«Los niños son la Esperanza de la Humanidad»

Con esta frase de Maria Montessori quiero empezar el post de hoy para hablar de algo realmente serio e importante como es frenar el cambio climático. 
Desde nuestro Blog «Aprendiendo con Montessori» queremos aportar nuestro granito de arena. Pues el cambio climático ya es evidente. Y gran parte de los científicos están realmente preocupados por los datos generados por el efecto invernadero (petroleo, gas, carbón. Energías sucias que muchas empresas están utilizando). Entre otras cosas, lo que le está sucediendo a nuestro planeta, es el progresivo deshielo de glaciares (como el Ártico) donde muchos animales se ven afectados. Pero no sólo eso sino que hay fenómenos meteorológicos extremos que están azotando nuestra salud, nuestras cosechas, nuestra vida, en definitiva nuestro futuro y nuestro planeta.
FILOSOFÍA MONTESSORI Y EL CAMBIO CLIMÁTICO
Maria Montessori educaba para la vida. Una de las partes fundamentales de esta educación para la paz es saber comportarse no sólo con nosotros mismos, sino también con los demás y con nuestro entorno. En definitiva con nuestro planeta. 
Es muy importante como padres dar ejemplo a nuestros hijos. Pues nosotros en casa somos los guías encargados de ofrecer a nuestros hijos una educación consciente y respetuosa para saber vivir en sociedad. Y vivir en sociedad no solamente implica saber comportarse con otras personas, sino también con animales, planta y todo lo que nos rodea.
Es nuestra tarea, como padres, brindarles un amor por la naturaleza, por cada cosa que nuestra tierra nos ofrece. Pues formamos parte de este planeta y debemos ser conscientes de ello, no podemos obviar algo que está ocurriendo en él y que debemos cambiar.
Debemos trabajarnos, para poder guiar a las futuras mujeres y hombres, sí, nuestr@s hij@s. Si queremos ofrecerles un futuro esperanzador. Ellos son los adultos del mañana y los que tendrán que lidiar con asuntos tan importantes como este. Deben aprender hacerlo de forma pacífica y respetuosa. Por lo que es muy importante que ahora, de pequeños, vean en sus padres esa conciencia respetuosa hacía nuestro planeta. Pues ellos aprenderán de nosotros.
¿CÓMO EMPEZAR A ACTUAR? ¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS COMO FAMILIA? 
Os cuento, desde madreesfera nos ha llegado una propuesta, es un movimiento, un compromiso familiar (de padres, madres, hijos, abuelos, tios, tias, de ¡todos!) para luchar contra el cambio climático. Tan fácil como entrar en  TELOPROMETO.ORG y hacer promesas sencillas, para llevar a cabo en casa (reciclar, apagar la luz cuando salimos de una habitación, no dejar los aparatos electrónicos en stand by, etc). Cosas sencillas de hacer y que a la larga, y si todos lo hacemos, pueden tener un gran impacto en nuestra sociedad.
Os animo a que como nosotros hagáis pequeñas cosas que puedan ayudar enormemente.
Os contaré que nosotros vamos a intentar prometer como vosotros. Sabemos que muchas cosas nos costarán, pero queremos que el futuro que se encuentre nuestro hijo sea esperanzador. 
Por eso pensamos que cada uno de nosotros, cada familia, con un pequeño acto podemos hacer algo muy grande. UNIDOS.
¿CÓMO HACER QUE NUESTROS HIJOS PARTICIPEN EN ESTA PROMESA CON NOSOTROS? 
Podemos explicarles que es lo que vamos a empezar hacer en casa y el motivo por el que lo vamos hacer. Sin duda pueden colaborar en cada una de las promesas que hagamos en TELOPROMETO.ORG incluso ellos mismos decidir que promesas pueden llevar a cabo.
¿CÓMO EXPLICARLES QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO A NUESTROS HIJOS?
Hay muchos recursos para poder ofrecerles información de una manera sencilla y que ellos sean capaces de visualizar y entender. Desde Aprendiendo con Montessori os vamos a mostrar varias propuestas para poder llevar a cabo.
Mediante LIBROS:
Hay un libro de Donal Grand que me parece que puede dar apoyo a la hora de trabajar en cada una de nuestras promesas se llama «NUESTRO PLANETA EN PELIGRO». En él se explica lo que le está sucediendo a nuestro planeta y además las imágenes son bastante realistas, no lo tenemos, porque todavía no nos ha llegado, pero lo hemos comprado. Así que cuando esté en nuestras manos prometemos hablaros de él.

 www.editorialjuventud.es

También hemos descubierto este otro libro, con explicaciones más detalladas. «OSO POLAR ¿SABES PORQUÉ SE DESHIELA TU MUNDO?» de Robert E.Wells.

 www.editorialjuventud.es

Y este otro de Sally Grindley y Michael Foreman «LA PLAYA DE PEDRO». Los tres libros que hemos seleccionado hemos intentado que sigan la línea de la filosofía Montessori, mostrando la realidad, tal cual es.

mediante la EXPERIMENTACIÓN:

 Reciclaje: www.google.es
Casa solar: www.google.es

Los primeros pasos en la ecología. Plantas: www.google.es
Mediante TARJETAS: A los más pequeños podemos ofrecerles vocabulario, si están en el periodo sensible del lenguaje. Podemos mostrarles animales, plantas, meteorología, etc.
Aquí os dejo unos imprimibles gratis que hicimos hace tiempo para que podáis descargarlos. Solo tenéis que pinchar en la imagen y os llevará directos a la descarga.

Y para terminar recordarnos a todos docentes, padres, ti@s, abuel@s, hij@s…que «LOS NIÑOS SON LA ESPERANZA DE LA HUMANIDAD» Maria Montessori.
Podéis seguirnos en facebook.

