Montessori en el Hogar (XI): Los 4 planos del desarrollo

En el ambiente Montessori ya hemos visto que debe ser cuidadosamente preparado, en este caso en el hogar ¿os acordáis? sino mirad AQUÍ.

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta cuando se prepara el ambiente es la edad de nuestro hijo, pues el ambiente variará según la edad en la que se encuentre.
Un desarrollo óptimo de la madurez dependerá de como se ha desarrollado en la adolescencia que a su vez depende de la niñez y como no la niñez se nutre de la infancia. Por lo que…podemos ver que la infancia es el pilar más importante. Por eso hemos de trabajar desde pequeños mostrandoles como respetarse a si mismos, el entorno y a las demás personas. Debemos educar para la paz desde bien pequeños.
Los 4 planos del desarrollo podemos verlos a continuación:
Supuestamente se trabaja en color rojo y  azul, pero lo he puesto en color marrón por gusto 😉
Como véis LA INFANCIA y la ADOLESCENCIA coinciden en el mismo color. ¿por qué?
Según María Montessori el color rojo indica un periodo de grandes cambios y de construcción.
En la infancia no solo hay cambios físicos brutales sino psicológicos, lo mismo ocurre en la adolescencia. Los cambios son muy grandes. Y las necesidades también.
En LA INFANCIA podemos destacar de 0-3 años la mente absorbente inconsciente, y de 3-6 años la mente absorbente y la conciencia.
Esta estapa es muy importante pues el niño es cuando empieza a encontrarse a sí mismo, empieza a construirse, a ser YO (formación del ego). También es cuando atraviesa los PERIODOS SENSIBLES y es sin duda un pensador CONCRETO. 
El niño necesita comprender su MUNDO, descubrir su entorno y a sí mismo.

En LA ADOLESCENCIA de 12-18 años existe una actividad hormonal imparable. El adolescente por su poca oxigenación cerebral se ve inmerso en un cansancio constante, pues sus pulmones se desarrollan más lento que el de los demás y hace que carezca de ese oxígeno y energía.

En esta etapa el adolescente sufre una gran transformación no sólo a nivel físico, sino psíquico y social por lo que necesita refortalecer la confianza en sí mismo, su YO.
Comprender su LUGAR en la sociedad.
Como véis hay un paralelismo entre ambas.
En cambio en la NIÑEZ Y la MADUREZ, existe una estabilidad, digamos que es el momento donde se asientan todos los cambios que han estado ocurriendo en los niveles anteriores, aún así siguen habiendo cambios, aunque no tan perceptibles como en la INFANCIA y la ADOLESCENCIA.
Considero que es importante que los padres también conozcamos estos cambios y seamos conscientes de ello, porque para acompañar y guiar a nuestros hijos desde el respeto y el amor debemos comprenderlos y comprender que es lo que les está ocurriendo.
María Montessori no se sacó estos 4 planos del desarrollo de la manga, fueron muchos años de observación y dedicación a los niños de diferentes partes del mundo los que le llevaron a su gran obra.
Si no te quieres perder el próximo post síguenos en facebook.

El Suppori y las largas caminatas

Una de las cosas que más nos gusta, sobretodo a nuestro pequeño, son las largas caminatas sin prisas, sin destino, solamente caminar y entretenerse con cualquier detalle que tenga preparado el camino.

 En un principio saliamos con el carrito, pero terminó siendo un trasto más en el camino. Pues mi pequeño cuando estaba cansado no le apetecía ir en el carro estaba mejor con mamá. Así que los primero días podiais verme empujando el carro con una mano (sudando) y con la otra Inot en brazos ayudando a mamá a empujar el carro.

Buscando por internet encontré un accesorio que se acoplaba muy bien para lo que necesitábamos. Porque Inot caminaba tanto que la vuelta a casa se me hacían dura en brazos, pero no quería renunciar a llevarlo conmigo, el estaba tan agusto y yo sino fuera porque el peso terminaba por dejarme dormido el brazo.

Este accesorio se llama SUPPORI y es una maya con forma de decantador de vino (que digo yo). La parte más estrecha queda en el hombro y la más ancha recoge el culo del pequeñ@. Esta maya es elástica en esas dos zonas. Pero rígida en lo que se refiere en la medida total de la misma, por lo que es aconsejable medirse bien antes de pedirla. Aquí os dejo unas referencias. La contra es que como papá y yo no tenemos las mismas medidas, el SUPPORI solo lo puedo utilizar yo. Aunque en invierno lo alternaremos con la ergobaby. Papá también tiene derecho a portear.

