y es una maya con forma de decantador de vino (que digo yo). La parte más estrecha queda en el hombro y la más ancha recoge el culo del pequeñ@. Esta maya es elástica en esas dos zonas. Pero rígida en lo que se refiere en la medida total de la misma, por lo que es aconsejable medirse bien antes de pedirla. Aquí os dejo unas referencias. La contra es que como papá y yo no tenemos las mismas medidas, el SUPPORI solo lo puedo utilizar yo. Aunque en invierno lo alternaremos con la ergobaby. Papá también tiene derecho a portear.

Para poner el SUPPORI se han de seguir tres pasos. En el mismo envoltorio de compra del SUPPORI te lo especifica con unas imágenes, tal que así.

Nosotros la verdad es que como Inot le gusta más acceder al SUPPORI desde el suelo, lo que hacemos es que yo me agacho y el mismo levanta las manos como si fuera una camiseta, y le paso el SUPPORI hasta recogerle el culito, una vez está seguro ya me pongo de pie y ale…a seguir.  La verdad es que no podía haber hecho mejor compra. Volver a casa ahora, de verdad, no suponen nada, es más las disfrutamos. El decide si seguir en brazos o por el contrarío continuar andando, como es tan fácil ponerlo y quitarlo del suppori…no hay problema.
Y así seguimos nuestras caminatas mañaneras que tanto nos gustan. 🙂 . El pequeño no se cansa de recoger hojas y de señalar todo lo que encuentra por su camino. Cada día intentamos cambiar de escenario, aunque es el camino y él, sin duda, quien elige donde ir. Su periodo sensible del movimiento y los pequeños detalles se ve satisfecho con creces. Además de que disfruta del calorcito de mamá. Nos encanta el porteo. Y esta es una buena forma de llevarlo a cabo.

No os perdáis nuestras actualizaciones en facebook. Hasta la próxima…

Montessori en Nuestro Hogar: Vida Práctica-Lavadora

En entradas anteriores ya hablamos de la Vida Practica. Hoy voy a hablaros de uno de los ejercicios que hacemos en casa. Poner la lavadora.

Obviamente, hace 100 años el invento de la lavadora todavía no estaba en el mercado, así que Montessori evidentemente, utilizaba como en todas las casas una tina de madera y una tabla de lavar. ¡A frotar se ha dicho! Así es como a los niños en los salones Montessori uno de los ejercicios que se les muestra es éste. Considero que además de la finalidad que es que se lava la ropa, lo que importa es el proceso, y la aportación de éste. Como es el trabajar la motricidad gruesa, atención y concentración, entre otros. Por lo que lo veo genial que se siga practicando en los ambientes Montessori.

En casa como comprenderéis esto no lo practico. Nosotros casi a diario ponemos lavadoras, tanto papá como yo (como sucederá en casi todos los hogares) así que, nuestro pequeño eso es lo que ve, y por lo que ha sentido curiosidad desde el primer minuto que nos vio poner una. Por lo que le mostramos como se ponía la lavadora en casa.

Y sólo os diré que ha sido un éxito, y que el mismo me lleva a la lavadora para que la pongamos. A veces es imposible ponerla porque no hay ropa. La llevamos tan al día que yo creo que nunca me había pasado. Le entusiasma ver como después de ponerla aprieta el botón y gira, en ese momento me mira como diciendo ya está y empieza a mover el brazo haciendo círculos para decirme que gira.
Estos momentos son pura magia, pues pasamos de verlo tan activo: corriendo, trepando, subiendo escaleras, bajando, pasando por debajo de las mesas, etc. A de repente verlo tan concentrado cogiendo ropa y metiéndola en la lavadora…con sumo cuidado. No se deja ni un trocito de tela sin meter, se agacha si hace falta pero todo dentro del tambor, no puede quedar nada fuera.
Os comparto mi experiencia, porque tal vez a muchas familias os interese poder llevar a cabo este ejercicio tan simple y que es de uso cotidiano en el hogar ¿porqué no dejarles participar? Total la lavadora la vamos a poner igual…quizá con paciencia y con nuestr@s pequeñ@s sea más ameno para ambos.
Nos vemos en facebook. 🙂

Periodo sensible del movimiento

Hace poco estuvimos hablando de los periodos sensibles ¿os acordáis? sino pudiste verlo o quieres refrescar la memoria mira AQUÍ. 

Pues bien ahora nuestro pequeño se encuentra en el periodo sensible del movimiento, también en el del orden, aunque con diferencia el más acentuado es el del movimiento.

Como ya sabréis el inicio del movimiento se da una vez nace el bebé desarrollándose y perfeccionándose según van pasando los meses: levantar la cabeza, coger objetos, darse la vuelta, arrastrarse, gatear, sentarse, caminar, correr, subir escaleras, saltar, etc. Son pequeñas conquistas que van adquiriendo nuestros mágicos niños en un corto periodo de tiempo. Y digo mágicos porque es alucinante ver como en tan poco tiempo realizan avances tan poderosos.
El periodo sensible del movimiento va desde el nacimiento hasta los 18 meses más o menos.