Reflexiones sobre Jugar y Trabajar ¿Qué sentido tienen estas dos palabras en los niños?

María Montessori en vez de jugar hablaba de trabajar. Pero esto se debe, yo creo, a que el juego es el trabajo del niño.

Por curiosidad he buscado las definiciones y esto es lo que me he encontrado.

JUEGO: «Realizar una actividad o hacer una cosa, generalmente ejercitando alguna capacidad o destreza, con el fin de divertirse o entretenerse»

TRABAJO: «Realizar una actividad física o intelectual, en general de forma continuada, y recibir un salario por ello»

En nuestra sociedad tenemos muy enraizada la idea de que el juego es una actividad para niños y que el trabajo, por supuesto, una actividad de adultos. ¿Pero eso es así?


Personalmente pienso que cuando el niño juega se crea un momento único, irrepetible, en el que él es el absoluto dueño. Nace de manera espontánea y libre. Ya que es él quien elije a qué, cómo y dónde jugar.

Es una necesidad por descubrir, conocer y aprender. Como bien dice María Montessori el niño necesita comprender su mundo. El espacio que lo rodea, desde una perspectiva real.

El juego va más allá de lo que pensamos. Los niños sienten que su juego es muy importante, algo que no debe tomarse a broma. Por tanto podríamos decir que ellos trabajan en su juego. Los niños en el «trabajo del juego» experimentan, aprenden, reflexionan, dan soluciones a conflictos, se socializan….Con el juego también muestran sus sentimientos, es la forma en la que ellos se expresan y comunican con el mundo.
Pese a lo que muchos piensan el juego no es una pérdida de tiempo, mientras se juega se aprende. Al parecer el juego, para algunas personas, sólo es distracción y diversión. Pero el juego es un trabajo, un trabajo placentero, hecho con pasión y libertad.

El juego es beneficioso, pero no solo para los niños. Porque como dije al principio, pese a lo que se piensa, el juego para el adulto puede ser terapéutico, como lo es también para el niño. Pues libera tensiones, es una forma de canalizar las energías. No pensemos, por tanto, que el juego es algo infantil. Se merece que le demos la importancia que tiene. El juego es un trabajo serio. El juego debe ser y es un trabajo amable, divertido, pacífico, donde el niño se siente completo.


Parece que cuando decimos «el niño está jugando» nos referimos a que simplemente se está entretenimiento, y cuando decimos «el adulto está trabajando» «o el joven está estudiando» parece que ese trabajo lo veamos como un castigo, algo sin pasión, sin contenido, totalmente mecánico. Pero lo cierto es que jugando el niño puede llegar a concentrarse de tal manera que no exista el tiempo.

Así que yo creo que es mejor alejarnos de esas etiquetas, porque ni el juego es una tontería ni el trabajo debe ser una tortura.

Trabajemos con la importancia que le da un niño a su juego. Ya que un niño puede ser capaz de jugar con la seriedad con la que puede llegar un adulto a trabajar. 

Al fin y al cabo si los adultos y jóvenes que trabajamos lo hiciéramos con la pasión, vocación, serenidad, implicación, concentración, con la que juega un niño, trabajar sería divertido y entretenido, trabajar sería un juego. Y jugar por tanto es un trabajo para el niño. Porque el juego es serio e importante. Y el trabajo puede ser divertido y entretenido.


Así que no subestimemos el valor que tiene que los niños jueguen, es muy importante que dispongan de tiempo para poder jugar. 

¡Porque el trabajo del niño es Jugar! y ¡Jugar es aprender con pasión y libertad! 

Beneficios de la mezcla de edades en ambientes Montessori.

En los ambientes Montessori nos vamos a encontrar siempre mezcla de edades. ¿os acordáis de los 4 planos del desarrollo? os ánimo a que volváis a leerlos AQUÍ.
Montessori hablaba de presentar siempre la realidad al niño. 
En un aula Montessori es muy importante la mezcla de edades, el hecho de que en un ambiente puedan relacionarse niños de 3 años y niños de 6 años en un mismo espacio, recrea perfectamente la sociedad de forma natural. El ambiente cobra realidad mostrando lo que sería una mini-sociedad.
www.islatheatreproject.com
Si os fijáis posiblemente ninguno de nosotros tengamos amigos de nuestra misma edad, estoy convencida que podemos llevarnos 3 años hacía arriba o hacía abajo, incluso más. Esta es la realidad, que estamos continuamente en contacto con personas de diferentes edades, jamás vamos a coincidir personas de la misma edad en un mismo lugar a no ser que vayamos a una escuela tradicional. Creo que posiblemente sea uno de los pocos sitios donde esto ocurra.
El hecho de que exista mezcla de edades proporciona colaboración y empatía en los niños.
A los niños más mayores les gusta poder colaborar con los más pequeños, y los pequeños se sienten atraídos por las actividades que hacen los mayores.
De este modo, la amplia variedad, y el número elevado de niños en un mismo espacio, ofrece una mayor autonomía. Pues el niño no depende en todo momento de la guía (maestra), sino que busca e intenta, por si mismo, resolver las actividades que está realizando.
Al ser de 3 años en 3 años, es decir de 3-6, 6-12, etc. Permanecen con la misma guía durante más años que en un escuela tradicional (que posiblemente al año, cuando el niño ya estaba cogiendo el ritmo de esa maestra se le corte de repente ese proceso para volver otra vez a empezar de cero).
www.limaparapequenos.com
El foco principal no es la guía (maestra) como sucede en la escuela tradicional, sino que son los propios niños y el ambiente. La guía pasa a un plano casi imperceptible. Lo que implica que el niño probablemente no recurra a la guía para comprobar con asiduidad. Además están sus compañeros mayores, amigos, que pueden ofrecerle ayuda. De este modo la guía puede seguir presentando materiales y observar a cada uno de los niños para ver sus necesidades y valorar qué material debe presentar.
Así pues los niños más mayores se convierten en mentores de los más pequeños (que no asistentes ni guías). De este modo se sienten importantes ayudando y hacen todavía más solido todo lo que han aprendido, recordándolo. Y los más pequeños ven en los más grandes un ejemplo y un sentimiento de «yo también soy capaz de hacerlo».
Os esperamos en facebook.