Para poner el SUPPORI se han de seguir tres pasos. En el mismo envoltorio de compra del SUPPORI te lo especifica con unas imágenes, tal que así.

Nosotros la verdad es que como Inot le gusta más acceder al SUPPORI desde el suelo, lo que hacemos es que yo me agacho y el mismo levanta las manos como si fuera una camiseta, y le paso el SUPPORI hasta recogerle el culito, una vez está seguro ya me pongo de pie y ale…a seguir.  La verdad es que no podía haber hecho mejor compra. Volver a casa ahora, de verdad, no suponen nada, es más las disfrutamos. El decide si seguir en brazos o por el contrarío continuar andando, como es tan fácil ponerlo y quitarlo del suppori…no hay problema.
Y así seguimos nuestras caminatas mañaneras que tanto nos gustan. 🙂 . El pequeño no se cansa de recoger hojas y de señalar todo lo que encuentra por su camino. Cada día intentamos cambiar de escenario, aunque es el camino y él, sin duda, quien elige donde ir. Su periodo sensible del movimiento y los pequeños detalles se ve satisfecho con creces. Además de que disfruta del calorcito de mamá. Nos encanta el porteo. Y esta es una buena forma de llevarlo a cabo.

No os perdáis nuestras actualizaciones en facebook. Hasta la próxima…

Ikea+Espacios Montessori

Hace poco estuvimos hablando del ambiente preparado en el Hogar, sino te acuerdas puedes verlo AQUÍ.

También hicimos una selección IKEA sobre ambiente preparado para el hogar que puedes ver AQUÍ.
Y hoy hemos querido recopilar ideas para preparar ambientes pero destinados a aquellas personas valientes que quieren o están creando un Espacio Montessori para que much@s niñ@s puedan disfrutarlo.
A ver que os parece. 🙂




No os perdáis nuestras actualizaciones en facebook. ¡Hasta la próxima!

Montessori en Nuestro Hogar: Vida Práctica-Lavadora

En entradas anteriores ya hablamos de la Vida Practica. Hoy voy a hablaros de uno de los ejercicios que hacemos en casa. Poner la lavadora.

Obviamente, hace 100 años el invento de la lavadora todavía no estaba en el mercado, así que Montessori evidentemente, utilizaba como en todas las casas una tina de madera y una tabla de lavar. ¡A frotar se ha dicho! Así es como a los niños en los salones Montessori uno de los ejercicios que se les muestra es éste. Considero que además de la finalidad que es que se lava la ropa, lo que importa es el proceso, y la aportación de éste. Como es el trabajar la motricidad gruesa, atención y concentración, entre otros. Por lo que lo veo genial que se siga practicando en los ambientes Montessori.

En casa como comprenderéis esto no lo practico. Nosotros casi a diario ponemos lavadoras, tanto papá como yo (como sucederá en casi todos los hogares) así que, nuestro pequeño eso es lo que ve, y por lo que ha sentido curiosidad desde el primer minuto que nos vio poner una. Por lo que le mostramos como se ponía la lavadora en casa.

Y sólo os diré que ha sido un éxito, y que el mismo me lleva a la lavadora para que la pongamos. A veces es imposible ponerla porque no hay ropa. La llevamos tan al día que yo creo que nunca me había pasado. Le entusiasma ver como después de ponerla aprieta el botón y gira, en ese momento me mira como diciendo ya está y empieza a mover el brazo haciendo círculos para decirme que gira.
Estos momentos son pura magia, pues pasamos de verlo tan activo: corriendo, trepando, subiendo escaleras, bajando, pasando por debajo de las mesas, etc. A de repente verlo tan concentrado cogiendo ropa y metiéndola en la lavadora…con sumo cuidado. No se deja ni un trocito de tela sin meter, se agacha si hace falta pero todo dentro del tambor, no puede quedar nada fuera.
Os comparto mi experiencia, porque tal vez a muchas familias os interese poder llevar a cabo este ejercicio tan simple y que es de uso cotidiano en el hogar ¿porqué no dejarles participar? Total la lavadora la vamos a poner igual…quizá con paciencia y con nuestr@s pequeñ@s sea más ameno para ambos.
Nos vemos en facebook. 🙂

María Montessori

Ayer celebrabamos el nacimiento de una grande. Nuestra querida María Montessori. Y hoy quiero hablar un poquito sobre ella. Porque su legado es un regalo para la humanidad. Dar una pequeña pincelada de parte de su vida…hizo tantísimas cosas, que es imposible ponerlas todas con máximo detalle.