Nuestro pequeño pocos meses después de nacer, pasaba grandes ratos en el suelo, interactuando con el ambiente.

A veces los padres primerizos pecamos en este aspecto pues los dejamos continuamente en hamacas, tronas, balancines, etc. Y la verdad es que en estos sitios los bebés no tienen casi movilidad, no pueden entonces desarrollar de manera natural sus movimientos porque tal vez se vean obligados a no moverse.

Pensando en la filosofía Montessori hablamos de dejarlos descubrir su ambiente, su mundo (por eso es importante ofrecerles un ambiente de seguridad como comentábamos en el post AMBIENTE PREPARADO)

En Montessori, como ya hemos comentado anteriormente, hablamos de la independencia del niño. De que el mismo sea participe de cada momento de su vida. Que se sienta seguro de si mismo sin que nadie se lo tenga que decir. Por ello es importante que dejemos que nuestro pequeño, en el periodo sensible del movimiento, corra, suba escaleras, trepe, etc. Está desarrollando sus habilidades motrices, y poco a poco podremos observar como va perfeccionando sus movimientos. Nuestros pequeños son como sherlock holmes indagando, todo lo ponen a prueba, hay tantas cosas desconocidas en su mundo que todavía tienen que descubrir…que es por eso que necesita dominar sus movimientos para ser independientes y saciar su  curiosidad.

Sin ir más lejos, cuando vamos a algún sitio donde hay escaleras, nos pasamos un ratito subiéndolas. Y en ocasiones cuando consideramos, tanto papá como yo, que ya hemos sudado suficiente, nos vamos, y sí, a veces se queja, pero tan apenas. Resulta corta su queja, porque ya ha calmado su necesidad de conquistar esas empinadas y kilometricas escaleras.
Hace poco adquirimos un arco Pikler, que es perfecto para este periodo sensible del movimiento. Nuestro pequeño utiliza el arco para pasar por debajo,trepar, sentarse, incluso arrastrarlo…

Como padres debemos estar alerta a los periodos sensibles de nuestros hijos, de esa manera facilitaremos su conquista, sin entrometernos con una negativa. Muchos de los enfados (que no todos) o comúnmente llamadas «rabietas» de nuestros pequeños nacen de la necesidad intensa por conquistar un periodo sensible. Pero si los padres desconocemos esto, posiblemente hagamos pasar malos ratos a nuestros pequeños.

Hay situaciones en las que no sabemos porque un niño llora, y tal vez solo sea porque al entrar en el comedor ( y estando en el periodo sensible del orden) ha visto que en la mesa del comedor hay jarrón que nunca, jamás de los jamases ha estado ahí, el siempre lo ha visto en otro sitio. Claro tu, con toda la buena intención, acababas de ponerlo ahí porque quedaba mejor que en la estantería…Sí estás alerta, y te das cuenta de lo sucedido volverás a poner el jarrón en su sitio y tu hijo resoplará de tranquilidad 😉

Recordad que os esperamos en facebook.

La hora de Comer.

Siguiendo una de las ideas fundamentales en Montessori, que es la adquisición de autonomía del niño. En nuestra casa llevamos a cabo unas rutinas A LA HORA DE COMER intentando que sea lo más cercano a la filosofía Montessori.
El hecho de que llevemos a cabo estas rutinas ha surgido de la observación, del interés de nuestro pequeño en colaborar en las tareas del hogar, no ha sido impuesto, ni es una obligación, pues disfruta haciéndolas.  Es importante ser conscientes de que cada niño lleva un ritmo de aprendizaje diferente, no se debe generalizar en este aspecto ni mucho menos comparar un niño con otro.

Lo primero que hemos tenido en cuenta son los materiales que utilizamos a la hora de preparar la comida, poner la mesa, comer, y recoger…
En la cocina, ya que nuestro pequeño no llega al banco de la cocina, disponemos de una torre de aprendizaje. Esta torre le da la posibilidad al pequeño de interactuar con elementos que se encuentran a una altura que de normal no dispone, por su estatura (eso sí, siempre con supervisión y sin peligros).
En el Salón, disponemos de una mesa común, pues se puede encontrar en la mayoría de casas, esta mesa la utilizamos para comer todos juntos, la única diferencia es donde se sienta nuestro pequeño. Lo hace en una trona evolutiva, para que más adelante él solo pueda subir a ella. Ahora ya lo intenta, por gusto, aunque todavía le cuesta, poco a poco.
Los materiales que utilizamos a la hora de la comida son de cerámica, metal, cristal o porcelana. Me refiero a la vajilla, el vaso, y los cubiertos. Estos de por si ya contienen intrínsecamente un control de error, y es que si se caen se rompen. Con lo cual el niño termina aprendiendo por si solo. Mi pequeño desde los 6 meses bebe en vaso de cristal, ha roto unos cuantos desde entonces, pero hoy por hoy, con 14 meses, todavía no se le ha caído ninguno. El plástico en este aspecto, para nosotros, es invisible.
La vajilla nosotros la compramos de IKEA. Se llama: DUKTIG  y cuesta unos 6’99 eu (no esta mal si contamos que posiblemente se rompan unas cuantas 😉 )
Los vasos los adquirimos en un bazar chino, aunque solemos alternarlos con los de IKEA de porcelana.
Los cubiertos podréis encontrarlos en cualquier lugar, aunque estoy segura de que tenéis, siempre se utilizan para el postre o café.
¿En qué puede colaborar nuestro hijo?
1. Preparación de la comida.