MONTESSORI Y LAS PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL ¿Cómo llevarlo a cabo? Recursos, herramientas

Cuando hablamos de la educación Montessori entendemos ésta bajo los principios que la sustentan, entre ellos el principio de autonomía porque como decía la dra. Montessori «Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo» y esto es aplicable a todos los colectivos de personas, no solo a los niños. Porque entendemos que cada persona tiene un ritmo de aprendizaje, un ritmo por tanto de adquirir su autonomía, de vivir, de ser y estar. Y a veces nos cuesta comprender que los demás no deben amoldarse a las normas establecidas sino que las normas deben amoldarse a las necesidades de cada colectivo.

Hoy quiero hablar de las personas con diversidad funcional. Personas con características concretas que no son más ni menos que nadie. Son personas que tienen unas necesidades igual que tienes tú, que posiblemente sean diferentes, igual que serán diferentes a las yo tenga con respecto a tí. Quiero decir con esto que hemos de entender la diversidad como algo completamente natural, ya que evidentemente cada uno tiene unas necesidades específicas y en vez de bloquearlas (no comprendiéndolas) debemos respetarlas (y comprenderlas).

Siempre que queramos llevar a cabo programas de autonomía o aplicarlos en casa deberemos tener en cuenta los tiempos, los ritmos de aprendizaje y las características de cada persona. Dejemos las etiquetas a un lado. Evitemos juzgar, tener ideas preconcebidas. Pues esto lo que provoca es que los limitemos, que pensamos que no son capaces de…cuando realmente a veces pueden llegar a hacer cosas que no imaginaríamos. Podemos decir que a veces hacemos con los niños lo mismo que con las personas con diversidad funcional, todo por ellos. Y pese a ser con buena intención, sin darnos cuentas coartamos su autonomía.  Así que antes de decir o hacer POR FAVOR OBSERVEMOS.

http://www.feaps.org/



¿Porqué es importante OBSERVAR?

Es la base. El motor que nos va a a guiar para mostrar una actividad u otra, evitando que los niños o adultos se frustren. Seamos conscientes de lo que es capaz cada uno por medio de la observación (sin etiquetar basándonos en un diagnóstico). Demos la oportunidad de que se muestren tal y como son y entonces OBSERVEMOS y ofrezcamos las herramientas necesarias para dar una mayor independencia. LA OBSERVACIÓN da mucha información, para mi, más veraz y real que cualquier diagnóstico o documento. Mediante la observación seremos capaces de ver intereses, gustos, con los cuales podemos hacer todavía más rico el aprendizaje. Por ejemplo, si le gustan los coches, tal vez podamos utilizar este recurso para enseñarle los colores…mediante coches de colores. 

¿Porqué es importante la AUTONOMÍA en personas con diversidad funcional?

Todos y cada uno de nosotros, tengamos la característica que tengamos (físicas o cognitivas) tenemos DERECHO A LA LIBERTAD.  Ya que todas las personas por igual necesitamos no depender tanto de los demás, lo que es lo mismo, ser independientes en la medida de nuestras posibilidades. 
La autonomía da la posibilidad de asumir responsabilidades, de saber enfrentarse al entorno, da seguridad, independencia y aumenta indudablemente la autoestima, además de que facilita el poder aprender cosas nuevas. Ejercitar cuerpo y mente. 
Es parte de la inclusión social, de la vida diaria de todas las personas. 
En resumen TODOS TENEMOS EL DERECHO A SER LIBRES EN LA MEDIDA DE NUESTRAS POSIBILIDADES. LA AUTONOMÍA APORTA LIBERTAD.

¿Cómo trabajar la autonomía con personas con diversidad funcional?

De la misma manera que la trabajamos con los diferentes colectivos de personas. AUTONOMÍA Y MONTESSORI VAN COGIDAS DE LA MANO. Y MONTESSORI ES PARA TODOS, sin excluir a nadie por ninguna de sus condiciones físicas o cognitivas. La base es la OBSERVACIÓN, seguir a las personas con las que estamos conviviendo.
La frase «seguir al niño» de María Montessori es aplicable a «seguir al anciano» a «seguir a las personas con diversidad funcional». En definitiva a todos y cada uno de nosotros.
En los ambientes Montessori se trabaja la vida práctica, en muchos centros dedicados a personas con diversidad funcional se trabaja también las habilidades de la vida diaria.
*El aseo: La higiene corporal y el cuidado de la imagen.
*El vestirse: habilidades para ponerse y quitarse la ropa, para reconocer cada una de las prendas.
*La alimentación: La higiene postural en la mesa, preparar la mesa, los alimentos, colocar la mesa, quitarla.
*Interacción social (lo que en Montessori llamamos gracia y cortesia): como comunicarse con respeto y educació. Quién soy, cómo me llamo, dónde vivo, etc.
*Salidas: tirar la basura, hacer encargos.
*Cuidado del entorno: regar las plantas, limpiar el espacio.
Facilitadores de Autonomía

 -RUTINAS: 
Las rutinas que se establecen en casa, en un centro, etc son muy importantes porque ofrecen a las personas una estabilidad y un orden. Y sin duda resultan tremendamente importantes en personas con diversidad funcional, pues muchos tienen dificultad a la hora de percibir lo que pasa a su alrededor. No pueden predecir ciertos cambios, pero si pueden seguir una rutina para sentirse tranquilos y seguros, ya que pueden anticiparse a lo que va a pasar. La rutina es información importante para saber que va a pasar después de algo y como voy a actuar o que es lo que voy hacer.
Para ello en muchos centros se utilizan paneles de horarios hechos con imágenes reales o pictogramas. Siguiendo la línea Montessori, personalmente los pondría con imágenes reales.