Maria Montessori nació el 31 de Agosto de 1870 . Ella creció con la firme idea de no ser maestra como querían sus padres.

www.google.es

Se licenció en medicina sobre 1986, sino la primera mujer, la segunda por aquellos tiempos en hacerlo. Algo muy díficil de conseguir en un mundo de hombres, por lo que sin duda, también fue una gran luchadora de los derechos de las mujeres.

Además de médica, Montessori también fue antropóloga, psicóloga, pedagoga, entre otras muchas cosas.

Me imagino que pasaría momentos muy duros durante su formación, pero que no le hicieron sino más fuerte y más entusiasta de sus ideas. Así fue como llegó hacer las practicas en un psiquiátrico, allá por 1900, tal vez fue la única opción a la que podía recurrir una mujer, pero a ella no es que no le importó es que directamente revolucionó la historia.

Se dedicó a observar a aquellos niños con diversidad funcional,  y que por supuesto ella se negaba a pensar que eran como los etiquetaban, pues por aquellas utilizaban nombres peyorativos para referirse a personas con estas características. Montessori no sólo logró entenderlos, comprenderlos y acompañarlos a través de observar sus necesidades desde el respeto y el amor, sino que emprende un viaje lleno de descubrimientos que hoy en día, después de casi 100 años todavía llevamos a la práctica. Nace el Método de la pedagogía científica de la Dra María Montessori.

Consiguió que estos niños, a los que no se les había prestado atención  amor, dedicación y paciencia, consiguieran más que los que se consideraran «niños normales». Y este hecho revolucionó a todo el mundo. Todos hablaban del «Milagro Montessori»

Poco después nació la primera casa , de lo que luego serían muchas, de niños en Roma 1907.
María Montessori consideró que la educación tradicional no era la más adecuada, ya que si con niños con diversidad funcional habían obtenido tan buenos resultados con su método y los niños considerderados «normales» en cambio unos resultados tan bajos, algo estaba ocurriendo.

michaelolaf.net

Montessori también fue mamá, se enamoró de un profesor suyo, así que imaginaos sin estar casada y encima una mujer que trabajaba. Embarazada en una sociedad tan cerrada, tan oscura, donde la mujer no tenia derechos. Así pasó que al nacer su hijo, Mario,  fue arrebatado de su lado. Está claro que eran otros tiempos, otras formas de abordar la realidad, pero María Montessori tuvo que lidiar con este dolor tan grande, imaginaos…creo que no hay nada comparable al dolor de una madre de perder un hijo.
Pero María no se rindió continuamente visitaba a su hijo en calidad de tía. Hasta que un día Mario le pregunto a María «¿oye tu eres mi madre?» y una madre ya sabéis que no puede mentir a su hijo, y menos en algo tan importante, así que su contestación fue un «Sí» rotundo, supongo que lleno de felicidad y esperanza. Mario desde entonces estuvo acompañando a su madre, y por supuesto, luego tras fallecer María, a sus 81 años, tomó las riendas del camino que estaba construyendo su madre.

baandek.org

María vivió guerras, antipatías, celos, incomprensión, vivió en un mundo machista de represión, todo estaba en su contra y ella no se rindió. Viajó por el mundo regalando algo muy valioso, comprender y respetar a los niños/as. Creando algo my grande…¡enorme! María creó la EDUCACIÓN PARA LA PAZ. Quería que el mundo fuera un lugar de paz, de amor y respeto a los demás y nosotros mismos. Que las niñas y niños del hoy fueran las mujeres y hombres del mañana capaces de reaccionar desde el respeto, la paz, la tolerancia, el amor y la empatía. Mujeres y hombres capaces de vivir en sociedad libremente sin dañarse.

Creó no un método, sino una forma de vida, de abordar la realidad, podemos llamarlo sin ninguna duda filosofía de vida. Nos ofreció una nueva mirada para la comprensión de nuestro mundo y sociedad. María pensaba que desde la base se podían cambiar muchas cosas, y qué cierto es.
Quien le iba a decir a ella que 100 años después su forma de pensar seguiría viva, que realmente lo que hizo fue adelantarse a su tiempo.