2. Puesta de mesa.
3. Comer todos juntos en la misma mesa.

5. Recoger lo que hemos ensuciado.
6.Lavarse las manos y los dientes.
Y hasta aquí la entrada de hoy, os esperamos en facebook.

10 ejercicios de Vida Práctica

Ya hemos conocido un poco del corazón de esta filosofía de vida. También de cómo crear el ambiente en el hogar. Hemos conocido más en profundidad al niño de 0-6 años, y ahora vamos a ver que ejercicios se pueden llevar a cabo en el hogar referidos a la VIDA PRÁCTICA.


¿Qué son los ejercicios de la VIDA PRÁCTICA?
Pues veréis María Montessori dijo que» El trabajo del niño es crear al hombre que llegará a ser. Un adulto trabaja para perfeccionar el medio ambiente, pero un niño trabaja para perfeccionarse a si mismo».

Imaginaos a un papá lavando los platos de la comida de ese día, si se le acercase mamá para ofrecerle ayuda, papá seguramente accedería con mucho gusto ¿verdad papá? 😉 . Pero si fuera el caso del niño, que estuviera lavando los platos, ten por seguro que se resistiría a la ayuda. Se aferraría a su estropajo. Él solito puede hacerlo. Muéstrale, si quieres, como se hace primero pero luego déjale hacer, no le interrumpas, aunque tu cocina parezca la piscina municipal, ya lo limpiaréis entre los dos ese «desastrillo» sin importancia. Mientras lo hace…observarle con el rabillo del ojo…¿cara de concentrado verdad? Y cuando termine…verás esa sonrisilla de «¡eh que lo he hecho yo solo!!»

Utilizando estas inclinaciones de manera natural que posee el niño,  Montessori elavoró los ejercicios de la vida practica incluyendo en sus materiales cosas familiares para el niño, que se encuentran en cualquier hogar.

Mientras nosotros, los adultos, llegamos a considerar odiosas algunas tareas del hogar, sino todas, 😉 el niño encuentra algo maravilloso en ellas. Le impresiona ver como sus padres: lavan los platos, limpian el polmo, etc. Estos ejercicios, sin duda, fascinan al niño y quiere hacerlos. Me imagino al niño pensando «A ver como es esto que hace papá…era así…». Pues no hay que olvidar que la imitación es una fuerza poderosa en estos primeros años de vida.

En un ambiente Montessori los ejercicios de la vida práctica son una parte muy importante de todo el programa. Cada uno de estos ejercicios ayuda al niño a perfeccionar sus movimientos para que en un futuro pueda enfrentarse a ejercicios más complejos.

Sin concentración y sin atención no hay aprendizaje. Estás dos cosas se dan en la vida práctica, aprovechemos nuestro hogar para empezar hacerlo.

Te voy a mostrar 10 ejercicios de la vida práctica que puedes hacer con tu hij@ a partir de 12 meses en casa. Éstos se pueden hacer independientemente de si va a una escuela tradicional, a una Montessori o a ninguna. Es decir que en cualquier hogar se pueden llevar a cabo.
1. LIMPIAR FRUTA
 
2.DESCOLGAR UNA PERCHA.
 
3.PONERSE LA ROPA 
4.TIRAR LOS DESHECHOS A LA BASURA.
 
5.COLOCAR LA ROPA SUCIA EN LA LAVADORA.
 
6.PONER EL PAPEL HIGIÉNICO EN EL PORTAROLLOS
7.METER LOS CALCETINES EN EL CAJÓN. 
8.COLABORAR PARA HACER LA COMIDA/CENA. 
9. TIRAR LA ROPA SUCIA AL CESTO DE LA ROPA SUCIA. 
10.CONTROL DE ESFÍNTERES. 
y una más ENCENDER Y APAGAR LA LUZ. 
Todavía hay muchas más actividades, sino te las quieres perder, síguenos en facebook.

Nota: Quiero aclarar que cuando pongo a partir de 12 meses, no significa que el niño deba hacerlo a los 12 meses, ni a los 13 meses, sino que nosotros como adultos debemos observar sus intereses, sus necesidades, y en base a nuestra observación podremos empezar a ejecutar las actividades. Debemos ser conscientes de que cada niño es diferente a otro, y que en Montessori no se promueve la competitividad (por lo que comparar un niño con otro no sería correcto). Cada niño lleva su ritmo de aprendizaje, y no debemos obligar, debemos actuar desde el amor y el respeto.