-AYUDAS TÉCNICAS:

Hay un amplio abanico de ayudas técnicas para una mayor independencia, herramientas adaptadas que facilitan la vida diaria. Aquí un ejemplo de algunas de ellas:

  blog.movernos.com
 ifernandezjimenez.wordpress.com
ortoweb.com

-PICTOGRAMAS/IMÁGENES: 
Sirven para muchas cosas entre ellas para ayudan a visualizar, a secuenciar, a trabajar las rutinas.
Son recursos de comunicación aumentativa, para trabajar el lenguaje. Facilitan la comunicación para aquellas personas que tienen dificuldad en este aspecto.

Para los que no conocéis ARASAAC es un portal donde podréis encontrar tanto pictogramas, como imágenes reales. Así como herramientas online para crear tableros: historias, horarios, calendarios, bingos, dominós. Es sin duda una buena herramienta de trabajo.
ARASAAC es un proyecto coordinado por el CAREI y sostenido por CATEDU así mismo está financiado por el Fondo Social Europeo.

Este es un breve resumen siempre bajo mi humilde opinión, extraída de mi formación como educadora de personas de diversidad funcional acompañadas de formación Montessori y mi experiencia trabajando con personas con diversidad funcional.

Nos vemos en facebook.

La importancia de la Autonomía

Como comenté en este antiguo POST, Montessori no son sólo materiales. Es toda una filosofía de vida. Tanto para los adultos como para los niños. Montessori tenía en mente algo muy importante, Educar para la Paz. Se que no paro de repetirlo en cada uno de los post pero creo que es lo más importante y profundo, que no debemos olvidar.
¿Porqué es importante la Autonomía en los niños?

La autonomía les da las herramientas suficientes para necesitar cada vez menos depender de los adultos. Les da la posibilidad de asumir responsabilidades, de saber enfrentarse al entorno y de solucionar problemas.
Además la autonomía les da seguridad en si mismos, aumenta su autoestima, su independencia y les facilita que puedan aprender cosas nuevas.
LA AUTONOMÍA SE ADQUIERE DESDE EL RESPETO Y LA CONCIENCIA.
Por eso en casa lo primero que tenemos que tener claro si queremos aplicar la filosofía Montessori en nuestro hogar, y de este modo fomentar la autonomía en nuestros hijos, es a saber estar en paz con nosotros mismos y saber estar en paz con los demás.
Es importante trabajarse interiormente como padres. Muchas veces las prisas nos hacen ser irrespetuosos hasta con nuestros hijos.
Imaginemos que nuestro pequeño se está poniendo la camiseta y le está costando mucho, pero no está pidiendo ayuda.
Y tu lo ves, y te aprietas los dientes porque se está haciendo tarde y tienes que entrar a trabajar…tu hijo sigue con la camiseta, incluso se hace un lío, pero continua sin pedirte ayuda.
Tu ya estás de los nervios y , sin mala intención, le interrumpes y tu mismo le pones la camiseta. «Ya está ¡vayámonos!»
¡ohh! ¡vaya! ¿qué acaba de pasar? Acabas de romper un momento valioso para que tu hijo pudiera ponerse la camiseta él solo (autonomía) o que incluso aprendiera a pedir ayuda si la necesitaba.
«¡Pero es que tenía prisa!» me dirás, ya claro, es normal, las prisas son muy malas compañeras ¿verdad? pues en Montessori también.
 Así que ¿porqué no levantarse antes, y calcular el tiempo en la medida de nuestras posibilidades? Como decía Montessori ayúdale hacerlo por si mismo o lo que es lo mismo, debes saber que «Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo». Es decir, se paciente, se consciente de que tu hijo está aprendiendo, de que tu llevas muchos años poniéndote y quitándote una camiseta, pero él no. Dale tiempo, apoyale. Puedes estar presente, sin presionarle, sin observarle fijamente. Puedes estar…sí, porque tal vez en algún momento él si te pida ayuda. Pero te la habrá pedido tu hijo. Será su decisión.
Por lo que si quieres que tu hijo tenga una mayor autonomía e independencia tendrás que trabajar tu paciencia, tus tiempos de espera, y tu forma de dirigirte a tu/s hijo/s.
Después de tener claro que somos nosotros, las madres y padres, los primeros que debemos ser respetuosos hacía ellos (y los demás) podemos empezar a ayudar a que su autonomía se convierta cada día en una nueva aventura.
LA AUTONOMÍA VA ACOMPAÑADA DE OBSERVACIÓN.
Es necesario observar los tiempos, el ritmo de desarrollo de nuestros pequeños y en base a eso ofrecer las herramientas necesarias. Ajustar sus necesidades de autonomía. No es lo mismo un bebé de 6 meses que uno de 12 meses. No hacen lo mismo, pero ambos pueden tener un grado de autonomía, diferente, pero podemos ofrecérselo.
LA AUTONOMÍA SE ADQUIERE CON AYUDAS TÉCNICAS.
Para ello María Montessori hablaba del ambiente preparado. Que en el hogar es muy importante. Proporcionarles un ambiente les permitirá independencia. Puedes mirar el ambiente preparado AQUÍ.
Las ayudas técnicas fomenta un mayor grado de independencia en las actividades, en este caso (pensando en el hogar), de la vida práctica. Por eso nos podemos servir de muchos instrumentos, utensilios, equipos, etc, diseñados con ese fin. Aquí te dejo algunos ejemplos.

 silla y mesa a su altura

 Trona evolutiva (que puedan subir solos)
Estanterías a su altura con algunos juguetes
 
Zonas habilitadas a su tamaño y altura para disponer de ellas con facilidad.