Gracias Dra María Montessori por tu legado, por enfrentarte a tantos obstáculos, por tu valentía y tu lucha, porque hoy podemos tener algo muy especial entre nosotros, y es el conocimiento y la certeza de que lo que tu hiciste es lo mejor para nuestros niñ@s, gracias a eso los podemos comprender y acompañar desde el amor para que su futuro sea un poquito mejor. Esperemos que como tu deseabas algún día la PAZ sea UNIVERSAL.

Hasta otro ratito, si queréis seguirnos  estamos en facebook  🙂

Montessori en el Hogar (X): Ambiente sin Competencia

Hemos hablado de REALIDAD, de LIBERTAD, de PREMIOS/CASTIGOS y ahora hablaremos de COMPETENCIA.
Para empezar y terminar en Montessori NO HAY COMPETENCIA.
Montessori decía «Nunca hay que permitir que el niño se arriesgue al fracaso hasta que tenga la oportunidad de triunfar»
Los padres, a veces, sin querer ofender ni hacer daño, tenemos la tendencia de comparar a nuestro hijo con el del vecino. Y en algunas de esas ocasiones, lo hacemos delante de nuestro hijo, o se lo decimos directamente a nuestro pequeño. Fomentar está forma de mostrarle al niño lo que está bien o mal a base de » pues menganito se come todo el bocadillo, ves, tu también tienes que comértelo». O cuando por ejemplo están en plena construcción del yo «tienes que compartir, fulanita comparte, tu también, dale el juguete». Sinceramente considero que esto es ir contra natura. No puedes obligar a compartir a un niño que está empezando a entenderse a sí mismo, se está empezando a reconocer a él y a el mundo que le rodea, necesita ser YO, necesita ese EGO , esta manifestando que por fin se reconoce, como cuando dice su primer NO, ha elegido él. 

El pequeño necesita trabajar su YO, de hecho personalmente estoy empezando a vivir con mi hijo el «Yo lo hago» no es que me lo diga, porque todavía no habla (o como diría una amiga habla idioma minion). Pero me muestra el «déjame quiero hacerlo yo». Así que evidentemente, si no conlleva peligro, le dejo.

En un salón (aula) Montessori no existe la competencia, cada niño trabaja de forma individual con los materiales. No se comparan lo logros de uno con los de otros.
En casa debemos hacer igual, y más si hay hermanos, debemos ser conscientes de que cada uno es único, nada tienen que ver uno con el otro, por lo que sus formas de comportase tampoco serán iguales, así pues, intentemos en la medida de lo posible no comparar, sobretodo si el niño todavía no se ha construido, todavía no está seguro de si mismo para afrontar esas palabras con tanto peso para él.
María Montessori consideraba que la competencia solo se podía mostrar en educación una vez el niño estuviera seguro de sí mismo, y hubiera adquirido las habilidades necesarias para estarlo.
Posiblemente en un ambiente de 6-12 años los niños por iniciativa propia, ya que socialmente empiezan a trabajar en grupo, si les nazca esa competitividad natural de «vamos a ver quien es capaz de saber las medidas exactas de esta clase»
1. Nace de ellos.
2. Forma parte de su aprendizaje.
3. Están averiguando por placer, no conlleva un premio.
Si no te quieres perder la próxima entrada síguenos en facebook.

Ikea y Ambiente Preparado

Estoy segura que IKEA nos ha sacado a más de uno el ingenio.
Muchos de los artículos de IKEA podemos modificarlos o utilizarlos para otro fin distinto al que se ofrece como primera opción. 
Teniendo en cuenta el aspecto Montessori y guardando su filosofía de ambiente preparado, estos muebles nos ofrecen la versatilidad que le hace falta al AMBIENTE PREPARADO, de nuestro hogar, para ir cambiando a medida que el niño crece. Sinceramente pienso que es importante tener en cuenta el desembolso que se hace en este aspecto, para no gastar y luego que al cabo de un par de años no sirva…
Aquí unas ideas…A ver que os parecen.

Estas ideas las propusimos también en nuestro facebook ya hace tiempo, pero ahora las hemos recopilado para el blog. Os invitamos a nuestra fan page de facebook, allí veréis las actualizaciones diarias ¡Hasta pronto!

Periodo sensible del movimiento

Hace poco estuvimos hablando de los periodos sensibles ¿os acordáis? sino pudiste verlo o quieres refrescar la memoria mira AQUÍ. 

Pues bien ahora nuestro pequeño se encuentra en el periodo sensible del movimiento, también en el del orden, aunque con diferencia el más acentuado es el del movimiento.