 Torre de aprendizaje (para que pueda llegar a la encimera de la cocina y colaborar)
Perchas, percheros, a su altura en las distintas estancias del hogar. Para kit de limpieza, ropa, chaqueta, etc.

LA AUTONOMÍA SE ADQUIERE DESDE LA CONFIANZA.
Una de las cosas que parece que más nos cuesta a los padres es confiar, «¡ay, qué se va a caer!» y le coges «¡ay, que se va a cortar!» y le quitas el cuchillo de verduras, «¡ay, que no va a poder subir a la trona, porqué se va a caer!» y le subes tu, «ay, que el escalón es muy alto!» y le subes «¡ay qué se ensucia (la camiseta tan bonita que le compré el otro día)!»y le limpias la boca o le das tu de comer ¡ohhh, no!
Mmmm…y con esto no quiero decir que no me pase a mi, yo también he dicho y digo alguna vez «¡ay!» pero a veces me toca medio cerrar los ojos y esperar, sin interrumpir, y respirar hondo, porque el problema no lo tiene él, lo tengo yo y mi falta de confianza. Eso hay que trabajarlo, como padres es un aspecto importante.

LA AUTONOMÍA NO ES LIBERTINAJE.
Que sea autónomo no implica que pueda hacer lo que le de la gana. En casa hay normas, igual que las hay en un ambiente Montessori. Para vivir en sociedad, para vivir en familia, las normas son necesarias. Respeto a mi mismo, respeto a los demás, respeto el material.
La libertad ha de estar siempre guiada por los adultos, una libertad limitada a unas sencillas pero inamovibles normas. 
Parece que muchas veces tengamos miedo a decir NO, no es que debamos decirlo todo el tiempo, sería fatal. Pero si existe algún peligro físico, o de otro tipo, un NO a tiempo tampoco es un pecado.
LA AUTONOMÍA ES AUTOESTIMA.
Si dejamos que nuestros hijos colaboren en casa, que puedan adquirir por si mismos ciertos hábitos, ciertas conductas, realizando actividades de la vida diaria, conseguiremos reforzar no solo su aprendizaje sino su AUTOESTIMA, se sentirán bien consigo mismos, sin necesidad de un premio, sin necesidad de tu aprobación. Por el simple hecho «visual» de ver que lo han conseguido.

LA AUTONOMÍA ES APRENDIZAJE
Mientras está ejecutando cada una de las acciones que le permiten ser autónomo: subir al sofa, ponerse los calcetines, cortar la verdura, sentarse en una silla, coger la ropa de la percha, etc. Va aprendiendo unas rutinas, unos hábitos, un orden. Ese orden es importante sobretodo para edades tempranas, pues están descubriendo el mundo, conociéndolo y construyéndose como personas. 

LA AUTONOMÍA ES LIBERTAD.
Tener las herramientas para ir adquiriendo poco a poco mayor autonomía ofrece a los niños mayor libertad para poder elegir, desplazarse, gestionar sus intereses, sin necesidad de que un adulto esté continuamente diciéndole lo que debe hacer.

Y por último sabed que para ellos colaborar en las tareas del hogar, o realizar cualquier actividad de su rutina diaria, no es una lata. Es un desafío, un querer hacer, algo que les motiva, les gusta, que repetirán una y mil veces para perfeccionar pues les apasiona. 
Puede que muchos de los adultos sintamos que estas tareas son una simple obligación, que hay que hacerlas y cuanto más rápido mejor, más tiempo para otras cosas. Pero pensad siempre desde la posición de vuestro pequeño, cada cosa que realizáis en casa es fascinante, están descubriendo, explorando. 
Poner la lavadora, es fascinante, tender…es fascinante, lavarse las manos con jabón ¡mola un montón! etc, etc…

¡Hasta la próxima! Nos vemos en facebook. 

La impotancia de las manos. La importancia de los sentidos.

En post anteriores ya hablamos de que los niños de 0-6 años son concretos, literales. Podéis refrescar memoria AQUÍ.

Muchas personas no se explican como en los ambientes Montessori se muestra a los niños pequeños geografía, matemática o gramática. Y eso es porque muchos somos de la escuela tradicional, donde todas estas materias nos las enseñaban sentados en nuestros pupitres sin poder levantarnos, mediante horarios rígidos, donde cada materia tocaba cuando tocaba y desde la abstracción…debías imaginarte que era una unidad, una fracción, una resta, entre otras muchísimas cosas. 
En Montessori esto no ocurre así (puedes mirar AQUÍ como funciona un ambiente Montessori), entre otras cosas porque María Montessori le daba mucha importancia a trabajar con las manos, a manipular, a utilizar todos los sentidos.

En Montessori el niño vive, sus sentidos son los que le proporcionan la información gracias a un material concreto que le invita a investigar, a centrar su atención en esa tarea, a tener una conexión con el material, un desafío mental para resolver como se hace. Y ese problema, ese desafío, cuando lo resuelva lo habrá hecho solo, sin ayuda. Y se sentirá tremendamente orgulloso.

María Montessori decía:»La mano es el instrumento de la mente.»
Montessori cogió conceptos abstractos y los tradujo a concretos. A algo físico. A Algo que el niño es capaz de entender.
Incluso muchos adultos que odiábamos las matemáticas las adoramos en Montessori. Puesto que las comprendemos. 
El material es tan preciso, tan concreto, que es necesario presentarse, y ha de hacerse de una determinada manera, y siguiendo un progresión, para que realmente de su fruto. Por eso en los ambientes Montessori hay una persona entrenada, sabida en cada uno de los materiales que se encarga de guiar al niño y observar cuando es el momento idóneo para presentarle un material.
En los ejercicios de vida práctica, por ejemplo, es importante prestar sumamente cuidado a los movimientos de las manos pues de eso dependerá en un futuro la escritura u otros ejercicios más complejos…o quien sabe…tal vez ese niño tenga las manos de un futuro cirujano…

El hecho de que los materiales Montessori hagan tangibles estos conceptos abstractos hace que dejen una marca imborrable en el niño para toda su vida.

Si recordamos, los niños de pequeños absorben todo sin dificultad, como un pez esponja. Por lo que para ellos puede resultar muy apasionante trabajar con estos materiales, donde pueden estar horas y horas con un mismo material…concentrándose de tal forma que llegan a un estado casi meditativo. Por lo que en un futuro podrán enfrentarse a términos abstractos ya que en su memoria se habrán guardado durante años cada uno de estos conceptos, pues en el pasado sus manos tocaron, su nariz olio, su vista vio, sus oídos escucharon y tal vez su gusto probó…cada uno de esos conceptos. 

Dejemos que nuestros hijos descubran el mundo con sus manos y…¡con todos sus sentidos!

Derechos del niño en un ambiente Montessori

Anteriormente os hablé de que se ofrece en los ambientes Montessori de 0-3 años y de 3-6 años.
Ahora quiero hablar de algo importante como es el derecho que tienen nuestros niños dentro de un espacio, un ambiente, una «escuela». Muchas veces este hecho, a menudo, se obvia en las escuelas tradicionales y creo que es importante no solo en Montessori.
Voy a nombrar algunos de los derechos del niño dentro de un ambiente Montessori. Derechos muy claros, sencillos y precisos que hacen que funcione un salón Montessori. Que hacen que el niño esté en armonía con el entorno y se sienta bien, seguro y satisfecho.

Un niño en un ambiente Montessori tiene derecho a:
– Trabajar sin que le molesten.

– Trabajar de forma individual.

– Trabajar de forma grupal.

– A ser respetado en todo momento (por sus compañeros y los adultos).
– A que los adultos que están en el ambiente se respeten entre ellos y den ejemplo a los niños.

-A no ser interrumpido.

-A que se dirijan a él de forma cortés y educada.

-A no ser castigado ni premiado (el niño sabrá en todo momento cuando una cosa la ha realizado correctamente «control de error». El adulto puede intervenir si existiera peligro)
-A poder gestionar los problemas y conflictos, en un primer momento, él solo (siempre que exista peligro habrá una intervención del adulto).
– A tener el material en perfecto estado
 (esto implica que todos los niños respetan el material)
-A disponer del material perfectamente preparado 
( lo que supone que cuando un niño coge un material al terminar con él debe dejarlo en la estantería donde lo encontró para que pueda utilizarlo otro niño, así como si el material necesita repuestos, reponer lo que sea necesario para completar esa actividad y devolverla a su lugar).
– A conocer el material para poder realizar la actividad
(pues cuando un niño todavía no está listo para utilizar cierto material puede crear una frustración en él y dañarse así el aprendizaje que el material puede ofrecer. Para que el material de su fruto la guía debe haber presentado éste al niño).
-A que el ambiente se presente bello, atractivo. 
(presentado de la mejor manera posible, tiene que ofrecerse al niño de la manera más perfecta, o por lo menos intentarlo, luego ya se encontrará fuera del ambiente cosas que no le gusten, pero dentro del ambiente Montessori todo debe ser perfecto).

Para llevar a cabo todos estos derechos los niños deben cumplir tres normas sencillas: 
RESPETAR A LOS DEMÁS, RESPETARSE A SI MISMOS y RESPETAR EL MATERIAL.

Recordemos que Montessori educaba para la paz, por lo tanto los ambientes Montessori deben ofrecer estos derechos a los niños, y los niños deben de estar en el ambiente de la mejor manera posible, para ello siempre se tienen la ayuda de un adulto (o dos: guía y asistente). La/El guía son los encargados de mostrar como deben hacer las cosas, mediante presentaciones. Del mismo modo observan como interactúan con los materiales y los demás niños del entorno e intervienen si es completamente necesario, cuando hay peligro.

Montessori en el Hogar (XV): Caso 1 Montessori

En los inicios de nuestro Blog, os hablamos de los 3 casos Montessori ¿os acordáis?Es importante que los volváis a leer para seguir este post. Os lo dejo AQUÍ.


Ya comenté que iría añadiendo información de cada uno de los tres casos, pero como en un solo post no me caben los tres, y esto sería una entrada eterna y pesada de leer, los voy a ir poniendo poco a poco empezando por el CASO 1.

 TU HIJO VA A UNA ESCUELA MONTESSORI Y QUIERES SEGUIR LA FILOSOFÍA MONTESSORI EN CASA ¿cómo empezar y cómo seguir?

Estoy segura que desde el centro Montessori (donde tu hijo va o irá) se ofrecerán charlas, formación, información destinada a los padres para realizar una continuidad en casa. También por tu cuenta puedes formarte e informarte, sin duda, pero mejor que desde el centro de tu hijo no te informará nadie. Hay que trabajar al unísono. 