Como ya sabréis el inicio del movimiento se da una vez nace el bebé desarrollándose y perfeccionándose según van pasando los meses: levantar la cabeza, coger objetos, darse la vuelta, arrastrarse, gatear, sentarse, caminar, correr, subir escaleras, saltar, etc. Son pequeñas conquistas que van adquiriendo nuestros mágicos niños en un corto periodo de tiempo. Y digo mágicos porque es alucinante ver como en tan poco tiempo realizan avances tan poderosos.
El periodo sensible del movimiento va desde el nacimiento hasta los 18 meses más o menos.

Nuestro pequeño pocos meses después de nacer, pasaba grandes ratos en el suelo, interactuando con el ambiente.

A veces los padres primerizos pecamos en este aspecto pues los dejamos continuamente en hamacas, tronas, balancines, etc. Y la verdad es que en estos sitios los bebés no tienen casi movilidad, no pueden entonces desarrollar de manera natural sus movimientos porque tal vez se vean obligados a no moverse.

Pensando en la filosofía Montessori hablamos de dejarlos descubrir su ambiente, su mundo (por eso es importante ofrecerles un ambiente de seguridad como comentábamos en el post AMBIENTE PREPARADO)

En Montessori, como ya hemos comentado anteriormente, hablamos de la independencia del niño. De que el mismo sea participe de cada momento de su vida. Que se sienta seguro de si mismo sin que nadie se lo tenga que decir. Por ello es importante que dejemos que nuestro pequeño, en el periodo sensible del movimiento, corra, suba escaleras, trepe, etc. Está desarrollando sus habilidades motrices, y poco a poco podremos observar como va perfeccionando sus movimientos. Nuestros pequeños son como sherlock holmes indagando, todo lo ponen a prueba, hay tantas cosas desconocidas en su mundo que todavía tienen que descubrir…que es por eso que necesita dominar sus movimientos para ser independientes y saciar su  curiosidad.

Sin ir más lejos, cuando vamos a algún sitio donde hay escaleras, nos pasamos un ratito subiéndolas. Y en ocasiones cuando consideramos, tanto papá como yo, que ya hemos sudado suficiente, nos vamos, y sí, a veces se queja, pero tan apenas. Resulta corta su queja, porque ya ha calmado su necesidad de conquistar esas empinadas y kilometricas escaleras.
Hace poco adquirimos un arco Pikler, que es perfecto para este periodo sensible del movimiento. Nuestro pequeño utiliza el arco para pasar por debajo,trepar, sentarse, incluso arrastrarlo…

Como padres debemos estar alerta a los periodos sensibles de nuestros hijos, de esa manera facilitaremos su conquista, sin entrometernos con una negativa. Muchos de los enfados (que no todos) o comúnmente llamadas «rabietas» de nuestros pequeños nacen de la necesidad intensa por conquistar un periodo sensible. Pero si los padres desconocemos esto, posiblemente hagamos pasar malos ratos a nuestros pequeños.

Hay situaciones en las que no sabemos porque un niño llora, y tal vez solo sea porque al entrar en el comedor ( y estando en el periodo sensible del orden) ha visto que en la mesa del comedor hay jarrón que nunca, jamás de los jamases ha estado ahí, el siempre lo ha visto en otro sitio. Claro tu, con toda la buena intención, acababas de ponerlo ahí porque quedaba mejor que en la estantería…Sí estás alerta, y te das cuenta de lo sucedido volverás a poner el jarrón en su sitio y tu hijo resoplará de tranquilidad 😉

Recordad que os esperamos en facebook.

La hora de Comer.

Siguiendo una de las ideas fundamentales en Montessori, que es la adquisición de autonomía del niño. En nuestra casa llevamos a cabo unas rutinas A LA HORA DE COMER intentando que sea lo más cercano a la filosofía Montessori.
El hecho de que llevemos a cabo estas rutinas ha surgido de la observación, del interés de nuestro pequeño en colaborar en las tareas del hogar, no ha sido impuesto, ni es una obligación, pues disfruta haciéndolas.  Es importante ser conscientes de que cada niño lleva un ritmo de aprendizaje diferente, no se debe generalizar en este aspecto ni mucho menos comparar un niño con otro.

Lo primero que hemos tenido en cuenta son los materiales que utilizamos a la hora de preparar la comida, poner la mesa, comer, y recoger…
En la cocina, ya que nuestro pequeño no llega al banco de la cocina, disponemos de una torre de aprendizaje. Esta torre le da la posibilidad al pequeño de interactuar con elementos que se encuentran a una altura que de normal no dispone, por su estatura (eso sí, siempre con supervisión y sin peligros).
En el Salón, disponemos de una mesa común, pues se puede encontrar en la mayoría de casas, esta mesa la utilizamos para comer todos juntos, la única diferencia es donde se sienta nuestro pequeño. Lo hace en una trona evolutiva, para que más adelante él solo pueda subir a ella. Ahora ya lo intenta, por gusto, aunque todavía le cuesta, poco a poco.
Los materiales que utilizamos a la hora de la comida son de cerámica, metal, cristal o porcelana. Me refiero a la vajilla, el vaso, y los cubiertos. Estos de por si ya contienen intrínsecamente un control de error, y es que si se caen se rompen. Con lo cual el niño termina aprendiendo por si solo. Mi pequeño desde los 6 meses bebe en vaso de cristal, ha roto unos cuantos desde entonces, pero hoy por hoy, con 14 meses, todavía no se le ha caído ninguno. El plástico en este aspecto, para nosotros, es invisible.
La vajilla nosotros la compramos de IKEA. Se llama: DUKTIG  y cuesta unos 6’99 eu (no esta mal si contamos que posiblemente se rompan unas cuantas 😉 )
Los vasos los adquirimos en un bazar chino, aunque solemos alternarlos con los de IKEA de porcelana.
Los cubiertos podréis encontrarlos en cualquier lugar, aunque estoy segura de que tenéis, siempre se utilizan para el postre o café.
¿En qué puede colaborar nuestro hijo?
1. Preparación de la comida.

2. Puesta de mesa.
3. Comer todos juntos en la misma mesa.

5. Recoger lo que hemos ensuciado.
6.Lavarse las manos y los dientes.
Y hasta aquí la entrada de hoy, os esperamos en facebook.

Premios y Castigos

Ya conocemos un poco más de nuestros pequeños,desde la visión Montessori, hemos visto que son seres concretos (Montessori en el Hogar IV) que pasan por unos periodos sensibles cuando son pequeños y que estos son temporales (Montessori en el Hogar V), y también que debemos darles libertad, pero siempre guiada (Montessori en el Hogar VI). Y hoy vamos hablar de los premios y castigos como medio educativo en Montessori.

Para empezar y terminar en Montessori NO se utilizan PREMIOS NI CASTIGOS. ¿Por qué?

Los premios tienden a llevar a nuestro pequeño a realizar algo con intención de recibir aprobación. El peligro de esto es que el niño deja de actuar por satisfacción propia a cambio de obtener algo ajeno.

El niño termina de realizar una actividad de vida práctica, como por ejemplo, poner la ropa en la lavadora, y tu al terminar le dices eufóric@ «¡muyyyyy bien!». Estaríamos hablando de premio, y si sigues haciéndolo sucesivamente con todas las cosas, el niño ya estará condicionado a tu muy bien, esperará recibirlo y cuando no lo reciba entonces se preguntará ¿no lo he hecho bien?

En Montessori queremos que ellos sean independientes, autónomos, que sean capaces de tener un espíritu critico, que sepan cuando una cosa esta bien o mal, sin que tu se la digas, que ellos mismo te lo digan a ti. «Mira mamá que bien he limpiado los platos».

Con el castigo ocurre igual. Puesto que lo que detiene a tu hijo de no realizar o de realizar una cosa es el temor a las consecuencias negativas, no una comprensión ética y moral en cuanto al bien y el mal.
» Si no recoges los juguetes te quedarás sin ver la TV» La idea sería «Te voy a mostrar como se recogen los juguetes en casa» «No…no quiero» » Está bien, estás cansado y yo lo entiendo quizás tu hermano/papá quiera ayudarme» puede ser que no los recoja, y te toque recogerlos a ti y a papá, pero el ya te ha visto recogiéndolos, sabe que en casa se recogen las cosas.

Hemos de mostrarle al niño como queremos que se comporten dando ejemplo. Las normas básicas de convivencia serían: respetarse a sí mismo, a los demás y respetar los materiales (muebles, juguetes, etc). Esas son las tres normas que en un salón Montessori que se deben cumplir, en una casa donde se quiera llevar a cabo esta forma de comprender y vivir ocurre igual.

Montessori educaba para la paz ¿qué sentido tendrían los premios y los castigos en su metodología? Sería una contradicción. La paz no es una condición debe ser un estado natural para nuestros hijos y la sociedad.

Hasta la próxima, nos vemos en facebook.