Si estuviera en tu caso, indudablemente estaría contentísima de poder llevarlo a un espacio Montessori a mi hijo, ni que decirlo. La cuestión es que seguiría la filosofía Montessori creando también en casa un lugar donde mi pequeño se sintiera totalmente integrado, seguro y pudiera seguir desarrollando su autonomía. Por eso tendría el ambiente preparado en las zonas comunes de la casa, y al mismo tiempo podría colaborar en las tareas del hogar. (Mucha vida práctica)
-Preparar el desayuno.
-Poner la mesa.
-Dar de comer al perro/gato/pez (animal doméstico), si tenéis claro.
-Poner el lavavajillas o fregar.
-Poner la lavadora.
-Tender/ poner secadora.
-Barrer, quitar el polvo.
-Limpiar los cristales.
-etc…
Las zonas comunes (comedor, salón, cocina, baño) y su habitación deben disponer de lugares a los que tu hijo tenga acceso. 
Salón-Comedor/Habitación:
*Estanterías bajas, para tener acceso a lo que pongas en ellas.
*Cama a su altura, si es pequeño a ras de suelo. Para que fácilmente pueda subir y bajar (aunque hagáis colecho siempre puede hacer las siestas allí si lo desea, puesto que estará disponible siempre).
*Perchero a su altura.
*Mesa y silla a su altura. Por si hay algún juego que se tenga que utilizar mesa.

*Un cesto con libros.

*Una estante o lugar donde haya una caja de pañuelos y espejo para que pueda sonarse (sobretodo en temporada de resfriados y si la guía del centro ya le ha presentado esta actividad, sino esperad a que os lo indique ella).
¿QUÉ PODEMOS PONER EN LAS ESTANTERÍAS BAJAS DEL SALÓN-COMEDOR?
Para empezar debemos evitar tener material Montessori en casa, para eso ya está el centro. Si como padres nos dedicamos a comprar material o a anticipar material, que igual no sabemos como presentarlo… Lo único que crearemos en nuestro hijo es, además de confusión porque la guía presenta el material de una forma determinada y posiblemente tu de otra, que cuando llegue al salón Montessori de su centro pierda por completo el interés por los materiales que hay allí. 
Esto no quiere decir que si por ejemplo le apetece tener la torre rosa para su cumpleaños no pueda tenerla, eso sí previamente consultaría con la guía del centro para saber su postura. Pues no quisiéramos entorpecer su preciosa labor.
Lo mejor, bajo mi punto de vista es  que en esas estanterías tu hijo disponga de ecojuguetes o juguetes de madera (si puede ser evita el plástico), instrumentos musicales. Que pueda elegir libremente con que juguete le apetece estar. De esta manera evitamos también la TV.
También puedes prepararle alguna actividad de inspiración Montessori:
* Una bandeja con plastilina y utensilios para trabajar la plastilina.
* Una bandeja con folios (no hace falta que sean DIN4) y un par de ceras.
* Una bandeja con folios y gomets…etc.
 Cocina
*Estanterías bajas, para tener acceso a lo que pongas en ellas.
*Perchero con delantal.
*Kit de limpieza
¿QUÉ PODEMOS PONER EN LAS ESTANTERÍAS BAJAS DE LA COCINA?

Lo que pretendemos en todo momento es la autonomía e independencia del niño. Así pondremos a su disposición un dispensador de agua o una jarrita pequeña (si es pequeño no mucha agua, por el peso). Set de cubiertos, lo básico: tenedor, cuchara (y si consideráis cuchillo), un salva-mantel individual con la silueta dibujada del plato, los cubiertos y el vaso. Un vaso de cristal de su medida.
Baño
*Estanterías bajas, para tener acceso a lo que pongas en ellas.
*Váter a su altura o ayuda para alcanzar el inodoro grande.
*Vaso con cepillo de dientes.
*Percha para la toalla a su altura.

*Cesto de la ropa sucia a su altura.

¿QUÉ PODEMOS PONER EN LAS ESTANTERÍAS BAJAS DEL BAÑO?

Si todavía es pequeño pañales o calzoncillos/braguitas de aprendizaje. Libros para que la espera en el momento del váter no se haga eterna.Cepillo/peine para que tenga acceso a él cuando quiera peinarse.
Y para finalizar…
Recuerdo que esta filosofía de vida no se basa única y exclusivamente en materiales, va más allá, me gusta recordarlo, para que no se nos pase a nadie, la importancia que María Montessori le daba a la educación para la paz, que esa fue su intención desde el principio, no tenía otro fin que darle a los niños la oportunidad de crear un futuro mejor.
Por eso también es importante la parte de vida práctica de gracia & cortesía que tenéis AQUÍ en este post tenéis escrito. Y sin duda cualquier curso, charla, taller de disciplina positiva a la que podáis asistir, así como cualquier actividad relacionada con la crianza respetuosa será un buen aporte adicional para vuestros hijos.
Sabed también que se trata de mi humilde opinión tras mis formaciones en la pedagogía de María Montessori, pero no significa que tenga que ser así en absoluto, esta es la forma que personalmente considero adecuada si tu hijo va a un ambiente Montessori. Pero como ya te dije al principio lo mejor es contacto con el espacio Montessori al que vas a llevar a tu hijo, mejor que ellos nadie te podrá aconsejar.
Si no os queréis perder el caso 2 y 3, estad atentos, en breves los actualizaremos en facebook...

Montessori en el Hogar (XIII): Gracia & Cortesía

Seguimos con la Vida Práctica, hace poco ya os explicamos qué significaba Vida práctica. Ahora vamos hablar de, lo que personalmente me parece, uno de los pilares de la Educación para la paz de María Montessori: Gracia y Cortesía.
La Gracia y Cortesía de hace 100 años, está claro que actualmente no es la misma, en expresiones y palabras, pero si la llevamos a nuestro terreno y la actualizamos un poco veremos que otras si son las que se siguen utilizando a día de hoy.
Decir «Hola, qué tal?, buenas tardes, buenas noches, cómo estás?, adiós, hasta pronto» Todas estas palabras a nivel social son utilizadas para dirigirnos con respeto hacía los demás. Así en Montessori se convierten en parte importante del día a día de un salón.
Si tenéis la oportunidad de ver un salón Montessori percibiréis algo muy impactante: El silencio. Las cosas no llegan porque sí, se les muestra como alcanzar esa normalización, desde una libertad guiada. En un salón Montessori existen unas normas básicas, unos límites que no se pueden obviar.
Respetate a tí mismo, respeta a los demás y respeta el material. Pero todo esto hemos de mostrarlo para que se realice de una manera educada, cortés, para que finalmente hasta la resolución de los conflictos se realice de la forma más cívica y respetuosa posible.

Si lo trasladamos a casa, da igual cual sea tu caso Montessori, sino recuerdas de lo que hablo puedes refrescar memoria AQUÍ, podemos mostrarles:
-Como saludar.
-Como decir adiós.
-Como pedir perdón.
-Como dar las gracias.
-Como dar la bienvenida cuando alguien llega a casa.
-Como despedir  a la persona que se va de casa.
-Como utilizar los cubiertos, la servilleta, el vaso en la mesa.
-Como pedir ayuda.
-Como ofrecer ayuda.
-Como escuchar.
-Como estar en silencio.
-Como hablar sin gritar.
-Como escuchar cuando otra persona habla.
-Como andar despacio por casa.
-Como mover muebles sin hacer ruido.
-Como transportar bandejas, cubiertos, vaso de agua, etc.
-Como enfrentarse a un conflicto.
…Y muchas otras cosas más…
Me sorprende cuando aún oigo a muchas personas que piensan que Montessori es una burbuja, que aísla de la sociedad, que en definitiva no socializa. Cuando realmente es todo lo contrarío, Montessori ayuda a crear un ambiente de civismo pacífico, sin competencias, siendo consciente de que cada ser es único y lleva su propio ritmo, pero que eso no quita que no se pueda estar armónicamente en comunidad, pese a nuestras diferencias, aprender a comportarnos para vivir en sociedad.  Resumiendo Educar para la vida.
Pero recordemos que mostrar no es obligar.  Por lo tanto no obliguemos a pedir perdón, mostremos como se hace. No obliguemos a compartir, sobretodo si está construyendo su EGO su personalidad, ni mucho menos lo hagamos arrebatando el juguete para dárselo a otro. Prediquemos con el ejemplo, respetemos a nuestro hijo y respetará a los demás. No hagamos lo que no nos gustaría que nos hicieran…
Y si no te quieres perder el próximo post, síguenos en facebook, te esperamos 🙂

Montessori en el Hogar (XI): Los 4 planos del desarrollo

En el ambiente Montessori ya hemos visto que debe ser cuidadosamente preparado, en este caso en el hogar ¿os acordáis? sino mirad AQUÍ.

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta cuando se prepara el ambiente es la edad de nuestro hijo, pues el ambiente variará según la edad en la que se encuentre.
Un desarrollo óptimo de la madurez dependerá de como se ha desarrollado en la adolescencia que a su vez depende de la niñez y como no la niñez se nutre de la infancia. Por lo que…podemos ver que la infancia es el pilar más importante. Por eso hemos de trabajar desde pequeños mostrandoles como respetarse a si mismos, el entorno y a las demás personas. Debemos educar para la paz desde bien pequeños.
Los 4 planos del desarrollo podemos verlos a continuación:
Supuestamente se trabaja en color rojo y  azul, pero lo he puesto en color marrón por gusto 😉
Como véis LA INFANCIA y la ADOLESCENCIA coinciden en el mismo color. ¿por qué?
Según María Montessori el color rojo indica un periodo de grandes cambios y de construcción.
En la infancia no solo hay cambios físicos brutales sino psicológicos, lo mismo ocurre en la adolescencia. Los cambios son muy grandes. Y las necesidades también.
En LA INFANCIA podemos destacar de 0-3 años la mente absorbente inconsciente, y de 3-6 años la mente absorbente y la conciencia.
Esta estapa es muy importante pues el niño es cuando empieza a encontrarse a sí mismo, empieza a construirse, a ser YO (formación del ego). También es cuando atraviesa los PERIODOS SENSIBLES y es sin duda un pensador CONCRETO. 
El niño necesita comprender su MUNDO, descubrir su entorno y a sí mismo.

En LA ADOLESCENCIA de 12-18 años existe una actividad hormonal imparable. El adolescente por su poca oxigenación cerebral se ve inmerso en un cansancio constante, pues sus pulmones se desarrollan más lento que el de los demás y hace que carezca de ese oxígeno y energía.

En esta etapa el adolescente sufre una gran transformación no sólo a nivel físico, sino psíquico y social por lo que necesita refortalecer la confianza en sí mismo, su YO.
Comprender su LUGAR en la sociedad.
Como véis hay un paralelismo entre ambas.
En cambio en la NIÑEZ Y la MADUREZ, existe una estabilidad, digamos que es el momento donde se asientan todos los cambios que han estado ocurriendo en los niveles anteriores, aún así siguen habiendo cambios, aunque no tan perceptibles como en la INFANCIA y la ADOLESCENCIA.
Considero que es importante que los padres también conozcamos estos cambios y seamos conscientes de ello, porque para acompañar y guiar a nuestros hijos desde el respeto y el amor debemos comprenderlos y comprender que es lo que les está ocurriendo.
María Montessori no se sacó estos 4 planos del desarrollo de la manga, fueron muchos años de observación y dedicación a los niños de diferentes partes del mundo los que le llevaron a su gran obra.
Si no te quieres perder el próximo post síguenos en facebook.